LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

26/05/2024. 01:12:10

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El trust como instrumento de protección de activos

Profesora Contratada Doctor en el Departamento de Derecho Civil de la Universidad de Cantabria

Sonia Martín Santisteban
Profesora Contratada Doctor en el Departamento de Derecho Civil de la Universidad de Cantabria

Por medio del trust se aislan los bienes transmitidos al fondo de las deudas personales que no responden al cumplimiento de la finalidad fiduciaria. En Estados Unidos, la inserción de una cláusula spendthrift permite además prevenir transmisiones, voluntarias o involuntarias, del derecho de los beneficiarios. En Inglaterra, con el protective trust el derecho del beneficiario se extingue o transforma cuando se produce alguna circunstancia que lo hace peligrar.

El trust angloamericano se caracteriza por constituir un patrimonio separado bajo la titularidad del trustee. Éste sigue administrando su patrimonio personal con el que responde de sus obligaciones y administra, además, los bienes recibidos en fiducia que  responden de las deudas contraídas en el cumplimiento de la finalidad fiduciaria. Es decir que los bienes del fondo no pueden ser embargados por razón de deudas personales del trustee, del beneficiario ni del settlor, con la salvedad de que los bienes hubieran sido transmitidos al fondo en fraude de los derechos de los acreedores del settlor.

Para impedir, además, que el beneficiario pueda transmitir su facultad de goce a terceros o para evitar que ésta pueda ser embargada por los acreedores del beneficiario, la práctica habitual en Estados Unidos es insertar en el trust una disposición o cláusula spendthrift. Con ello se incorpora una prohibición de disponer y de inembargabilidad de las frutos que el beneficiario percibe del trust. Pero la claúsula spendthrift, protege el derecho del beneficiario, no los bienes adquiridos en el ejercicio de ese derecho. Para hacer frente a este último inconveniente se suele dotar al trust, además de la cláusula spendthrift, de la estructura de un trust discrecional. Si el trustee puede, discrecionalmente, decidir cuando y a quien de los potenciales beneficiarios entregar frutos del trust, cada beneficiario pasa a ser titular de una mera expectativa, no de un derecho cierto. El trustee es quien decide cuando y en qué medida efectuar pagos con cargo al trust, luego puede evitar desembolsos que cuando lleguen al patrimonio del beneficiario sean agredidos por sus acreedores. Si fuera preciso, siempre puede atender a las necesidades del beneficiario satisfaciendo directamente sus deudas y sin necesidad de desembolsar directamente cantidad alguna en su patrimonio.

Los spendthrift trusts son admitidos y regulados en un gran número de estados norteamericanos aunque no se pueden oponer, por lo general, frente a determinados acreedores del beneficiario (la esposa y los hijos, por créditos relativos a su manutención, quienes ostenten créditos por auxilios prestados al beneficiario, o frente al estado) ni se pueden hacer valer -con la excepción de algunos estados- frente a los acreedores del settlor que se ha reservado alguna participación en el trust. Dichos acreedores podrán agredir el derecho que el settlor ha conservado en el fondo, ya se trate de un derecho a percibir frutos o del derecho a recuperar los bienes en calidad de destinatario final. Aunque el trust sea irrevocable, el settlor sigue siendo considerado propietario de los bienes del trust en la proporción del derecho que ha conservado en el mismo.

A similares limitaciones se enfrenta, en Inglaterra, el protective trust. La inserción de una cláusula protective en el trust implica su transformación en un trust discrecional "en el momento en que" se verifica determinado evento perjudicial para ese derecho (por ejemplo el inicio de un procedimiento de ejecución judicial por parte de alguno de los acreedores del beneficiario o su insolvencia). Verificado el evento, el acreedor no tiene normalmente ningún interés en ejecutar el derecho del beneficiario ya que el inicio de la acción ejecutiva hace desaparecer el crédito objeto de embargo. Los beneficiarios del nuevo trust discrecional pueden ser el mismo beneficiario que pasa a disfrutar de la facultad de goce in natura (residiendo en el inmueble propiedad del trust, usando bienes muebles para satisfacer sus necesidades personales…) o quien haya designado el settlor. Siempre que se respete el límite previsto legalmente para la constitución del trust (aproximadamente unos 90 años), el settlor puede incluso designar varios beneficiarios sucesivos, protegidos todos ellos mediante el protective trust.

El trust discrecional, acompañado de una cláusula spendthrift y el protective trust permiten dotar a los bienes transmitidos al trust, en beneficio de terceros, del máximo nivel de protección. El settlor que se reserva el derecho vitalicio a percibir los frutos no puede proteger tal derecho frente a sus acreedores pero sí puede impedir que éstos embarguen lo que ya no le pertenece: el derecho a percibir los bienes.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.