LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

29/05/2024. 05:17:47

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Mujeres con personalidad

Rosa Fernández San Miguel. Abogada, Psicóloga y Perito Forense

En este artículo se abordan las dimensiones legal y psicológica de la personalidad de la mujer dentro de la pareja.

Hace 100 años, en 1922, se iniciaron una serie de conferencias a favor de los derechos del niño y de la mujer. Entre ellas se encuentra la que pronunció Clara Campoamor en la Academia de Jurisprudencia y Legislación el 21 de marzo de 1928, sobre la incapacidad legal de la mujer casada. Su objetivo era dar a conocer a las mujeres los mecanismos legales que podían utilizar antes de contraer matrimonio, para que pudieran decidir con conocimiento de causa y evitar posteriores situaciones en las que no podrían actuar por sí mismas.

En esa época, la regulación del régimen económico de gananciales establecía la incapacidad de obrar de la mujer casada, debiendo el marido comparecer para completar la personalidad jurídica de su esposa (salvo pequeñas excepciones). Se concebía a la mujer casada orientada a la maternidad, justificándose esas disposiciones legales en una supuesta protección.

Ya en 1922 Campoamor advertía del desfase de esa normativa con la realidad social, poniéndose de manifiesto que los criterios biológicos no podían fundamentarla. No obstante, el propio Código Civil preveía fórmulas para dotar de autonomía a la mujer, y es el mensaje que Campoamor quiso transmitir: que las mujeres se informasen y asesorasen para decidir las condiciones por las que se regiría su futuro matrimonio. Porque la ignorancia y la inactividad podrían desembocar en la aplicación de ese régimen supletorio.

Campoamor informaba y aconsejaba pactar en capitulaciones matrimoniales, antes de celebrarse el matrimonio, el régimen económico y que la mujer pudiera disponer de todos sus bienes y administrar la sociedad de gananciales(si se optaba por ese régimen) o bien conjuntamente con su marido o incluso con carácter exclusivo. Asimismo, recomendaba que en capitulaciones se autorizara por el marido a su mujer para contratar trabajo o ejercer oficio, profesión o industria, para viajar, obtener pasaporte, comprar y vender, para obligarse, etc.

Hoy día no es necesario recurrir al pacto para conseguir esos resultados, porque ya ha sido reconocida legalmente la plena personalidad jurídica y capacidad de obrar de la mujer. Sin embargo, en la práctica hay situaciones en las que la mujer parece seguir necesitando esa licencia marital. Esto puede ser fruto de la inercia social y de la perpetuación del machismo (actitud o manera de pensar de quien sostiene que el hombre es por naturaleza superior a la mujer, y que justifica el empleo de conductas, comportamientos y creencias discriminatorios contra las mujeres. Es una polarización de los roles y estereotipos que definen lo masculino y lo femenino).

La pareja, puede ser un gran apoyo, pero también una limitación. La existencia del machismo en nuestra sociedad, ataca de lleno al sistema de la pareja como dualidad, y más concretamente a la libertad y derechos de la mujer como miembro de dicha unidad. Dentro de una relación tóxica, influenciada por el machismo, la desigualdad se manifiesta de distintas maneras: el hombre decide en qué se gasta el dinero, controla las gestiones de la mujer, transmitiendo la idea de mala gestión si ella decide realizar un gasto no previsto por su pareja o que no le conviene gastar en un aspecto u otro, etc.  El marido también decide cómo tiene que tener la mujer dispuesta la casa, y si él lo encuentra de otra forma, se desencadenan consecuencias nefastas, para que le quede claro, a ella, de cuáles son las instrucciones; hasta decide cómo tiene que comportarse si no quiere sufrir las consecuencias mencionadas. Haga lo que haga, la mujer está sometida al criterio y aprobación de su marido, que no siempre suele ser justo o racional. Esto provoca una merma en la autoestima de la mujer hasta tal punto que pierde la identidad y no puede actuar sin consultar a su marido, teme por cada actuación que haga por si no recibe el visto bueno de su pareja y vive con miedo, angustia, lo cual afecta a su salud, debilitando su sistema inmunitario.

Si permitimos que la inercia social perpetúe las conductas y actitudes machistas, no habremos avanzado como sociedad, en pleno siglo XXI. Así pues, el machismo es una especie de cáncer que hay que tratar para poder permitir el ejercicio de los propios derechos reconocidos a las mujeres, y que no sientan que tienen que consultar ni pedir autorización a nadie. Por eso surgió el movimiento feminista, movimiento social y cultural que promueve la igualdad de género, reconociendo derechos de la mujer importantísimos para el desarrollo de una sociedad justa.

Así pues, el pertenecer a una pareja debería aumentar el bienestar de sus miembros y potenciar sus cualidades y facultades. Debería ser un apoyo para desarrollar un proyecto de vida común, junto a la persona que amas. 

Nuestra Constitución, en su artículo 10, proclama el libre desarrollo de la personalidad y para ello se requiere libertad. La libertad a nivel legal existe, y desde aquí se quiere transmitir la importancia de detectar situaciones en las que en la realidad alguno de los miembros de la pareja no se siente libre. Es aconsejable acudir a profesionales de la salud mental, para poder ver cuándo una situación es injusta dentro de la pareja, qué se debe y qué no se debe permitir. Porque la idea de que “el amor todo lo aguanta” es una falacia. También se puede recurrir al consejo de los profesionales para crecimiento personal, pero sin esperar a estar en una situación de riesgo, porque se trataría de obtener las herramientas necesarias para desarrollar todo el potencial personal.

Es importante atender a nuestra intuición, información inconsciente, que puede indicar que algo no va bien en el entorno. Hay que atender a esa incongruencia, porque nos está avisando.

Por lo tanto, desde aquí se quiere transmitir el siguiente mensaje para la vida en pareja a nivel psicológico: que las personas busquen información y asesoramiento profesional para poder ejercer esa personalidad reconocida legal y constitucionalmente.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.