LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

29/06/2022. 09:05:46

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Los métodos del multiculturalismo nos aseguran una abogacía exitosa

Abogado en Canadá, Argentina y Brasil
Profesor de ética profesional y de derecho internacional de los negocios de la Cooley Law School, Western Michigan University, Estados Unidos Phd. Universidad de Paris 2
Founder at The Latin Lawyer Law Corporation
alex@latinlawyer.ca

Abogados

La Abogacía Multicultural, una nueva forma común de practicar el derecho a través de las diferencias culturales.

Un buen abogado es un excelente contador de historias. Saber narrar la pretensión de un cliente de una manera adecuada ante un tribunal o una audiencia jurídica es un arte porque exige ahondar en particularidades culturales par que la historia sea efectivamente asimilada por la estructurada cultura jurídica a la que pertenecemos.

Si los abogados nos formamos durante muchos años para comprender la cultura jurídica de nuestro fuero, estudiando el tradicional lenguaje de la ley y traduciendo el mensaje de la justicia, no cursamos nada especifico en la carrera de abogacía referido a identificar la diversidad cultural de nuestros clientes.  Ya formados de abogados, sencillamente ignoramos este necesario aprendizaje, no nos damos el tiempo de descubrirlo y nos reducimos a intuirlo a través de nuestra falible percepción de la diversidad cultural. Por increíble que parezca, en una mayoría de casos, los abogados no le asignamos la suficiente relevancia profesional a los variados efectos multiculturalismo.

Sin embargo, la abogacía multicultural nos permite revertir esto, sacudirnos de nuestra zona de confort y explorar cómo las diferentes culturas influencian en nuestra profesión.

¿Como opera?

La abogacía multicultural cumple una primera función de enseñar a los profesionales y a los estudiantes del derecho a través de sus seis métodos como descubrir, verificar la propagación, integrarse, identificarse, adquirir conocimiento especifico y exigir derechos dentro de la igualdad en la diversidad cultural en todas las relaciones jurídicas. 

La segunda función de la abogacía multicultural consiste en facilitar a los abogados de diferentes culturas como asesorar clientes también de diferentes culturas. Cuando los abogados entendemos que no necesitamos adecuar nuestra cultura para practicar en la profesión, que podemos compartir los ideales del cliente, por ejemplo, comprendemos inmediatamente el valor agregado que tenemos. Cuando los abogados valoramos las diferentes culturas de los que nos consultan, también aumentamos nuestra clientela. Se trata de una nueva perspectiva de la profesión que honra la historia y el origen de la abogacía incorporando los métodos del multiculturalismo.

Con el ensayo La Abogacía Multiculturalse persigue develar el misterio de cómo la cultura jurídica, aquella a la que pertenecemos todos los abogados, paralegales, jueces, oficiales de justicia, audiencistas y todos los administradores de la justicia, con titulo habilitante o no, estudiantes de derecho y todos aquellos que de alguna manera filtramos historias de justiciables en el mundo legal, absorbe universalmente la influencia del multiculturalismo. 

Hoy en día, los clientes buscan identificarse culturalmente con el abogado que eligen, mas allá de su conocimiento jurídico, que hasta consideran inherente, porque confían en que esa afinidad cultural les asegurará un mejor resultado con mayor protección para sus derechos. Y los abogados adoramos identificarnos con nuestros clientes. Pero ese hermoso vinculo que se crea con esta identidad reciproca es de cristal: si se rasga se rompe.

La abogacía multicultural se ocupa de determinar cómo cada individuo entiende a los sistemas legales y qué es lo que espera de ellos en función de su raza, conocimiento, historia, género, religión, nacionalidad, costumbres, etnia, pertenencia a una minoría, de su condición económico-social y de sus posibilidades de adaptación social. La abogacía multicultural nos resuelve una efectiva formula de acercamiento a nuevos clientes en base a sus diferentes culturas dentro de un mismo mercado jurídico.

Las cortes nos cubren de ejemplos de casos de discriminación por diferencias culturales que impactan sobre el principio de la igualdad en todas las ramas del derecho. Ya no es necesario ser un abogado activista para comprenderlos técnicamente. La diversidad en la igualdad constituye el nuevo principio para una abogacía normal que se adapta a la necesidad de justicia de cada cliente. Pero esa adaptación todavía provoca resistencias jurídicas. 

En efecto, la difícil defensa de esos derechos culturales es tarea individual de todos los abogados. En el pasado, la abogacía multicultural estaba en manos de abogados que comenzaron sus vidas como activistas y muchos de ellos se volvieron mundialmente famosos por defender causas sociales justas.

En la actualidad, el manejo de ese nuevo estilo de comunicación legal que permite contar una historia de diversidad en la igualdad de derechos, en cualquier área jurídica, ya se encuentra al alcance de todos los abogados, aunque muchos todavía no valoran sus beneficios.

