LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

16/08/2022. 19:07:13

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El 14 de febrero, San Valentín

Cuando Cupido entra en el despacho

Legal Today

¿Beneficia al rendimiento que una pareja trabaje junta?

“Cuida de no llevarte el trabajo a casa”, “las cosas del despacho, en el despacho se quedan”, “para ahora con eso, que lo vemos mañana despejados en la oficina”. ¿A qué le suena esto? A parejas que trabajan juntas. Ello no siempre es malo; o si no, piensen en Barack y Michelle Omaba, que más allá de un matrimonio se han hecho un holding, o en David Beckham y su esposa. “¿Quién mejor que yo para entenderte?”.

Café con espuma en forma de corazón

El domingo es el día de San Valentín. De entre varias teorías de su origen hay una que habla de que Valentín era un cristiano del siglo III que, ante una prohibición de que los soldados se casasen -al creer que un soltero rendía más en el campo de batalla que un casado-, él les unía en matrimonio de modo secreto.

¿Y los abogados solteros, batallan con más soltura que los casados? Para José, dueño de un negocio familiar en que trabaja su hijo, y que le ha visto desenvolverse de soltero antes, y de casado desde hace unos años, está claro "mi hijo se ha vuelto más serio, más peleón y más ambicioso desde que está casado. Pero ya no admite trabajar de sol a sol: la hora de entrada y de salida es la establecida".

Yendo más allá, ¿y los abogados con su cónyuge en el despacho, ¿cómo se desenvuelven? Nuria Chinchilla, Profesora del IESE y experta en RRHH nos ha contestado a esta cuestión: "Todo influye para bien o para mal. Si la relación es madura, habrá mayor cooperación y, por tanto, podrán conseguir más sinergias en su proyecto laboral común. Si la relación está aún en la etapa de "enamoramiento", puede perderse mucha concentración y, por tanto, restar atención al trabajo y reducir la productividad".

Por su parte, Araceli Mendieta, Socia directora de Alma Consultores y experta en Recursos Humanos afirma que "si las dos personas son profesionales, el trabajar juntos no es un problema. La clave reside en mantener la independencia en la toma de decisiones y no dejar que los aspectos personales sean un criterio a tener en cuenta, ni para beneficiar a la pareja, ni para perjudicarla con mayores exigencias,  en un intento de demostrar a los demás ecuanimidad. Dos cualidades más que entran en juego son la honestidad, para evitar presionar a la pareja, y la asertividad, para no dejarse presionar".

"Hemos roto"

¿Y qué ocurre cuando un matrimonio que trabajan juntos, más aún, que tienen un negocio juntos, se rompe? Ahí se dan variables para todos los gustos. Hay negocios que incluso crecen, al crecer (más bien "crecer-se") la individualidad de cada uno -casos, haylos-. También hay otros que, tras hacer una visita al Registro Civil, hacen otra al Mercantil.

Nuria Chinchilla lo tiene claro, "Trabajar con una ex-pareja supondrá tener que lidiar con muchos ruidos en la relación, que pueden entorpecer gravemente el desempeño de una o ambas partes. Lo mejor sería al menos cambiar de departamento a uno de los dos, a fin de que hubiera el menor número posible de interrelaciones."

En primera persona del plural

Álvaro García y Vicky Redrado son marido y mujer, abogados en Lex & Consulting. El hecho de trabajar juntos tiene su lado bueno, y también menos positivo. Vicky nos comenta que es bueno "el vernos más tiempo, compartir el plano personal y profesional". Álvaro cree que "podemos compartir más tiempo juntos al tener el mismo horario de levantarnos, ir a trabajar, comer al medio día, etc, y el mismo calendario laboral, para disfrutar las vacaciones, puentes o festivos". Sin embargo, "la jornada de trabajo no acaba al llegar a casa", tal y como reconoce él. Y…al ir en el mismo barco es un peligro. Vicky ve clara la incertidumbre por "tener los huevos en la misma cesta".

Si les planteamos el si tratan a su pareja como tal en el despacho, Álvaro nos dice "no, nos tratamos como compañeros de trabajo, como uno más en el despacho". Vicky, por su parte, matiza "de hecho muchos clientes no lo saben". En cambio, ¿hay contagio de los problemas del hogar al despacho y viceversa? Para Vicky, "afectan más los problemas del trabajo en casa que a la inversa. En el trabajo nunca se han trasladado nuestros problemas personales. Hay un cambio de chip en un sitio y en otro". Exactamente igual que su marido Álvaro, que nos comenta que "en casa sí que hablamos del trabajo. Pero a la inversa no, en el despacho somos muy celosos de nuestra intimidad".

Y usted, ¿qué experiencia tiene?, ¿trabajaría con su pareja en el Despacho?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.