LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

04/12/2022. 22:09:12

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

En una entrevista mejor prevenir…porque no se podrá curar

Legal Today

Hays Legal, única consultoría de selección especializada dedicada al sector Legal en España y Santiago Sinópoli, Abogado y consultor psicológico, nos aconsejan acerca de ese momento crucial en la vida de un Abogado. Liova Castillo, Senior Consultant de Hays, sugiere "actitud positiva, abierta y colaboradora". Santiago Sinópoli afirma que "la interrelación humana es un arte, en el cual la prudencia es su componente principal".

Hay quien dice que a una entrevista hay que acudir únicamente con mente abierta, buena cara y preparado para lo que venga, pero nosotros creemos que es un momento muy delicado en el que si una persona comete un error relevante casi con absoluta seguridad no habrá manera de dar marcha atrás. El candidato “ideal” desde el punto de vista de la actitud acude sin excederse ni obsesionarse, pero sí muy centrado, preparado y atento.

Logo Hays

Prepararse para una entrevista de trabajo requiere una planificación que permita asegurarse de que se cuenta con toda la información útil para saber transmitir del modo más eficaz al entrevistador las habilidades y atributos necesarios para el trabajo al que interesa acceder al candidato.

Un buen entrevistador siempre tendrá una estructura prevista para asegurarse de que obtendrá toda la información que necesita mientras está con usted. La estructura más generalizada es ésta:

1.-Bienvenida: "¿Ha encontrado bien este sitio?", "¿ha tenido que dar muchas vueltas?", "¿conocía la zona/la ciudad?". Se trata de un saludo en el que quizá el entrevistador le ofrezca algo de beber. El objetivo es que el candidato se relaje: comienzan las oportunidades de dar buena impresión.

Liova Castillo, Senior Consultant de Hays, nos comenta que "es importante acudir de forma impecable a la reunión. En el sector donde se mueven los Abogados (como en tantos otros), lo más habitual es ir a las entrevistas formalmente vestidos, por ejemplo con traje de chaqueta y algún accesorio que llame la atención: un bolso cuidado, un buen reloj e incluso se valora un buen corte de pelo. Son pequeños detalles que transmiten aspectos del candidato que importan mucho. La imagen siempre es un punto a cuidar y cada vez más".

Para Santiago Sinópoli, "el entrevistado no debe proponerse ni fascinar ni buscar un bajo perfil. Debe ser él, con su singularidad y autenticidad. Esto significa que si es el tipo de persona que fascina por su forma de ser, así deberá desenvolverse. Si es alguien que cultiva el bajo perfil no tiene porque cambiarlo. De todos modos, tanto aquel que tiene un Yo que fascina como quien suele mostrar un bajo perfil deberían adaptarse a las circunstancias de la entrevista: éstas deberían indicar qué partes de la personalidad uno pone en movimiento. Hay que tener estrategia para todo. La interrelación humana es un arte, en el cual la prudencia es su componente principal".

2.- Preguntas al candidato:  La parte principal de la entrevista de trabajo se volcará en una batería de preguntas, directa o indirectamente planteadas, con las cuales el entrevistador tratará de recabar la información precisa para hacerse una idea de si el candidato es apto para el puesto que se está ofertando.

Liova Castillo nos apunta que "siempre es bueno saber qué es lo que esa empresa necesita de ti, para que en la entrevista el candidato encaje. Se debe emplear el lenguaje (corporal y oral) con sumo cuidado. Hay que evitar utilizar palabras mal sonantes, o criticar a antiguos jefes. Ambos hechos son, en no pocas ocasiones, un motivo de descarte en un proceso de selección".

Santiago Sinópoli apuesta también por "mentalidad positiva y autenticidad". Nos explica que "hablar de una actitud positiva no significa mentalidad ganadora: es decir ‘Yo puedo, tengo las condiciones para lograr el empleo, pero sobre todas las cosas estoy en aptitud de aprender lo necesario para cumplir con las exigencias del trabajo al que aspiro'. Cuando se dice que uno debería mostrarse auténtico, significa que no hay que prefabricarse o ‘maquillarse' para asistir al encuentro".

3.-Información acerca del puesto de trabajo: tras la fase segunda, el entrevistador suele ofrecer datos acerca del puesto vacante -lo que puede ser interpretado, erróneamente, como que se ha superado ya la entrevista-.

En este punto es el momento adecuado para que el candidato haga preguntas concretas acerca de detalles relacionados con el puesto de trabajo, a cuyas respuestas se puede aportar información acerca de habilidades que tiene el candidato, experiencias similares en anteriores puestos que pueden servir como plus para acceder a ese puesto de trabajo, etc. -sin ocupar en las virtudes personales excesivo tiempo-.

En esta fase de la entrevista, sobre todo cuando se habla de esas virtudes, o aquella experiencia, o ésta aspiración hay peligro de que el candidato se relaje en exceso. Liova Castillo nos advierte que "los candidatos no deben apoyarse sobre la mesa, ni recostarse en el asiento o tocarse la nariz, ya que es signo de estar escondiendo algún dato incómodo de su pasado o presente profesional. En definitiva, se trata de estar cómodo en la posición adoptada, pero no excesivamente relajados, porque al fin y al cabo "nos están evaluando" y las formas son importantes".

Hay quien aconseja bromear con el entrevistador como signo de seguridad personal. Para Liova Castillo "sinceramente no creo que sea lo más oportuno, aunque todo depende del tipo de entrevista en la que se esté participando. Normalmente, las bromas o el facilitar aspectos personales del candidato sólo tienen lugar cuando el entrevistador da pie a ello, o bien cuando los interlocutores se conocían con antelación".

Respecto a la seguridad con la que se acude a una entrevista de trabajo, Santiago Sinópoli es escéptico: "aunque no parezca, se acude con una mentalidad negativa. La actitud ganadora que algunos suelen presentar es más bien un mecanismo de defensa. Desde el punto de vista de la teoría psicológica del Análisis Transaccional, el entrevistado se suele presentar con la actitud del estado del Yo de un Niño sumiso. Esto quiere decir que hay una preponderancia de tipo emocional (temor, ilusión, ansiedad)  por sobre las actitudes racionales, que dentro de esta teoría psicológica se encuentran en el estado del Yo Adulto ( aquí, trabaja la lógica, el aspecto racional, lo que conviene o no conviene)".

4.-Despedida con un pequeño avance de posibles fases por venir

Una vez que el entrevistador ha respondido a todas las preguntas por lo general informará al entrevistado sobre los próximos pasos en el proceso. Una vez que él haya dado toda la información se abrirá otro pequeño momento -significativamente más reducido que el anterior- para plantear preguntas.

Es el momento de que los nervios no traicionen al candidato, de no estropear la buena imagen que hayamos podido dar o de cerrar al entrevista con una sonrisa y actitud positiva.

La despedida no ha de ser ni efusiva ni cortante, sino serena y cordial

 

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.