Muchas historias de desigualdades culturales exigen inmediata reparación, otras deben recuperarse de injusticias del pasado, otras ya integran disposiciones legales en casi todas las áreas del derecho que hacemos cumplir o nos permiten crear y aplicar reglamentos o políticas educativas o de promoción fiscal o económica para proteger minorías o simplemente salvaguardar diferencias culturales. Los métodos de la abogacía multicultural son creativos y exploran todas esas reglas frente a la realidad de cada cliente.

La abogacía multicultural nos destaca en la practica profesional y nos sirve para captar nuevos clientes.

Esos métodos forjan abogados que no se quedan callados o enfrascados en tecnicismos legales, construyen una nueva imagen creativa de la abogacía, mismo en áreas en donde la practica requiere de cierta diplomacia como la del derecho corporativo, por ejemplo. Un consejo para los estudiantes de derecho: la abogacía multicultural resulta mucho mas eficaz y bella de lo que una especialización jurídica puede lograr.  

Su puesta en practica administra un fino balance entre las culturas del cliente y la del mundo legal. Los recién graduados y aquellos abogados sensibles por una justicia en el contexto de la diversidad cultural, no precisan especializarse en derechos humanos, por ejemplo, sino en pensar como aplicar los métodos del multiculturalismo en cualquier rama del derecho en la que deseen practicar. La abogacía multicultural ya funciona en todas las disciplinas jurídicas.  

Sin lugar a duda, la abogacía multicultural nos conecta también con una practica actualizada por la tecnología y la velocidad de la comunicación social en la que el abogado debe equilibrar la cultura de su cliente con la del servicio de justicia en todos los niveles posibles para saber contar esa historia. Basta analizar la presencia de la abogacía en los medios sociales digitales para asimilar el impacto.

Ser partidario de la abogacía multicultural ya no es una cuestión de principios solamente sino una formula eficiente de practica y de comunicación profesional que transmite un ideal de igualdad en la diversidad muy preciso en el caso concreto y que por ello nos acerca mucho mas a los clientes.

El ensayo señalado sobre la abogacía multicultural detecta seis métodos propios de estudio que, funcionan como un eje de comunicación legal entre el cliente y el foro.  Si se aplican esos métodos profesionales, se realizan los tres objetivos básicos del marketing legal: formar una firme clientela, cumplir la ética del foro, ganar mas causas de las que se pierden.

Para usar una analogía del derecho de los negocios, de la misma manera que la buena fe aceita el cumplimiento de los contratos, la abogacía multicultural lubrica el engranaje para lograr esos tres objetivos profesionales.

La comunicación cultural con el cliente es indudablemente el activo mas eficaz para el desarrollo exitoso de la abogacía porque nos permite entender sobre las particularidades de su condición social y defender sus derechos con mayor precisión.  Los medios digitales nos resuelven el problema asistiéndonos con las generalidades de esa comunicación y hasta nos organizan el marketing jurídico, pero a pesar de contar con ese beneficio tecnológico, la consideración de la diversidad cultural del cliente sigue siendo un problema profesional indelegable.

Mientras nuestra practica jurídica se especializa tendemos a pensar que sabemos mas y que los clientes necesitan siempre lo mismo y que nos acercaremos mas a ellos si desarrollamos un lenguaje profesionalmente adecuado a esa especialización. De la misma manera, creemos que nuestro razonamiento legal sobre la igualdad incluye indudablemente la defensa de la diversidad cultural. Pensamos que esa diversidad cultural debe adaptarse al razonamiento jurídico para poder ser admitida en la abogacía cuando esa adaptación debe producirse al revés. El derecho tiene la capacidad suficiente para entender la presentación heterogénea del multiculturalismo y debemos ejercitar ese sentido interpretativo diariamente.

Hace mas de 100 años, los mas influyentes abogados defensores de la diversidad cultural forjaron una abogacía activista que pregonaba un mensaje de igualdad en el razonamiento legal que venció en muchos casos al poder y a la discriminación. Hoy la abogacía multicultural se ha universalizado y los peligros de ese compromiso activista van desapareciendo durante esa expansión. Sus métodos se difunden masivamente en la profesión de abogado a través de la tecnología, de los medios de comunicación e inclusive, gracias al impacto de los símbolos en el derecho. La abogacía multicultural ya no nos hará tan famosos, pero nos permitirá manejarnos mejor profesionalmente y aumentar la clientela.

Los clientes aprecian a los abogados que saben exponer la fortaleza y el coraje de sus historias de resiliencia y están convencidos de que a través de ese estilo de contar su caso en el ambiente legal formal se aseguraran el éxito en su disputa en cualquier rama del derecho. Los clientes buscan ese estilo porque lo necesitan como parte de su sed de justicia actual en este mundo multicultural formateado por la globalización y la tecnología.

 

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.