08 de abril de 2020 | 05:08
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Entendiendo las finanzas

4 de Marzo de 2020

Roberto Cano Vélez

Director Financiero del Grupo Hispamaroc

Nuevos tiempos, nuevas fórmulas

Hace ya un par de meses mi compañero Jesús Ortega publicó en este mismo blog un magnífico post en el que nos daba las claves para superar la próxima crisis a través del endeudamiento. En el mismo hacía referencia a las distintas maneras que tenía una empresa para estar financiada de manera adecuada, tanto aprovechando las oportunidades de liquidez que en la actualidad nos ofrece el mercado a través de los intermediarios financieros tradicionales, como utilizando de manera ordenada el resto de agentes económicos que intervienen en nuestro ciclo productivo, es decir, proveedores del negocio, bancarios, clientes y accionistas e inversores.


Pero, ¿y si eres uno de esos "locos atrevidos" que ha tenido una brillante idea y piensas en montar tu pequeña empresa, tu propia startup, y necesitas financiación para arrancar tu proyecto? ¿Qué hacemos entonces? ¿Qué herramientas tenemos a nuestro alcance?

Lo normal sería que acudiéramos al Banco de toda la vida a solicitar un crédito. Digo que debería ser lo normal puesto que España es una de las economías occidentales con un mayor grado de implantación de la financiación bancaria. Los medios tradicionales de endeudamiento suponen más del 70% de la financiación de las compañías.

Si encima contamos con un entorno económico positivo (de momento) un PIB que ha crecido hasta el 2% en 2019 superando la zona euro, y una evolución bastante contenida del Euribor, nos encontramos con un exceso de liquidez en las entidades financieras, y por ello una disponibilidad de dinero importante y además barata.

Parece sencillo entonces obtener ese dinero que necesitamos para arrancar. Fácil, claro está, si tienes un histórico con una buena evolución de resultados, si tu facturación aumenta, si tu CIRBE está repartida, si tu deuda disminuye, o si tu ratio EBITDA (eso tan de moda que ahora a los bancos les encanta analizar) está en unos parámetros aceptables.

Si tu empresa es nueva, eres joven y estás comenzando ya la cosa cambia. Pero no desesperes. Estás en la era digital. El desarrollo tecnológico también está llevando al sistema financiero a otra dimensión. Surgen nuevos proveedores de servicios que van a competir con la banca tradicional en nuevos nichos de mercado ofreciendo productos financieros novedosos a colectivos que antes solo tenían acceso a instrumentos muy concretos.

Nuevos interlocutores alternativos que ofrecen otras vías de financiación más barata y de mayor calidad. microcréditos, préstamos, ahorros, donaciones, etc. Productos que nacen de una nueva industria financiera desintermediando toda la cadena de valor de las entidades tradicionales. Son las célebres Fintech, expertas en nuevas tecnologías que han llegado para captar parte del mercado a través del conocimiento del cliente y el Big Data.

Productos que ya nos suenan o nos sonarán en breve:

  • Crowdfunding: financiación colectiva donde se donan pequeñas cantidades de dinero por parte de particulares a personas o empresas que lo necesiten y a través de las cuáles suelen obtener una recompensa a cambio.
  • Crowdinvesting: inversores que adquieren parte de las participaciones en una empresa, normalmente startups.
  • Crowdlending: financiación de empresas que necesitan recursos financieros para llevar a cabo sus actividades a través de inversores particulares.
  • Criptomonedas: tipo de divisa alternativa. Un medio de intercambio digital para asegurar las transacciones.
  • Forex: mercado descentralizado en el que se negocian divisas.
  • Préstamos P2P: inversores particulares que prestan dinero a empresas o personas.
  • Insurtech: compañías que están innovando el modelo de negocio de las aseguradores mediante el uso de la tecnología.

Hay otros medios más orientados desde la perspectiva del riesgo, como la deuda mezzanine, el private equity o las operaciones en mercados secundarios, MAB y MARF que por sus características no vamos a comentar hoy. 

Afortunadamente, la banca tradicional está reaccionando ante este cambio implementando sus estrategias más adecuadas.

Por un lado estableciendo alianzas con las FinTech y desarrollando proyectos de manera conjunta. Especialmente ahora que también ven la amenaza de las BigTech. Ya se habla que Google ofrecerá cuentas corrientes durante este año, Apple tarjetas de crédito, Facebook ya ha anunciado el desarrollo de su criptomoneda y Amazon proporcionará una billetera electrónica en breve.

Y por otro lado utilizando las nuevas tecnologías para hacer más eficientes sus procesos mejorando la accesibilidad a los servicios bancarios a través del móvil o aplicaciones online para el asesoramiento personalizado con la idea de buscar nuevos estándares de calidad que mejoren la eficiencia y dejen al cliente mucho más satisfecho.

En un futuro mucho más cercano de lo que imaginamos formaremos parte de un ecosistema conectado en el que las entidades financieras nos ofrecerán productos adaptados a nuestra naturaleza de riesgo en base a la monitorización continua de nuestro comportamiento a través de modelos computerizados.

Pero para que todo este nuevo entorno financiero confluya también es necesario un marco regulatorio que permita que la competencia se produzca en igualdad de condiciones. Si se incrementan las exigencias normativas para las entidades financieras también se debe instrumentalizar para las nuevas compañías de manera que se aporten mejoras a la sociedad y no solo ganancias a costa de mayores riesgos. Facilitemos la estabilidad financiera que tanto necesitamos. Y sobre todo ayudemos a que los empresarios incipientes con buenas ideas consoliden sus proyectos. Y créanme, ellos son los que realmente crean empleo. No se dejen engañar.


  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    Aranzadi Fusión

    Aranzadi Fusión es el primer y único ecosistema legal con todo lo que necesitas para la transformación digital y gestión integral de tu despacho, combinando tecnología e información inteligente. Todo ello en la nube y con la mayor seguridad para ayudarte a cumplir con la nueva normativa RGPD en base a estos tres niveles: legal, técnico y organizativo.

  • Legal One™

    Legal One™

    Legal One™ es una plataforma inteligente que reúne herramientas de productividad e información en un mismo lugar, asegurando exactitud y eficiencia en la performance del estudio.

Blog


Datos personales

Entendiendo las finanzas nace como un espacio donde desarrollar temas relacionados con el mundo de las finanzas en la empresa. Un lugar ...ver perfil

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar