LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

13/08/2022. 01:50:07

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

EL 16 DE ESTE MES LLEGA LA ODIADA Y DESEADA REFORMA

Buscamos el hilo del ovillo de la reforma laboral

Legal Today

Según el documento de trabajo del Gobierno, "situar la contratación estable como elemento central del nuevo modelo de crecimiento económico y de nuestro sistema de relaciones laborales constituye el objetivo prioritario". Hemos preguntado cómo ven la situación a Iolanda Guiu, consultora de marketing y organización para despachos de abogados y a Joaquín Castiella, abogado laboralista.

La crisis hace correr ríos de tinta, ocupa miles de horas de televisión, radio y prensa escrita…pero también destruye empleos, complica operaciones comerciales y frustra legítimas aspiraciones de muchas personas. Tras un toreo de salón entre Gobierno, sindicatos y patronal que lleva excesivo tiempo en primera plana, José Luis Rodríguez Zapatero ha anunciado que, con acuerdo o sin él, el miércoles 16 de junio viene la vuelta de tuerca por la que unos claman y otros anuncian diluvios bíblicos.

Un hilo entrando en una aguja.

Lo que decíamos hace un tiempo se va a hacer, incluso a las bravas, dentro de semana y media.

LegalToday ha preguntado a Joaquín Castiella, abogado laboralista, y a Iolanda Guiu, consultora de marketing y organización para despachos de abogados. Cada uno nos ha dado su visión, de modo que el lector dispone de una óptica conjunta.

A nosotros nos interesa fundamentalmente el mundo de la Abogacía, y les hemos preguntado cuánto creen que está sufriendo la profesión. En opinión de Iolanda Guiu, "las crisis son como los huracanes, deben evaluarse a posteriori. Es decir, lo grave no es el fenómeno en sí sino sus consecuencias y en el momento en que se dan. No afecta igual a una persona con cargas familiares y una hipoteca que a alguien que ya no tiene cargas y ha pagado su piso, por ejemplo. Tanto el catastrofismo como el triunfalismo son actitudes poco realistas. Lo real es pensar en qué sé hacer, qué puedo hacer, cómo hacerlo y salir a por ello. El refranero es muy sabio: quien la sigue la consigue. Y no hay nada más cierto. Lo que ocurre es que en los últimos años todo ha sido demasiado fácil. Quizás haya que emplearse más para llegar a la meta pero quien no se arredra, llega".

Joaquín Castiella matiza que en "los Despachos especializados en Derecho Laboral nos ha aumentado exponencialmente el trabajo. No obstante, también se han visto incrementos los índices de morosidad. El resto de materias en Derecho, afectadas directamente por la crisis (Derecho mercantil, fiscal, etc), sí se han visto más resentidas". De todos modos, desde el ámbito de los RR.HH. Iolanda Guiu aboga por la puesta en marcha: "si la actitud frente a esta situación es el conformismo y la espera, está claro que la crisis afecta. En cambio, si la actitud es proactiva, un despido puede ser la oportunidad para enfocar la carrera profesional de otro modo o redirigir la trayectoria del despacho".

De todos modos, hay empresas en que se ha aplicado la reforma "a las bravas" en las empresas. Así, el documento rector del Gobierno dice que "es obligado seguir reflexionando sobre las razones que explican las fuertes diferencias que existen entre nuestra legislación y las prácticas seguidas en lo que se refiere a las causas del despido. Resultaría necesario, para un adecuado funcionamiento del mercado de trabajo, recuperar en la práctica la causalidad del despido y el derecho a la tutela judicial efectiva, ofreciendo al mismo tiempo certidumbre y seguridad jurídica tanto para empresarios como para trabajadores a la hora de abordar las extinciones de los contratos de trabajo. Ello aconsejaría profundizar en como objetivar con mayor claridad las causas de los despidos económicos y en como deberían regularse ciertas prácticas que han desnaturalizado los procedimientos de extinción del contrato".

Iolanda Guiu aprecia que "esta crisis es muy mediática y hay buena parte de la población que se deja afectar por el entorno. Las políticas de recursos humanos adolecen muchas veces de poco realismo. No se planifica, no se organiza el despacho obedeciendo a una estrategia clara. Del mismo modo que hay recortes absurdos, ha habido incorporaciones innecesarias. No estamos acostumbrados a pensar a medio-largo plazo. En general, reaccionamos a estímulos o necesidades inmediatas. Quizás no puedo prever cuanto trabajo voy a tener exactamente o cuanto voy a facturar, pero si puedo analizar las tareas que puede hacer cada uno y su versatilidad, la flexibilidad en la remuneración, la capacidad de absorción del despacho y, desde luego, el camino que quiero seguir".

El Gobierno ha hecho públicas las líneas rectoras de la reforma que quiere, básicamente:

  • tun despido más fácil para las empresas,
  • el fomento de la contratación indefinida,
  • la sustitución del despido por reducciones de jornada,
  • necesariedad de justificar los contratos "por obra y servicio"

Literalmente, el texto dice que "como fórmula que podría favorecer firmemente la creación de empleo indefinido, el Gobierno propone trabajar, buscando siempre el consenso con los interlocutores sociales, sobre la adaptación a nuestro país de modelos sobre los sistemas de indemnización por despido que en los últimos años se han adoptado en algunos países europeos, entre ellos en el sistema laboral austríaco, que permitan incrementar la estabilidad en el empleo y fomentar una movilidad laboral más sana, así como la formación para el empleo a lo largo de toda la vida laboral. El Gobierno considera que es necesario avanzar en vías de este tipo que podrían ser de especial utilidad para resolver el problema estructural más grave de nuestro mercado de trabajo: la dualidad entre trabajadores fijos y temporales".

Joaquín Castiella nos ha abundado sobre ello. A su modo de ver, "el ERE de suspensión ha sido el gran protagonista de 2008 y 2009, debido a la falta de liquidez en las empresas para abonar indemnizaciones. Realmente, la indemnización por despido en España, muy superior a la media europea, ha propiciado que las empresas prefieran acudir a los ERES de suspensión. Ello, a nuestro juicio, en muchas ocasiones, pone en peligro la viabilidad de las empresas, ya que no permite adaptar flexiblemente la plantilla al trabajo en la empresa y las necesidades de producción. El ERE de suspensión, debido a la obligación de seguir cotizando (por lo menos, en un 50%) no deja de ser un lastre que no soluciona el problema".

Lo que desde la Abogacía se espera es que el abultadísimo hojaldre que ya es la normativa laboral no crezca aún más, o al menos innecesariamente. Desde la gestión de Recursos Humanos, realismo en los fichajes y en los desalojos de trabajadores, y "cabeza".

Quizá ello dependa, más de que Méndez, Toxo, Díaz Ferrán y Rodríguez Zapatero, de la práctica empresarial concreta.  

¿Quiere leer el documento rector de la negociación?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.