LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

11/08/2022. 05:21:58

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Las firmas de todo el mundo sortean la crisis con ingenio

Despachos de Abogados: lo que no nos mata, nos hace más fuertes

Legal Today

Los despachos anglosajones han visto venir primero la crisis Las firmas españolas se preparan para sortear los escollos financieros y, antes que cruzarse de brazos, han tomado las medidas para capear el temporal

El primer trimestre del año ha confirmado lo que veníamos anunciando desde tiempo atrás: el desplome del mercado financiero. Se trata de una reducción drástica en el número de deals corporativos realizados en terreno español con relación al mismo periodo del año anterior. Lógicamente, uno de los grandes afectados ha sido el sector jurídico dedicado a asesorar las grandes operaciones empresariales.

Lo que no nos mata nos hace más fuertes

Por su parte, los despachos legales estadounidenses y británicos padecen los efectos de la recesión desde hace meses. España no podía ser la excepción a una tendencia de alcance mundial. Hay algo que no se puede negar a los americanos, y es la audacia con la que enfrentan las borrascas económicas. El espíritu emprendedor de Estados Unidos –pioneers– es su signo distintivo. Lo mismo se puede decir de sus abogados. Los grandes despachos de Los Angeles o Nueva York son un ejemplo. Las firmas anglosajonas han visto venir la crisis primero. Y ya han reaccionado. Antes que cruzarse de brazos o cantar loas a la profesión han tomado las medidas necesarias para capear el temporal. Asesoramiento a capital extranjero, fondos soberanos de inversión, las nuevas normas nacionales e internacionales contra el calentamiento global, renovación estratégica de corporaciones, entre otras muchas otras áreas, serán los nuevos nichos de mercado de los lawyers mientras dure el invierno financiero en Wall Street. No queda otra alternativa. Thomson Financial anunció hace pocos días que, a nivel mundial, el valor de las transacciones ha decaído en un 24 por ciento durante los primeros tres meses del año en comparación con el mismo periodo en 2007.

La prestigiosa revista americana New York Law Journal señala que los primeros signos de la debacle financiera vieron la luz el pasado verano en Estados Unidos. En una entrevista a Frederick S. Green, socio codirector del área de Fusiones y Adquisiciones de Weil Gotshal & Manges, el directivo señala que las entidades de crédito empezaron súbitamente a ser más escrupulosas en la concesión de créditos, síntoma inconfundible de enfermedad económica. Al igual que en España, el mercado del Derecho americano no ha hecho más que confirmar los pronósticos más pesimistas.

Thomson Financial hace una importante observación: el capital de riesgo ha sido una de las víctimas más recurrentes de la desestabilización económica. Estos fondos constituyen una de las causas primordiales del reciente auge de grandes operaciones corporativas en España, tal como señalan los datos de la Asociación Española de Capital-Riesgo. En consecuencia, el empuje brindado por esta fórmula de inversión también ha catapultado el éxito experimentado por las firmas españolas durante los últimos años, al ser el mundo de los deals el principal escenario de crecimiento del Big Law ibérico.

Las Nuevas Oportunidades

Sin duda alguna, la novedad en el barrio son los fondos soberanos de inversión (FSI). Durante la primera crisis derivada del affaire de las hipotecas basura, no fue ni la Reserva Federal ni el Departamento del Tesoro americano quien acudió al rescate de un Wall Street en llamas. En absoluto. Fueron los fondos soberanos quienes apagaron el incendio. Nada menos que vehículos de inversión controlados por gobiernos de países con excedentes fiscales, deseosos de invertir en operaciones más rentables. Desde entonces, nombres como China Investment Corporation, Temasek Holdings o Abu Dhabi Investment Authority se han apoderado de los titulares de los principales medios económicos. Según datos del Peterson Institute for International Economics, estas entidades manejan cerca de 3 billones de euros en activos. Campeones del mundo financiero americano como Citigroup o Merrill Lynch encontraron una fuente de ansiada y necesaria liquidez en estos fondos de inversión. Las grandes firmas de Manhattan hacen fila para asistir a estas entidades de inversión mientras realizan sus compras en el mercado bursátil.

En terreno español se habla ya de la importancia que tendrán los FSI en la recuperación de la economía. Abu Dhabi y otros entes similares tienen ya importantes negocios en este país. Por la disponibilidad de liquidez y por su conducta reciente, estos fondos se asemejan mucho a las entidades de capital de riesgo, que como ya dijimos significaron mucho para las grandes firmas ibéricas. No obstante, el recelo político despertado en la clase política de Bruselas y Washington ha puesto en vilo el desembarco de estos buques de capital. El origen estatal de este dinero hace temer motivaciones políticas en sus maniobras. Particularmente si tomamos en cuenta que la mayoría proceden de naciones no democráticas. La OCDE, el FMI, el Departamento del Tesoro estadounidense o la Comisión Europea, todos se encuentran estudiando esquemas de regulación que permitan un control de este tipo de inversiones. Hasta que no se dé una respuesta definitiva, y se establezcan parámetros adecuados, no veremos la realización del verdadero potencial de los FSI.

Por otra parte, los abogados estadounidenses se lanzan en pos de importantes oportunidades en el mundo de la protección ambiental. La preocupación de los gobiernos por el calentamiento global ha motivado una gran producción de regulaciones técnicas que afectan a la industria. Esto es un llamado implícito a los juristas para que brinden su asesoría a las compañías, ayudándolas a desentrañar estas normas. También se valora el potencial del mercado de los cupos de emisiones contaminantes, lucrativo universo en el que muchas fortunas se empiezan a amasar. La gran cantidad de inversión en las economías emergentes, quienes ahora se presentan como fecunda tierra para el capital norteamericano, constituye otra de las posibilidades que las firmas estadounidenses pretenden explorar.

En fin, los profesionales del Derecho de Madrid, Bilbao o Barcelona deben estar atentos a las movidas de los abogados estadounidenses. La tierra de las oportunidades es un ejemplo a seguir en todos los ámbitos empresariales. La industria jurídica no es ni será la excepción. Pero, ¿quién sabe? Quizá algún día seremos nosotros los que marquemos el ritmo. Como señala el otrora zar financiero de la mayor potencia mundial, Alan Greenspan, en su reciente obra autobiográfica: "la capacidad de adaptarse a la adversidad constituye una parte esencial de la naturaleza del hombre. Ello es lo único que en verdad nos permite ser optimistas sobre el futuro, aún en tiempos difíciles". En efecto, a los abogados, lo que no nos mata, nos hace más fuertes.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.