LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

28/09/2022. 14:58:33

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Metaversos & propiedad intelectual

Licenciado en Ciencias Jurídicas por la Universidad de El Salvador

El metaverso endosa la identidad digital así como la propiedad intelectual como manifestación de la proyección humana en un entorno digital, al interior de una <<sociedad red>>. Dicha identidad digital se gobierna centralizadamente a través de la empresa que desarrolla en software, por ejemplo Facebook, o mediante una Organización Autónoma Descentralizada (DAO).

Según Jon Radoff el metaverso tiene algunas capas propias de su entorno: descubridora, experiencial o como yo suelo denominar; “pragmática”, económica, tanto para creadores, consumidores o prosumidores, de computación espacial y metadatos, descentralizada, de interfaz humana y dispositivos de conexión neurolink e infraestructural. De igual modo, presenta connotados retos financieros y monetarios, aquí destaca El Salvador como el primer país en legalizar una criptomoneda como divisa de curso legal en igualdad de condiciones junto al dólar. También existen controversias tributarias ya que una DAO se rige mediante un Smart Contract, no siendo admisible de entrada una jurisdicción específica que no sea en metadata. En mi libro titulado “El Derecho de las Criptomonedas” expongo que a día de hoy existe <<ausencia de normas de reenvío>> puesto que todavía no existe una jurisdicción uniforme regional ni continentalmente. Serán un par de décadas de difíciles regulaciones pero definitivamente no podrá erradicarse una tendencia que se aferra en el corazón de la sociedad posmoderna.

Con respecto a la Propiedad Intelectual, resulta útil preguntarnos si las patentes o marcas registradas en el “mundo real” o, mejor dicho, “mundo físico”, extienden su protección al mundo digital independientemente a la clase que pertenezcan.

El Derecho de la Moda tendrá un auge monumental puesto que deben encontrar la manera de insertar coherencia y racionalidad en sus solicitudes de registro de marca en el “mundo físico” pero para aplicarse o protegerse en el “mundo digital”. Téngase en cuenta que la Clasificación de Niza internacionalmente conocida se actualiza periódicamente.

En general, dicho instrumento se compone de 45 categorías de las cuales 34 guardan relación con productos y 11 con servicios. Para hacernos una idea, actualmente una solicitud de registro de marca debe enfocarse en productos virtuales descargables (clase 35), servicios de entretenimiento (clase 35), NFT y productos eminentemente virtuales pero no descargables (clase 42) y servicios de operaciones financieras, incluida cualquier operación de tokenización [ICO, STO, IEO]. No dudo que en el futuro los registros de Propiedad Intelectual estandarizarán el registro del mundo virtual en el mundo virtual.  

Si bien es cierto, suele acuñarse la frase jocosa de que “…las criptomonedas son como el salvaje oeste…”, tampoco debemos plegarnos a una postura tan agreste. Por lo tanto, ¿debe el metaverso adaptarse al derecho o debe el derecho adaptarse al metaverso…? El derecho casi siempre va retrasado con relación a cambios sociales, en principio, pero eso no quiere decir que quien pretenda utilizar la marca de una empresa como un NFT no deba pedir permiso a su titular o convertirse en un licenciatario. En el ámbito angloamericano existe La Prueba de Rogers que consta de dos elementos: determinar si la marca es <<artísticamente relevante para la obra del demandado>> y, en segundo lugar, si dicho uso es <<explícitamente engañoso>>. De momento, partamos de la premisa básica de que “nada surge de la nada”.  

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.