LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

07/10/2022. 17:49:40

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Hacia una nueva legislación europea contra el cambio climático

Legal Today

Los ecos de las bajas temperaturas y nevadas que estamos viviendo en España parece que no han llegado a Bruselas. La Unión Europea quiere adoptar antes de que termine el año una nueva legislación, más restrictiva y de carácter vinculante, para lograr alcanzar el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un veinte por ciento para el año 2020. En las últimas semanas, las comisiones parlamentarias encargadas de los diferentes informes sobre el tema fijaron su posición sobre las propuestas realizadas en el mes de enero por parte de la Comisión.

Hacia una nueva legislación europea contra el cambio climático

El paquete legislativo sobre cambio climático que prepara la Unión Europea busca acelerar el logro del objetivo comunitario de reducir las emisiones contaminantes en un veinte por ciento, y aumentar en la misma proporción el uso de energías renovables. El tiempo apremia, y la Unión Europea quiere concretar su compromiso convirtiéndolo en legislación antes de que comiencen las negociaciones para un acuerdo internacional que sustituya al Protocolo de Kyoto.

Desde hoy hasta el 12 de este mes tendrá lugar una Conferencia sobre cambio climático de la ONU en Polonia, en la que se evaluarán los progresos realizados a lo largo de 2008 y se buscará un nuevo acuerdo internacional que debería concretarse en 2009, en Copenhague.

El 4 de diciembre se celebrará un debate durante la sesión plenaria del Parlamento Europeo en Bruselas en la que los eurodiputados, la Comisión y el Consejo analizarán el curso de las negociaciones. El paquete legislativo será también objeto de análisis en el Consejo Europeo de los días 11 y 12 de diciembre en Bruselas. Después, la Eurocámara someterá la propuesta a votación durante el pleno que tendrá lugar entre el 15 y el 18 de diciembre en Estrasburgo.

En este sentido, existe ya una propuesta de Directiva comunitaria sobre energías renovables desde enero de este año. Ahí, se invita a los Estados miembros de la Unión Europea a presentar planes de acción en este área a nivel nacional y se prevén normas comunes relativas a procedimientos administrativos, conexiones eléctricas y garantía de origen de la energía. También se propone un sistema para asegurar la sostenibilidad medioambiental de los biocombustibles y lograr reducir las emisiones de gases contaminantes.

En la actualidad, la utilización de energías renovables varía desde el cero por ciento de Malta al 39 por ciento en Suecia; situándose la media comunitaria en el 8,5 por ciento.

En caso de que la proporción media en la UE llegara al veinte por ciento del total, como se ha planteado, se podrían ahorrar entre seiscientos y novecientos millones de toneladas de dióxido de carbono al año, según estimaciones de la Comisión Europea. También se calcula que se podrían crear hasta un millón de puestos de trabajo en el sector.

El ponente del tema de las energías renovables en la Eurocámara, el eurodiputado luxemburgués de Los Verdes Claude Turmes, considera que se avanza en la dirección correcta, pero detecta puntos débiles; y se opone a las plantas de biofuel. Su informe al respecto de la propuesta de Directiva fue aprobado por la comisión de Industria del Parlamento Europeo el pasado septiembre.

Turmes, miembro de la comisión parlamentaria de Industria, Investigación y Energía, considera que "el objetivo del veinte por ciento para el año 2020 supone ir en la dirección correcta". Sin embargo, apunta la existencia de problemas relacionados con el sistema de "garantía de origen" de la energía, debidos a su juicio a su "débil fundamento legal". Es más, en su opinión "se pondrían en peligro los actuales planes nacionales de apoyo a la energía renovable". "Necesitamos desarrollar un texto que dote de garantías a las inversiones en renovables", asegura.

El eurodiputado subraya que "podría sacarse mucho más partido a la biomasa europea", concretamente a través de centrales eléctricas que utilizaran biocombustibles, en lugar de carbón. Con ello, a su juicio, se podría ahorrar tres o cuatro veces más dióxido de carbono.

El ponente defiende, por el contrario, los objetivos de reducción de emisiones por países previstos en la propuesta de la Comisión (con los que se lograría una reducción media en la UE del veinte por ciento), asegurando que "han sido muy bien definidos" y alertando acerca de que "el Parlamento Europeo no debe convertirse en un lobby de intereses nacionales, sino defender el interés europeo".

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.