LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

26/11/2022. 13:13:09

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

10 consejos antes de informatizar el despacho…incluido el “work at home”

Legal Today

El trato fiscal favorable en IRPF e IS es uno de los mejores incentivos para dar a los empleados la posibilidad de trabajar desde casa.

El día 31 de diciembre, el BOE publicaba el ‘Real Decreto-ley 20/2011 de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público’, en el que se establece la ampliación hasta el 31 de diciembre de 2012 de la vigencia de la Disposición Adicional Vigésima Quinta de la Ley 35/2006 del IRPF, según la cual los gastos e inversiones efectuados por las empresas entre los años 2007 y 2012 para habituar a sus empleados en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), cuando dicho uso sólo pueda realizarse fuera del lugar y horario de trabajo, se consideran gastos de formación profesional y, en consecuencia, tienen trato fiscal favorable.

Una mano y una bola del mundo

El Gobierno sigue apostando por la contribución a la incorporación de los hogares españoles a la Sociedad de la Información a través del programa Hogar Conectado a Internet (HCI), y en época de recortes ha decidido mantener los incentivos fiscales en relación con la entrega por parte de las empresas a sus empleados de equipamiento informático y conectividad para su uso personal desde el hogar.

Cuando una empresa decide poner en marcha un programa HCI, ofrece a sus empleados la posibilidad de adquirir equipamiento informático con conexión a Internet como parte de su retribución bruta. De ese modo, el empleado, además de conseguir un precio de base mejor que el del mercado, se ahorra la parte proporcional correspondiente al IRPF (entre un 24,75% y un 52% del precio del equipo informático, con carácter general).

Por su parte, la empresa obtiene una deducción en el Impuesto sobre Sociedades que puede alcanzar hasta el 2%, además de estar contribuyendo a la capacitación tecnológica de sus profesionales en plantilla.

Ahora que hemos dicho las ventajas van los consejos

1.-Autodiagnóstico. Analizar la situación de partida, qué métodos se utilizan para gestionar todos los procesos del negocio y qué áreas o procesos se quiere mejorar (ventas, atención clientes, relación con proveedores, distribución, gestión).

2.-Experto asesor. Elegir un asesor o consultor independiente especializado en TIC, a ser posible local y cercano, que valore las tecnologías o aplicaciones más adecuadas para cubrir las necesidades de su empresa y conseguir los objetivos marcados. A partir de este punto, el acompañamiento de este asesor es clave en el resto del recorrido.

3.- Alcance y objetivos. Para que la tecnología a implantar sea la adecuada (por funcionalidades, costes, potenciales ampliaciones, etc.) hay que definir exactamente los objetivos que se desea conseguir (reducción de costes, aumento de las ventas, expansión geográfica, etc.), el alcance del cambio a introducir y los recursos que se pretende destinar al proceso.

4.-Elección de solución y proveedor. En función de las necesidades de su empresa, las áreas que se pretende modernizar y los factores a tener en cuenta en la elección de la tecnología a utilizar (costes, vida útil, posibilidad de mantenimiento, actualizaciones…), el asesor le planteará el tipo de solución más adecuada y los proveedores que la pueden implantar.

5.-Estrategia de implantación. Para que los cambios se realicen de forma ordenada y controlada, evitando paralizar el normal funcionamiento del negocio, la implantación debe realizarse por fases, contemplando los diferentes aspectos a los que afectarán los cambios.

6.-Adecuación de la empresa. Es necesario tener previstas las necesidades, los recursos y los servicios que se van a necesitar para acometer la implantación, para tener todo listo cuando llegue el momento de iniciar el proceso de cambio.

7.-Formación. Una vez implantadas las herramientas, para que éstas sean eficaces es imprescindible que todas las personas de la empresa que estén involucradas o trabajen en el área tecnificada se formen para saber utilizarlas correctamente y sacarles el máximo rendimiento.

8.-Adaptación al cambio. La adaptación de la empresa al cambio en los procedimientos debe hacerse de forma progresiva. Hasta que los trabajadores terminen de familiarizarse con las nuevas formas de hacer, la empresa funcionará empleando también la antigua metodología, fijando unos tiempos concretos para que sea sustituida definitivamente.

9.-Análisis de resultados. Realizado por completo el cambio, es necesario dejar pasar al menos un semestre, o un año, hasta analizar si se han alcanzado los objetivos propuestos y si la implantación de tecnología ha proporcionado ventajas competitivas importantes para la empresa (más agilidad en las operaciones, menor coste, ahorro de tiempo…).

10.-Valoración de abordar otras áreas de negocio. Si la experiencia de implantación y los resultados obtenidos han sido positivos, la empresa puede plantearse acometer otras mejoras relativas a otras áreas, o bien fijarse nuevos objetivos. En ese caso, el recorrido vuelve a empezar, como si fuera un bucle, comenzando por analizar el punto de partida y definir la meta a la que se quiere llegar. De este modo se puede ir, progresivamente, avanzando en el grado de tecnificación de la empresa.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.