LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

05/12/2022. 22:52:13

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Análisis

¿Por qué la Justicia dejó libre a un pederasta?

Legal Today

Santiago del Valle, el principal sospechoso por la muerte de la niña onubense Mari Luz Cortés, eludió ir a prisión por abusos sexuales a pesar de arrastrar dos condenas firmes. Todo ello cambió la noche de este jueves, cuando ingresó en prisión por orden de la juez que investiga la muerte de Mari Luz. El presunto asesino había sido capturado al menos dos veces por la Policía pero fue puesto en libertad. Hoy, su suerte ha cambiado.

Santiago del Valle siempre se libraba de la cárcel. Una serie de despropósitos judiciales impidió que la condena por abusos a su hija de cinco años y otra posterior por tocamientos a una niña de nueve, se llegaran a ejecutar. Las dos sentencias, dictadas por sendos juzgados sevillanos, suman una pena de cuatro años y nueve meses de prisión que el ahora detenido nunca cumplió. Nunca las cumplió.

Este miércoles se han abierto dos investigaciones con el objeto de conocer el motivo por el que el presunto asesino no fue apresado por los delitos cometidos en el pasado. El Servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judicial ordenó la apertura de una investigación sobre la actuación del Juzgado de lo Penal 1 de Sevilla en la ejecución de la condena impuesta a Del Valle por los abusos a su hija. A su vez, la Fiscalía de Sevilla ha ordenado averiguar los presuntos fallos de los Juzgados de lo Penal 1 y 4 que ocasionaron que el acusado no fuera a prisión.

¿Por qué había un pederasta suelto?

El 31 de diciembre de 2005, la Audiencia de Sevilla hizo firme la condena de dos años y nueve meses de prisión dictada tres años antes contra Del Valle por abusar de su hija entre 1998 y abril de 1999, además de una inhabilitación de la patria potestad durante seis años.

El Juzgado de lo Penal 1 de Sevilla decretó la ejecución de condena en enero de 2006, pero el abogado del acusado pidió la revocación de esta orden. Dos meses después, en marzo de 2006, el juez rechazó la petición de la defensa y dictó una orden de averiguación de domicilio y paradero, la que, según fuentes jurídicas, fue enviada a la policía. La descoordinación y falta de trabajo conjunto, ha desembocado en que la Policía, el Ministerio del Interior y el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, lo nieguen.

En efecto, no figura en las bases de datos de Policía y Guardia Civil ni orden de averiguación de paradero ni mandato de busca y captura. Fuentes policiales informaron al periódico Público que "en el caso de recibir una orden de averiguación de paradero, como la que, según fuentes judiciales, se emitió en este caso, deben comprobar dónde vive el investigado y punto. En el caso de Gijón, así se hizo. Si hubiera habido orden de detención, lo hubiéramos visto. Aparece en rojo". La descoordinación es tan grande que ninguna de las instituciones consultadas quiere dar su brazo a torcer. Nadie tiene la culpa. Por ahora.

Dadas las circunstancias, el acusado y su mujer tuvieron todo el tiempo del mundo y libertad para mudarse a Gijón con bártulos y culpas, sin orden de detención que los detuviese en el camino. Al parecer, la elección del nuevo destino tenía un motivo macabro: una niña de 13 años. Del Valle había contactado con ella a través de un anuncio en la revista Telenovela. El hombre se hizo pasar por una adolescente y así  logró entablar amistad con ella.

Una vez allí comenzó a rondar la casa y el instituto de la niña llegando a amenazarla para que mantuviera relaciones sexuales con él. Tras la denuncia de la familia de la menor, la policía le detuvo en noviembre de 2006 y un juez decretó una orden de alejamiento.

Para entonces, Del Valle contaba ya con otra condena de dos años de cárcel dictada en diciembre de 2004 por abusar de una niña en Sevilla. Al no tener antecedentes firmes, el juez le concedió una suspensión provisional de la condena durante tres años. Si en este plazo no volvía a delinquir, Del Valle se libraría de entrar en la cárcel.

Buscado por estafa, no por abuso

Del Valle y su mujer regresaron a Sevilla después de recibir la orden de alejamiento y se instalaron en una chabola junto a un centro comercial sevillano. La cadena de fallos judiciales se consumó unos meses después: en abril de 2007, la Policía recibe una orden de busca y captura dictada contra Del Valle por un juez de Gijón. Nada relacionado con los abusos a menores; el juez le acusaba de estafa por intentar vender un piso alquilado. La policía lo detuvo y le puso a disposición judicial. Pero el hombre quedó en libertad. Una vez más. A finales de 2007, la pareja se trasladó a Huelva. Se alojaron en la que había sido la casa de los padres de él.

La sorpresa llegó días después de la desaparición de Mari Luz. Las primeras investigaciones tras la desaparición de la pequeña convirtieron a Del Valle en el principal sospechoso. La policía lo detuvo en Granada, a donde había huido con su mujer. Le interrogaron y fue puesto en libertad. En el ordenador de la policía no constaba ninguna deuda pendiente con la justicia. Tecnología manda.

El Gobierno se pronuncia

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró hoy, con relación al hecho de que el asesino de la niña Mari Luz estuviera en libertad a pesar de tener dos condenas anteriores por abusos sexuales, que todo apunta a que se ha producido un "terrible" y "trágico error judicial". Además, pidió prudencia hasta "esclarecerlo" dado que se ha abierto una investigación al respecto y precisó que recaerá "todo el peso de la Ley sobre los responsables", tal como informa Europa Press.

De la Vega precisó que "todo apunta a que parece un terrible error judicial", admitiendo que el sistema "no ha funcionado", que ha habido un "fallo" y apostando por trabajar de forma "inmediata" para que no vuelvan a ocurrir "estos fallos" que consideró "excepcionales". En este sentido, explicó que la ley tiene "mecanismos suficientes" para garantizar que el sistema funcione y que se eviten situaciones como la que se ha producido.

En su opinión, "estamos ante un hecho muy grave que hay que esclarecer hasta el final,  hay que exigir responsabilidades también hasta el final y hacer recaer todo el peso de la Ley sobre los responsables".

Por ello, quiso dejar claro que el Gobierno "respalda" todas las actuaciones adoptadas por la Fiscalía de Sevilla y "respalda y respaldará" todas cuantas medidas se adopten por el Poder Judicial para el esclarecimiento de los hechos y la fijación de "todas, absolutamente todas las responsabilidades".

Ya en prisión

La jueza del Juzgado de Instrucción número 1 de Huelva ha decretado en la noche del jueves prisión incomunicada para Santiago del Valle y su hermana Rosa acusados del asesinato de la pequeña Mari Luz Cortés, informaron fuentes de la investigación.

Del Valle, además, deberá cumplir una condena de dos años y nueve meses, impuesta por el Juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla, por otro delito de abusos sexuales contra su hija. Mientras tanto, la comunidad entera se pregunta hasta cuándo tendremos que soportar descoordinaciones que para algunos se convierten en reprimendas y para otros significan, como en el caso de Mari Luz, un encuentro con la muerte.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.