LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

04/10/2022. 14:56:22

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Desigual valoración de los resultados del G-20 en la Eurocámara

Legal Today

Todos coinciden en la necesidad de una gran reforma reguladora. Durao Barroso observa que la cumbre ha adoptado los valores de la economía social de mercado.

Los eurodiputados han debatido las medidas acordadas en la cumbre del G-20 para combatir la crisis económica y financiera. Se subrayó la necesidad de una reforma reguladora, sobre todo en los ámbitos de las agencias crediticias y los hedge funds, así como la importancia de ayudar a las PYME. Otros grupos políticos criticaron la especulación y acusaron a la Comisión Europea de «ponerse del lado de la industria».

Desigual valoración de los resultados del G-20 en la Eurocámara

El fin de semana se celebró en Washington la tan comentada por unos y otros motivos cumbre económica.

Esta semana, coincidiendo con sesiones plenarias, se está analizando la situación post cumbre en la Unión Europea. El secretario de Estado francés para Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet, subrayó que "en estos difíciles momentos, la UE debe hablar con una sola voz" y esto ha quedado demostrado en la cumbre del G-20, en la que se han apoyado las tesis por Europa.

Jouyet también hizo referencia a las medidas que se llevarán a cabo en los próximos meses: "el registro de las actividades crediticias y financieras, la supervisión de los hedge funds y la regulación de las agencias crediticias" figuran entre las destacadas. "Los países de la UE deben reflexionar sobre las formas, pero las medidas deben ser coordinadas entre todos los socios para asegurar la integridad del mercado común", señaló.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, recalcó que con el G-20 se ha abierto un proceso de reforma de la gestión financiera mundial y el líder de este proceso ha sido la Unión Europea. "Esta reunión marca una nueva era en el seguimiento colectivo de la economía mundial", señaló. A continuación, informó de las medidas adoptadas en Washington. Entre ellas,

  • un plan de acción a corto plazo para reformar el mercado financiero y evitar futuras crisis,
  • el establecimiento de una nueva tutela mundial para evitar desequilibrios,
  • una acción coordinada para minimizar las consecuencias de la crisis en la población,
  • y el rechazo del proteccionismo.

Barroso aclaró que la consecución de estos objetivos financieros no debe ir en detrimento de otras metas y recordó que "'si Europa ha sido fuerte en Washington es porque ha permanecido unida".

 

Parecer de determinados Eurodiputados españoles

José Ignacio Salafranca consideró en su intervención que el programa de trabajo de la Comisión para 2009 en política exterior "es indisociable del contexto de crisis financiera", por lo que aplaudió la reforma de las instituciones de Breton Woods, el relanzamiento de las conversaciones para la Organización Mundial del Comercio y la reforma de los órganos de las Naciones Unidas. También señaló la necesidad de "redefinir" la relación con la nueva Administración de Estados Unidos, para abordar cuestiones como el cambio climático o la pena de muerte, a la vez que se "conciertan posiciones" en Asia Central, dada  la crisis nuclear en Irán, el anuncio de la retirada de Irak o la petición de EE.UU. de incrementar los efectivos en Afganistán. En lo referente a Europa, el eurodiputado abogó por impulsar un acuerdo de asociación con Rusia, "desde la base del respeto de la legalidad internacional" y poniendo "muy claramente el acento" en lo que se refiere al tema de la preservación de las fronteras y al respeto de los derechos humanos.

Para el eurodiputado socialista Enrique Barón, la cumbre del G-20 ha abierto una agenda "muy ambiciosa", que se resume en "conseguir que la globalización financiera se someta a normas", ya que el capitalismo ha demostrado ser "un sistema basado en el interés" donde, "si no hay normas, la avaricia rompe el saco".

"En Europa podríamos hacer cosas si aprendemos de los errores, y eso pasó en mi país", indicó el eurodiputado, quien citó como ejemplo el que los bancos, cajas de ahorros e instituciones financieras estén obligados a aprovisionar "obligatoriamente" para momentos de crisis o "que se prohíban las operaciones fuera de balance y los procesos de titulización sin justificación". Estas medidas corresponden, a juicio de Barón, a una gestión prudente "que deben tener las instituciones financieras" y que en Europa todavía no se ha conseguido, por lo que la Comisión "haría bien" en trabajar en este terreno.

Por su parte, el popular José Manuel García-Margallo mostró su desacuerdo con la respuesta dada por las instituciones europeas a la crisis financiera, a la que calificó de "coordinada", aunque no de "unitaria". "Es chocante que estén acudiendo a los mercados y haciendo operaciones de préstamo tres instituciones al mismo tiempo: el Banco Central Europeo, el Banco Europeo de Inversiones y la propia Comisión. Las tres compiten entre sí perjudicándose unas a otras", argumentó.

El eurodiputado abogó por fijar unas reglas para el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, porque si no se coordinan las acciones de unos y otros "aquellos que trabajen beneficiarán a los que no trabajen". Para finalizar su intervención García Margallo lanzó una advertencia a la Comisión: "Se nos pide la colaboración del Parlamento para el programa de la Comisión: la ha tenido siempre. Y si la Comisión hubiese hecho caso de las advertencias que venimos haciendo desde 1999 en repetidos informes que no han seguido la Comisión ni, concretamente, el señor McCreevy, otro gallo nos cantaría ahora".

Por otro lado, Carmen Fraga, del Partido Popular Europeo recordó que algunas propuestas en materia de pesca han acumulado tanto retraso que lo que hace falta es un calendario de trabajo cerrado que permita conocer a los diputados las cuestiones que se abordarán en esta legislatura, y explicó que aunque en el documento presentado por la Comisión el "Libro Verde para la Reforma de la Política Pesquera Común "se destaca como prioridad, en realidad, esto constituye "el comienzo de un debate que no llegará a término hasta el año 2012".

Añadió que cuestiones como los acuerdos de pesca o la necesidad de transponer a la normativa comunitaria las recomendaciones de las organizaciones regionales de pesca deberían figurar en el programa legislativo, y recordó que el futuro de la acuicultura europea o la propuesta sobre los descartes son temas que "aparecen y desaparecen como un fantasma de los calendarios de trabajo de la Comisión", por lo que confió en que se presente un calendario ajustado de previsiones para el año 2009 que tenga en cuenta estas "reiteradas peticiones" del Parlamento Europeo.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.