LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

27/06/2022. 07:47:43

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Opera y Derecho (61)

El juicio de Brancusi contra Estados Unidos

Presidente de la Asociación Europea de Abogados

Constantin Brancusi nació en  Rumania en 1876 y murió en París en 1957. Es uno de los grandes escultores de la historia junto a Miguel Angel, Rodin y Henry Moore. Brancusi es una perfecta fusión de la historia de la escultura. En el mundo del derecho Brancusi tiene importancia por la demanda que interpuso en 1926 contra Estados Unidos para definir que es una obra de arte.

Para muchos la introducción a Brancusi es
el Atelier Brancusi  que está justo delante del Museo de Arte Moderno de Paris. Brancusi tiene más presencia en esa plaza que ningún pintor o escultor. El mensaje parece ser: Primero Brancusi y luego todo lo demás.
Poco antes de morir, legó la totalidad de su taller y su contenido al Estado francés. 

Brancusi nació en Gorj al oeste de Rumanía cerca de Serbia. en el seno  de una familia numerosa campesina. Trabajó como pastor desde los siete años de edad. Sin estudios básicos, aprendió a leer por sí mismo. En su juventud combinaba su trabajo como ayudante de una tienda con su afición por las tallas de madera.

Llegó a Paris en 1904 para perfeccionar su formación. El viaje a Paris lo hizo andando en gran parte porque no tenía dinero. En la capital francesa lavaba platos en un restaurante y cantaba en ceremonias de la Iglesia Ortodoxa rumana.


En 1912 el Salón Oficial de Bucarest le otorga el primer premio de escultura e inicia su fama internacional

Brancusi llevaba una vida muy austera, casi ascética. Pero tenía una gran debilidad, las mujeres. Le encantaban las mujeres bellas  jóvenes. Viajaba con frecuencia con mujeres muy jóvenes de 18 o 19 años. Las presentaba como sus hijas. Iba variando de compañía. Nunca tuvo una relación de compromiso de larga duración con una mujer. Se negó a vivir con ninguna  y en los viajes le gustaba dormir en habitaciones separadas porque quería preservar su intimidad y su espacio.   Dejó embarazada a una de sus amantes pero no reconoció el hijo.

En ocasiones nos preguntamos por la relación entre una obra de arte y su título. Esta controversia llevó a una de las más extrañas disputas entre arte y derecho de la historia, el caso Branscusi contra los Estados Unidos.

Una de las constantes de la obra de Brancusi fueron las esculturas de pájaros que culminaron en la escultura “Pájaro en el espacio” de la que hizo 15 versiones en mármol y bronce, Brancusi buscaba representar la figura de un pájaro estilizada y elegante sin necesidad de formas de representación tradicionales. En 1926 envió su escultura de “Pájaro en el espacio” para una exposición en la Galería Brunner de Nueva York que dirigía su amigo Marcel Duchamp.

La ley permitía la entrada de obras de arte en Estados Unidos incluyendo esculturas sin el pago de derechos de importación. Cuando la escultura de Brancusi llegó los oficiales de aduanas se negaron a dejarla entrar como escultura considerando que se trataba de un objeto utilitario y clasificándola en la categoría de objetos de cocina. Obligaron al pago de una tasa de aduana del 40 % del valor. En el criterio de los agentes de aduanas no era una escultura porque para acceder a esa definición tenía que ser reproducción de un objeto natural, preferentemente la forma humana.

Brancusi contrató un abogado y presentó una demanda en el juzgado. La cuestión que se planteaba era si la obra de Branscusi se parecía a lo que decía en el título. La pregunta a responder fue si era o no un pájaro.

Si era un pájaro no tenía que pagar derechos de aduana. El objeto del juicio consintió por tanto en determinar lo que era una escultura y por tanto lo que era arte. A este objeto informaron varios peritos. Uno de ellos fue preguntado por el juez que le hacía indicar que el objeto era un pájaro. Contestó “Nos ofrece la sugestión del vuelo, tiene gracia y vigor combinadas con velocidad, fuerza, potencia y belleza como un pájaro”. Otro de los expertos indicó que el  título no tenía importancia, porque era una obra de arte.

La sentencia entendió que el concepto de obra de arte estaba desfasado. El texto decía” Se ha desarrollado una nueva escuela de arte en la que sus integrantes intentan exponer ideas abstractas en lugar de imitar la naturaleza. No importa aquí si tenemos simpatía o no por estas ideas nuevas y las escuelas que las representan. Es un hecho su existencia y su influencia en el arte por lo que los tribunales deben considerarlas”.

Brancusi ganó el juicio y a partir de ese momento los tribunales de Estados Unidos y otros países ampliaron el concepto de obra de arte incluyendo las obras abstractas.

Fue precisamente la aparición de la fotografía la que hizo evolucionar  radicalmente la pintura y la escultura ¿Qué sentido tenía reproducir una persona o un objeto de forma exacta cuando una fotografía podía hacerlo en un minuto? El objetivo del arte es transformar la realidad no copiarla.

Brancusi era un gran enamorado de la música. Tocaba el violín a diario como Matisse. Su compositor favorito fue Satie con quien tuvo amistad personal. Encontraba la música de Wagner “barbárica” y la de Beethoven “demasiado dramática”. Mozart le parecía “gentil y dulce”. Bach “un león en el desierto”.

En la imagen la escultura objeto del juicio.

El link de hoy es la obra musical favorita de Brancusi, “Gymnopedies” de Satie.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.