LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

20/04/2024. 21:46:09

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Lo que debe hacerse y no se hará a propósito de la exitosa huelga de los LAJ’s

Si el sentido común es el menos común de los sentidos, también sabemos que cuando la cobardía entra por la puerta, la valentía sale por la ventana.

Tras sufrir tanto profesionales como justiciables las devastadoras consecuencias de la huelga de los LAJ’s desde el 24/01/23 al 27/03/23 (y lo que vendrá después), tales funcionarios han obtenido unas mejoras, sobre todo económicas. Enhorabuena por su valentía al mantenerse firmes en sus convicciones. Justamente las convicciones que los colectivos de abogados y procuradores no tenemos.

Sin más preámbulos reflexivos, vamos a lo importante: lo que nuestros consejos generales (CGAE y CGPE), mutualidades y administraciones públicas debieron hacer, y no hicieron, pero que debieran hacer.

Vayan aquí los frentes que debieran abrirse (y sin ánimo exhaustivo):

  • Turno de oficio (nuevo baremo único y cobro inmediato). Alta en régimen general de la SS durante las guardias. Criterios Orientadores a efectos de tasaciones de costas y reclamaciones de cuenta (nuevos criterios únicos). Aranceles de procuradores (nuevos aranceles)

Abrir negociación para:

  • Aprobar un baremo retributivo único de guardias y turno de oficio acorde con los tiempos y actualizable anual y automáticamente confome IPC del sector servicios.
  • Articular el medio para el cobro inmediato de lo devengado por guardias y turno de oficio en el mes anterior, conforme liquidación previa documentada, en el mes siguiente y sin tener que subordinarlo a que concurra resolución de reconocimiento (o no) del derecho de asistencia jurídica gratuita.
  • Negociar el alta en régimen general de la SS (u otro creado ad hoc) de los abogados (y procuradores en aquellos colegios donde así se establezca, como ocurre en el mes de agosto) adscritos a los servicios de guardia durante los días asignados al efecto y con efectos retroactivos desde el momento de alta en tal servicio, por una base de cotización diaria equivalente a la remuneración establecida en el baremo de turno de oficio único, encargándose de las gestiones inherentes los propios colegios de abogados y de procuradores (en su caso).

Tales cotizaciones debieran dar lugar a las prestaciones correspondientes al tiempo de producirse las contingencias cubiertas y que obviamente debieran ser equiparables a las de cualquier trabajador en régimen general.

Si en su momento se universalizó la asistencia sanitaria para abogados y procuradores, razón de más para entender que tal encuadramiento y cotización es posible y necesaria.

  • Aprobar unos únicos Criterios Orientadores (al igual que hay unos Aranceles únicos para procuradores)

Igualmente, aprobar para procuradores, un Arancel (el actual es de 2003 con parches sucesivos) que responda a la realidad económica de estos tiempos adecuándolos a los tiempos.

Y en ambos caso, actualizables anual y automáticamente conforme IPC del sector servicios.

Lógicamente las antedichas reivindicaciones obedecen al sentido común y la forma de conseguirlos no es otra que el ejercicio del derecho de huelga como prestadores de servicios públicos, con implementación de servicios mínimos en guardias, suspendiéndose designas en el resto todos los órdenes judiciales salvo en el penal y actuaciones urgentes.

Los perjuicios ocasionados a terceros por el ejercicio del derecho de huelga serían idénticos a los causados por la huelga de los LAJ’s .

  • Devolución de cuotas colegiales, mutuales y cotizaciones a la SS:

Teniendo en cuenta la duración de la huelga de los LAJ’s y la merma de facturación del 2023 y la del 2022 debieran devolver proporcionalmente:

  • Cuotas colegiales
  • Cuotas mutuales y cotizaciones la SS (tanto de RETA y Régimen General en su caso, para empleados de despachos).
  • Ayudas compensatorias para paliar las pérdidas económicas por la huelga de los LAJ’s:

Los consejos generales, las mutualidades y administraciones públicas debieran negociar y suplir las pérdidas sufridas por abogados y procuradores por causa de la huelga de los LAJ’s.

Las cuantías debieran obedecer a los perjuicios económicos real y efectivamente sufridos por cada profesional de cada colectivo a partir de la confrontación del actual ejercicio fiscal y del anterior.

  • Linea de financiación para paliar las pérdidas económicas por la huelga de los LAJ’s:

Debiera concretarse en préstamos sin comisiones, ni gastos, ni intereses (determinándose previamente el porcentaje aportado por colegios y por mutualidades conforme recursos propios no comprometidos), con un plazo de amortización mínimo de 5 años, previa justificación documental de tal necesidad de financiación y conforme bases previamente negociadas por los respectivos consejos nacionales y mutualidades.

Pero no se inquieten. Todo lo anterior (que pensamos muchos y pocos tenemos la valentía exponerlo negro sobre blanco ) no sucederá.

Todos estos entes corporativos de derecho público languidecen en un proceso de extinción masiva, por méritos propios y seguirán enrocados en perserverar en su seguidismo como lobbis de lo “politicamente correcto” por encima de todo a fin de justificar su propia macroestructura. La imagen proyectada, y lo digo con mucha tristeza, es la de un conglomerado domesticado y paniaguado en vez de dialogante, aunque beligerante y negociador, aunque independiente, para la defensa de nuestros intereses (la única divisa que justifica su existencia).

Hoy en día es de todos conocido que la “aceptación” de tales corporaciones es como un  mal menor inevitable y en medio de una desafección rampante y manifiesta desde hace décadas. Muy especialmente por esas nuevas levas de profesionales (lo que no es reprochable en tanto es lo lógico) asistiendo atónitos a un marasmo cronificado en ese artesonado corporativo afecto a un proceso anquilosamiento que no ha sido revertido a través de un rejuvenecimiento esencial y sustancial en pos de la defensa de los colectivos que representan.

Aunque todo lo manifestado hasta aquí no sirva para nada, al menos mi conciencia estará tranquila y tendré la satisfacción del deber cumplido.

Decirlo me ayuda a mantener la necesaria lucidez, la serenidad de espíritu y la frescura de la rebeldía de la juventud en un cuerpo que envejece, y sobre todo, evitar ser cómplice con mi silencio de una manifiesta injusticia para con nuestros colectivos profesionales de naturaleza esencial y pilares de la paz social.

Ojalá que todo este artesonado corporativo vuelvan despierte en los colectivos que representan la fe, la confianza y el entusiasmo poniéndose manos a la obra en asuntos trascendentes para con los profesionales. Y como muestra, y sin ánimo exhaustivo, las justas reivindicaciones aquí expuestas que bien pueden ser punto de partida para conseguir éstas y otras tras un largo, arduo y tortuoso camino. Al fin y al cabo, la caminata más larga empieza con el primer paso.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.