LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

09/08/2022. 12:22:24

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Gestionar el talento

Legal Today

Se habla mucho, y es necesario, de la gestión del conocimiento. Pero no hay que olvidar que el fin último de todo es la persona, tanto en el despacho, porque hay una serie de empleados que pasan muchas horas, como fuera, ya que todo se hace por y para el cliente. Por ello, es interesante que cada uno de los escalones, ya sea grande o pequeño el despacho, tenga una idea clara de cuál es su función, cuáles son sus espacios de mejora, y qué ámbitos no le conciernen en absoluto. Atribución de funciones con inteligencia emocional, se podría decir. ¿Cómo lo ve?.

Gestionar el talento

Poner a cada persona en su lugar, evitar interferencias y clarificar funciones es algo básico en cualquier equipo de trabajo.

El que, posteriormente y de manera voluntaria -o impuesta si hay períodos de vacaciones-, unos tengan que asumir tareas de otros, es asunto aparte.

Lo fundamental tras elegir un colaborador para un negocio es ponerle en su lugar natural. Las complicaciones llegan si es un joven, con escasa experiencia, aunque quizá con una buena formación y, fruto también de sus naturalidades inseguridades personales, no es fácil intuir dónde puede rendir más.

Angelo DeNisi, una persona muy acreditada en lo que a gestión de equipos profesionales se refiere, comenta al respecto que "seleccionar la gente correcta es importante, pero también es muy importante lo que hacemos con ellos. Todas las organizaciones tratan de atraer a la mejor gente, pero las que lo hacen mejor son las que sacan el mejor rendimiento". Matiza, además, que "lo más importante es la motivación dentro del trabajo, y saber antes qué queremos de la gente para poder gestionarla adecuadamente".

En un despacho de grandes dimensiones, cada empleado puede sacar adelante el trabajo como le han enseñado, y luego él ha ido entendiendo. Sin embargo, en uno más reducido, la individualidad desaparece, y todos los actos, gestos y palabras confluyen en los clientes. El empleado toma un protagonismo y una personalidad muy fuerte, porque personifica el despacho.

Por ello, el socio es despachos de más dimensiones, o el dueño en los más pequeños, o familiares, está últimamente tomando una dimensión humana más compleja que antes, dado que está verificando, con hechos, que pequeños ajustes de funciones redundan en un ambiente más distendido en el día a día, que afecta positivamente, al final, en la facturación.

¿Quién había dicho que la abogacía era monótona?.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.