15 de diciembre de 2019 | 05:58
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Entendiendo las finanzas

27 de Noviembre de 2019

José Pastor Hernández-Pinzón

Director Financiero Hotel Kempinski Estepona

¡Hagamos un selfie!

Probablemente el título de este artículo te lleve a confusión, pero puede resultante interesante si aplicásemos la práctica del tan famoso selfie en el ámbito empresarial, en una forma de obtener un autorretrato de nuestro negocio que nos permitiese analizarlo con unos ojos críticos, poniendo el foco en aquellos aspectos clave para garantizar la viabilidad financiera a largo plazo. Coge tu cámara que empezamos.


Comencemos por un selfie...sin filtros

Y es que uno de los grandes problemas de las empresas (en particular Pymes) es la falta de un análisis financiero autocrítico que permita analizar más allá de cuanto "cash" tengo en el banco o cuantos dividendos se pueden repartir los accionistas al final de cada ejercicio.

Nuestro selfie empresarial deberá ser una proyección de los principales estados contables de la compañía, y por lo tanto deberá reflejar fielmente la situación financiera de la empresa con el foco puesto en el equilibrio financiero entre liquidez, rentabilidad y deuda:

Rentabilidad: no solo vender más sino mejor

Indudablemente la viabilidad de una empresa empezará por la capacidad de generar demanda en el mercado y su posterior transformación en ventas (y el cobro de las mismas). Pero nuestro selfie también deberá ayudarnos a identificar que ratios de rentabilidad manejamos: ¿está nuestra empresa capacitada para en su caso poder absorber vía márgenes operativos una hipotética subida del IVA? ¿Qué capacidad tenemos de crear economías de escala, es decir, que nuestros ingresos crezcan en una proporción mayor a nuestros costes? ¿Están mis ratios al nivel del sector?

Liquidez o cómo morir de éxito

Nos referimos por liquidez a la capacidad que tiene nuestra empresa para obtener dinero en efectivo para afrontar nuestras obligaciones a corto plazo (salarios, impuestos, seguros sociales, proveedores...).

Este aspecto de la gestión de la tesorería o "cash flow" es crucial para la futura viabilidad del negocio y suele estar sujeto a interpretaciones erróneas. Y me explico. Tener altos niveles de tesorería no aporta nada, ya que el dinero en la caja o en la cuenta corriente no genera rentabilidad alguna. Una empresa para garantizar su viabilidad en el largo plazo invertirá sus excesos de cash para producir y generar más, ya bien sea mediante expansión del negocio, inversión en I+D, descuentos por pronto pago, mejora de instalaciones y sistemas de trabajo...

No es conveniente obsesionarse si nuestro fondo de maniobra (recursos a corto plazo - obligaciones a corto plazo) es negativo, pues no supone necesariamente riesgo financiero, sino que la empresa cobra antes de lo que tarda en pagar sus obligaciones, y estará usando ese excedente temporal en inversiones que rentabilicen más que tener el dinero en caja.

Por lo tanto, la clave no será los niveles de tesorería que manejemos sino la capacidad de generar flujos de caja futuros.

Deuda: apalancamiento financiero para generar valor al accionista

Y por último, el selfie también nos mostrará nuestra situación en términos de deuda. Ya comentaba Jesús Ortega en este blog las ventajas actuales del endeudamiento en una situación de tipos bajos, pero ¿por qué es bueno el endeudamiento? ¿Cómo generamos valor a través de él?

Principalmente por dos motivos: el primero es que la financiación, la cual por un lado aumenta el pasivo de la empresa, supone una entrada de recursos que le permitirá seguir creciendo a través de inversiones. El segundo porque multiplica la rentabilidad del accionista en el caso, claro está, en que la inversión realizada obtenga una rentabilidad mayor que el coste de esa financiación.

El endeudamiento puede entenderse como otro mecanismo para generar valor, siempre y cuando lo usemos con un criterio razonable que no perjudique a la estructura de costes de la empresa.

La gestión de cualquier negocio requiere una mirada transparente y fiel por parte de sus propietarios o accionistas. La aplicación práctica de este "selfie empresarial" deberá ayudar a visualizar el equilibrio financiero entre rentabilidad, liquidez y deuda, que permita a gestores y administradores de las empresas analizar de forma autocrítica que aspectos se pueden mejorar, optimizar o potenciar con el objetivo último de incrementar el valor para los accionistas.

Lo dicho, hagamos un selfie... pero sin filtros.


  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    Aranzadi Fusión

    Aranzadi Fusión es el primer y único ecosistema legal con todo lo que necesitas para la transformación digital y gestión integral de tu despacho, combinando tecnología e información inteligente. Todo ello en la nube y con la mayor seguridad para ayudarte a cumplir con la nueva normativa RGPD en base a estos tres niveles: legal, técnico y organizativo.

Blog


Datos personales

Entendiendo las finanzas nace como un espacio donde desarrollar temas relacionados con el mundo de las finanzas en la empresa. Un lugar ...ver perfil

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar