LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

12/08/2022. 16:24:36

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Reportaje

La crisis de Bear Stearns, ¿afectará a los despachos españoles?

Legal Today

En Estados Unidos podrían tambalearse los cimientos de la próspera industria jurídica Los abogados españoles esperan las consecuencias de la tormenta

The Wall Street Journal, The Economist y un sinnúmero de revistas especializadas  afirman que algo raro -y peligroso- está pasando en el mercado legal de los Estados Unidos. Se estima que luego de un ritmo sostenido de seis años de crecimiento a un promedio del 10 por ciento, los abogados corporativos de Los Ángeles o Nueva York tendrán menores ingresos durante 2008. La crisis económica también parece apoderarse del otrora impasible universo legal.

Hace pocas semanas la prensa americana advertía de los primeros malos síntomas en el sector de las grandes firmas de abogados estadounidenses (Ver: La Crisis de los Corporate Lawyers). Gran parte de los despachos jurídicos líderes en los mercados bursátiles han visto descender el volumen de sus transacciones durante este semestre. Lo mismo sucede con los conglomerados dedicados a la titularización hipotecaria y otros ámbitos financieros ligados al mercado inmobiliario.

Para Nate Raymond, experto en el mercado jurídico norteamericano, la reciente compra por parte de JP Morgan de la entidad financiera Bear Stearns podría añadir aún más preocupaciones al ámbito de la abogacía empresarial. Raymond asegura que importantes asesores de la talla de Dennis Block, principal consejero legal de Bear Stearns, perderán grandes oportunidades por el efecto dominó de la debacle financiera. Muchos pesos pesados de la abogacía en Estados Unidos también han salido afectados por la crisis, como es el caso de Cadwalader, Wickersham & Taft; Dechert, y Thacher Proffitt. Estas firmas han tenido que deshacerse de una parte esencial de su plantilla de asociados especializada en temas financieros. Ello resulta especialmente alarmante si consideramos que hasta el año pasado, según Thomson Financial, tanto Tatcher Proffit como Cadwalader ganaron fabulosas cantidades de dinero asesorando en operaciones de titularización de activos.

The Economist también muestra preocupación por el futuro de la industria jurídica, tanto en Estados Unidos como en Reino Unido. Sin embargo, a pesar de la falta de optimismo en ciertos sectores, la publicación londinense señala que los grandes despachos del mundo anglosajón estiman que sus pesares serán compensados por su apuesta en los mercados emergentes de Asia. Los altos precios de los insumos energéticos y las materias primas aseguran que el flujo de transacciones corporativas y financieras irá en aumento en países como la India o China. Saben, además, que en esas tierras se confía en el prestigio y experiencia de los abogados anglosajones, señores absolutos en el mundo de los grandes deals.

¿Afectará la crisis a los abogados españoles?

Es muy difícil, por no decir imposible, hacer un análisis certero del impacto real de la crisis financiera estadounidense en territorio español. Sin embargo, no cabe duda de que una de las razones fundamentales del boom de los despachos españoles lo constituyó el auge de la operaciones empresarias (M&A, OPA´s, etc.) durante los últimos años. De acuerdo con Practical Law Company, a partir de las reformas de liberalización del mercado de capitales dictadas desde Bruselas, los asesores legales de este sector no han hecho más que robustecerse. En este contexto, los capitales de riesgo han tenido un papel fundamental en la dinamización del mercado bursátil y empresarial. Según el informe de la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo, "Impacto económico y social del Capital Riesgo en España 2007", estos fondos de inversión han sido básicos para la reactivación económica del sector privado durante el año 2006. Ello dio un impulso indirecto a los profesionales del área corporativa-financiera.

El gran crecimiento de las áreas corporativas y financieras de despachos como Clifford Chance, Uría Menéndez o Garrigues es, en parte, consecuencia del auge relacionado a estos fondos de inversión. Mientras se propaga el virus de la desconfianza, en España se advierte ya la paralización de las grandes operaciones de capital riesgo. ¿Sentirán los grandes despachos las secuelas de este huracán? Es muy probable, aunque siempre las secuelas negativas se verán frenadas por los negocios que no tienen relación con el mundo anglosajón.

A primera vista, los ciclos de prosperidad de las firmas americanas y españolas coinciden en su evolución reciente. Al igual que en terreno estadounidense, los abogados españoles experimentaron un grave descenso en 2001. Sin embargo, los últimos años han sido de extrema bonanza para el Big Law ibérico y norteamericano. El 2006 fue un año de prosperidad sin precedentes en España, con un alza del 21 por ciento en volumen de facturación de servicios jurídicos. El 2007 también trajo una estupenda cosecha. Un reciente informe de Hildebrandt International y Citi Private Bank brinda un profundo análisis de los principales inconvenientes en el futuro próximo para las firmas americanas, pronóstico que también puede ser aplicado parcialmente al terreno español. De acuerdo con el documento, si bien existen términos de comparación con la crisis del sector en 2001, esta vez las condiciones son muy distintas. Más que distintas, peores.

Sin embargo, según datos de Citi Private Bank Law Watch, la diversificación geográfica, fenómeno que empieza a tomar fuerza en España, serviría para capear el temporal. Ello se suma a la capacidad de los grandes despachos de compensar la falta de actividad en ciertas áreas concentrando esfuerzos en otras, aprovechando la coyuntura adversa para reforzarlas. Y es que toda crisis abre oportunidades: procesos de ejecución de hipotecas, declaraciones de banca rota, nuevas regulaciones, etc. Según dicho análisis, los más vulnerables serán, si las condiciones empeoran, las firmas de menor tamaño, así como los eslabones más débiles de todo despacho: los abogados júnior.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.