LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

29/05/2024. 04:17:40

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La formación del abogado y su aptitud para la entrevista

abogado y consultor psicológico

De nuevo con ustedes. Esta vez para volver a tratar en lo que sería “ psicología para abogados “, la importancia de saber manejar las técnicas de la entrevista que no da sobre todo la psicología, para que en la relación con nuestro asesorado, aconsejado o cliente, uno pueda contar con una “ caja de herramientas interdisciplinaria “, que ya debería armarse en la carrera de abogacía.

Digo esto, porque si la enseñanza del arte de la abogacía es formar para la " práctica jurídica ", ello significa que el estudiante de derecho debe aprender a desarrollar actividades y destrezas para su futuro desarrollo profesional, que consiste en saber hacer y no en la transmisión de saberes jurídicos específicos. He aquí la importancia de indagar otros territorios disciplinarios, y hacer de la capacitación del abogado algo " interdisciplinario ", que lo haga " aterrizar en la realidad ". La consulta del cliente constituye una instancia fundamental en la profesión y si ya desde la enseñanza de grado de la abogacía se brindan pautas para " realizar entrevistas ", es factible que se gane no un " abogado exitoso " como suele decirse en estos tiempos, " sino un profesional intensamente humano ". La escucha atenta en la entrevista no es lo común en una sociedad " charlatana " en la que cada uno trata de vender su producto. No obstante las reglas de una sana entrevista dicen que ante todo hay que dejar que el Otro, ser sufriente, ante la amputación de uno de sus derechos, se explaye, diga cuanto quiera y sienta de su problema. Que configure el " campo de la entrevista ". Ante ello al abogado calla, evita censurar, debe ser receptivo, auténtico y proceder con empatía. Esto parece fácil, pero el ser humano-abogado, es tan prejuicioso y narcisista como cualquiera. Su personalidad le puede jugar en contra, aún inconcientemente. Se impone un entrenamiento en la practica de la entrevista. El mero estudio de las materias jurídicas no lo da. Uno debe saber callar en el momento oportuno, decir en el tiempo justo. El arte de la abogacía es una combinación armónica entre el silencio y la palabra. La voz del profesional,  es psicológicamente hablando, la voz del padre, de la madre de un progenitor. Por eso ya desde estudiantes los abogados debemos tener conciencia de la importancia de la palabra en el vínculo con el cliente. Este valor se puede ejemplificar con aquel niño que Freud presenta, listo para dormirse y llama a su acompañante del momento diciendo: " Tía háblame que cuando me hablas el cuarto está menos oscuro ". Los abogados tenemos el poder de la palabra y como la tía, tenemos que hacer que el cuarto esté menos " oscuro " para nuestros clientes. Para ello hay que aprender el manejo de herramientas de otras disciplina y en especial  de psicología, en materia de entrevista.

Hasta la próxima estimados lectores.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.