LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

09/12/2022. 03:57:34

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Los abogados europeos se lanzan en pos del American Dream

Legal Today

"Un nuevo fenómeno se cierne en el cosmos empresarial trasatlántico: la "euroinvasión" "Los jeques corporativos de París, Madrid o Frankfurt se lanzan en pos del American Dream" "Es imprescindible que los despachos españoles empiecen a plantearse una estrategia que permita captar los beneficios de ese flujo de inversión"

La economía de EEUU está enferma. Durante los últimos años y meses, el coloso norteamericano ha visto cómo se devalúa su moneda frente a un euro cada vez más fuerte. Éstas son también malas noticias para los exportadores europeos que pierden competitividad. Sin embargo, la precaria condición del dólar podría significar a su vez una importante oportunidad para los inversores europeos dispuestos a salir de shopping empresarial por Los Ángeles, Oklahoma o Nueva York. Un nuevo fenómeno se cierne en el cosmos empresarial trasatlántico, una tendencia que Moisés Naím ha bautizado como la “euroinvasión”: Corporate Europe haciendo grandes inversiones en Corporate America, incluso trasladando sus centros de producción.

Los abogados europeos se lanzan en pos del American Dream

El editor de Foreign Policy explica el creciente flujo de inversiones de Europa a Estados Unidos, en términos de influencia. El traslado de su capacidad productiva permitirá a los europeos conquistar ese mercado de 293 millones de consumidores, produciendo in situ. Además, los euroentrepreneurs podrán exportar al resto del mundo desde suelo norteamericano y, aunque resulte paradójico, "algunas empresas descubrirán que es más rentable venderle a Europa desde afuera que desde Europa misma".

Sí, los jeques corporativos de París, Milán o Frankfurt andan en busca del American Dream. Una moneda fuerte es normalmente sinónimo de solidez económica. Es la manera cómo el mundo manifiesta su confianza. Sin embargo, para los exportadores locales, la elevada cotización del euro es también sinónimo de la subida del precio de sus productos en el extranjero. La única solución pasa por emigrar hacia tierras lejanas, donde el dinero vale menos. No obstante, adicionalmente a la coyuntura económica actual, Estados Unidos ofrece significativas ventajas. Tiene un marco legislativo muy favorable a la legislación extranjera, altos niveles de seguridad jurídica y mano de obra capacitada. Más aún, los costes salariales son mucho menores y el precio promedio de la energía es sensiblemente más barato que en Europa. El panorama es inmejorable. Por algo Washington es el principal emisor y receptor de inversión extranjera directa (FDI) del mundo. Más del 70 por ciento de la inversión extranjera directa proviene de Europa.

Hay quienes acusan la debacle que vive actualmente Estados Unidos como el comienzo del fin de su hegemonía económica global. Se equivocan, minusvaloran el potencial de esta nación. Como señala Fareed Zakaria, autor del libro "The Post-American World", si bien el coloso de occidente tiene nuevos resto por delante, existen razones para creer que su futuro económico es brillante. El articulista estrella de Newsweek International señala que aquel país tiene grandes ventajas en la actualidad: A diferencia de Europa, Norteamérica cuenta con una población joven, con una alta tasa de natalidad, alimentada principalmente por el colectivo inmigrante. Por otra parte, si bien es cierto que en varios sectores industriales ha sido superado por empresas extranjeras, en materia de tecnologías de punta, como la nanotecnología, ese país lidera por una enorme diferencia. Adicionalmente, en Estados Unidos se encuentran los mejores centros universitarios del mundo, la elite intelectual y científica de la orbe entera ansía ser formada en sus instituciones educativas. En definitiva, hay gente joven, están en la vanguardia de los sectores industriales del futuro y cuentan con la mejor educación que el mundo puede ofrecer.

Bien es cierto que, hasta el momento, el grado de integración de las economías española y estadounidense no es muy intenso. Según cifras del Ministerio de Industria español, Estados Unidos recibe el 5 por ciento de la inversión española en el extranjero. El dinero proveniente de Madrid representa apena el 0.4 por ciento de la FDI que recibe Washington, cantidad quince veces menor al promedio francés. Las cifras también demuestran un incremento progresivo del flujo de inversión Madrid-Washington durante años reciente. Lo más probable, dada la articulación económica trasatlántica de hoy, es que los empresarios españoles pronto empiecen a desembarcar masivamente en tierra norteamericana, tal como los están haciendo italianos, franceses y alemanes.

Los ejemplos son muy numerosos. Un titán como la compañía aeronáutica EADS, auténtica joya de la corona europea, se encuentra desesperada por abrir plantas de producción en Estados Unidos. La robustez del euro parece sofocar a esta empresa, cada céntimo que sube en su cotización implica mayores costes de producción. Por su parte, el gigante alemán de la tecnología, ThyssenKrupp, ha invertido miles de millones de dólares en el estado de Alabama. La francesa Alston ha puesto la mira en Tennesse. Y es que los gobiernos estatales de la Unión compiten entre sí por mostrarse más atractivos para el capital extranjero. Estados periféricos como Iowa o Montana ofrecen importantes incentivos fiscales. Hay que destacar que lo más interesante de la "euroinvasión", como apunta Naím, es que no sólo involucra a empresas de gran magnitud, sino además a entes corporativos medianos e incluso pequeños.

La abogacía española analiza el nuevo norte del dinero europeo. No en vano, Cuatrecasas ha organizado un evento para dialogar sobre "Estados Unidos: una gran oportunidad de negocio para las empresas españolas". En dicha cita se tratará sobre las cuestiones jurídicas relacionadas al proceso de invertir en Estados Unidos. Por su parte, los despachos más importantes de España cuentan con presencia en Estados Unidos. Garrigues tiene una sede en Nueva York, al igual que Cuatrecasas y Uría Menendez, entre otras grandes firmas ibéricas.

Toda crisis económica abre oportunidades inesperadas. Eso lo sabe cualquier analista legal. Reconocer y aprovechar las puertas que se abren, eso es otra historia. Las tormentas financieras cambian la ubicación del dinero. Lo hemos seguido hasta China, incluso en África y en la propia Europa. Esta vez el capital se prepara para cruzar el Atlántico. Los bufetes españoles deben estar ahí para recibir a las empresas ibéricas. No basta con tener presencia en las capitales económicas y financieras como Miami o Nueva York, es preciso tener presencia en los estados de la periferia, cada vez más importantes como destinos del capital internacional. No es una tarea fácil, en Estados Unidos la profesión jurídica se regula a escala estatal, y las regulaciones relativas a la apertura de oficinas de asesoría legal difieren mucho de un estado a otro. En algunos casos las leyes son muy permisivas con los abogados extranjeros y en otros supuestos se respira un aire de alto proteccionismo con respecto al ejercicio de la abogacía. Urge que los despachos españoles empiecen a plantearse una estrategia que permita captar los beneficios de este flujo de inversión.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.