LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

19/08/2022. 03:48:14

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿Menos empresas en apuros?, ¿la cosa repunta?

Legal Today

El crecimiento de los concursos se desacelera levemente en los seis primeros meses del año y da señales de haber tocado techo. Eduardo Luis Sebastián de Érice, socio de Cremades & Calvo Sotelo, razona que  antes de que estallase la crisis "muchas empresas asumieron una deuda excesiva, basada no en su capacidad de pago actual sino en una expectativa de crecimiento, que a la postre no se ha producido".

La evolución de los concursos de acreedores en España parece que empieza dar algunas señales de cambio de tendencia. Entre enero y junio de este año el número de insolvencias cayó un 2% (73 menos que en el mismo periodo de 2009) aunque se mantiene todavía en cifras significativamente altas con 3.015 concursos, según el Baremo Concursal que trimestralmente elabora PricewaterhouseCoopers a partir de la información publicada en el Boletín Oficial del Estado.

Un abogado feliz chocando a otro

El análisis realizado por PricewaterhouseCoopers revela que en los seis primeros meses de este año los concursos se están estabilizando y, por primera vez, desde el inicio de la crisis económica empiezan a aparecer datos intermensuales negativos.

Sin ir mas lejos, en marzo y abril, el número de concursos declarados descendió un 7% y un 18%, respectivamente.

Para Enrique Bujidos, socio responsable del Área de Reestructuraciones de PricewaterhouseCoopers, "aunque debemos tomar estos datos con cautela y quizá sea pronto para confirmar un cambio de tendencia, de mantenerse esta línea estimamos que a finales de 2010 se habrán registrado 5.500 concursos, un 6% menos que en 2009, donde se batieron record históricos".

Eduardo Luis Sebastián de Érice, socio de bancario y financiero en Cremades & Calvo Sotelo razona sobre los datos que "hay que comparar también el número de sociedades mercantiles extinguidas en España en 2009, que ascendió a 21.505 en 2009 y 23.071 en 2008 (según el informe estadístico publicado por el Registro Mercantil Central para el año 2009), desde algo mas de 12.800 en 2005.  Son empresas que han cerrado, en vez de someterse a un procedimiento concursal, lo que pone de manifiesto la destrucción de tejido empresarial en España desde el inicio de la crisis".

Por comunidades autónomas, destaca el ligero descenso pero, en definitiva, descenso del número de insolvencias en algunas comunidades como  Cataluña -cae un 6%-, Madrid (-1%) o el País Vasco (-9%), aunque las dos primeras siguen siendo las que registran mayor actividad.

Otras como Cantabria (-37), Murcia (-23%), Baleares (-26%), Asturias (-24%) y Andalucía (-14%) caen hacen de forma más pronunciada. 

Por el contrario, destaca el importante incremento de las insolvencias publicadas en Galicia -crecen un 26% hasta las 185-, Canarias -aumentan un 78% hasta los 98-, y Valencia, con 465 y un incremento del 14%.

Los sectores de la construcción e inmobiliario siguen representando el 36% de todos los procesos incoados entre enero y junio de  2010. No obstante, el número de concursos en la construcción cayó un 10% en este periodo (de 745 a 672) mientras que el inmobiliario creció un 12% (de 366 a 410). La crisis parece estar afectando a nuevos sectores como son los de transporte, sanidad y servicios que aumentan un 74%, 69% y 19%, respectivamente.

Le hemos preguntado a Eduardo Luis Sebastián de Érice acerca de dependencia de España del ladrillo, ¿ha sido excesiva, o bien se puede atribuir a un paso necesario en una economía que despegó muy fuertemente? (y las personas que progresan necesitan una casa). Nos comenta que "lo que sé es que muchas empresas han asumido una deuda excesiva, basada no es su capacidad de pago actual sino en una expectativa de crecimiento, que a la postre no se ha producido.  Esto se ha producido no solo en el sector inmobiliario, sino también en el sector del consumo. La diferencia es que en el sector del consumo quizás el peso de la deuda no es tan grande como en el sector inmobiliario"

En cuanto al tamaño de las empresas concursadas, el valor del activo promedio de estas compañías aumentó considerablemente en los seis primeros meses de este ejercicio, pasando de 6,7 a 7,6 millones de euros (13%).

Este crecimiento se debe, según explica Enrique Bujidos,  "a la llegada a concurso de compañías que han estado inmersas en procesos de refinanciación lo que en su  momento les permitió dar cierta continuidad al negocio, y que se están convirtiendo hoy en procesos fallidos".

El número de empleados afectados por las empresas en concurso ha disminuido considerablemente -un 20%- en 2010 en relación con el primer semestre de 2009 (de 61.665 a 49.243).

Las cifras absolutas de empleados afectados por concursos siguen siendo una parte muy pequeña de los trabajadores que han perdido su empleo. Además. el 75% de las empresas que han entrado en concurso en lo que llevamos de año contaba con una plantilla inferior a 50 empleados.

¿Es efectiva la Ley Concursal? De ello hemos hablado hace dos días con el abogado alemán Michael Pluta, quien se mostró escéptico por dos vías: las empresas acuden tarde al concurso, y la normativa tiene espacios de mejora.

Se lo hemos preguntado también a Eduardo Luis Sebastián de Érice. El socio de Cremades & Calvo Sotelo piensa que la Ley Concursal no es efectiva: "no lo es para los supuestos fines para los que fue aprobada, que es la reestructuración de empresas por una falta de liquidez". Puntualiza que "hay empresas que abusan del concurso para disfrazar que está en quiebra, que debería estar en liquidación por el grave desfase patrimonial que sufren. La Ley concursal carece de los incentivos a deudores y acreedores para cooperar y rescatar con viabilidad a una empresa insolvente".

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.