LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

27/11/2022. 00:41:15

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Código de conducta para hacer tu contenido viral

Periodista jurídica

Internet y las redes sociales han venido a revolucionar el marketing y la comunicación, creando nuevos conceptos, nuevas formas de trabajar y nuevas estrategias para exponerse y competir por los clientes en todos los sectores económicos. En este panorama surge con fuerza el llamado marketing viral. Esta técnica se basa en la expansión de los contenidos propios a través de redes sociales, blogs, foros, enlaces, etc. aumentado así el reconocimiento hacia la marca y creando opiniones favorables hacia ellas.

Dibujo de varios muñecos interconectados

Al igual que un virus – de ahí su nombre – este tipo de estrategias permite que un contenido se pase de una persona a otra, se propague y llegue rápidamente a una gran cantidad de clientes. Si las recomendaciones de los amigos o de la familia han sido siempre uno de los principales criterios a tener en cuenta en los procesos de compra, con Internet, esas recomendaciones pueden multiplicarse y ampliarse hacia lugares geográficos y temporales que no creíamos posible, de ahí que ésta estrategia se oriente hacia ese objetivo. En definitiva, el marketing viral supone crear un boca-boca virtual que permita multiplicar nuestros clientes potenciales y los beneficios que obtenemos.

El sector legal no es ajeno a esta nueva práctica, si bien es necesario subrayar que los despachos de abogados y profesionales jurídicos se encuentran aquí con una complicación extra: la dificultad de transmitir el lenguaje jurídico. Como señala Lucía Sicre, de Sicre Comunicación, "lograr que los internautas hagan clic en un contenido jurídico tiene, como poco, doble de mérito que en otro tipo de textos. ¿Por qué? Porque se trata de un material necesariamente técnico, inevitablemente complejo y muchas veces de interés particular, no general".

Muchas ventajas, un inconveniente

Sin embargo, y pese al esfuerzo extra que supone, lo cierto es que este tipo de marketing puede presentar múltiples ventajas para los despachos que, en plena vorágine competitiva por atraer cliente, pueden encontrar en la viralidad de sus contenidos uno de sus mejores aliados. Y es que, en este contexto de plena crisis económica, una de las principales ventajas que aporta esta estrategia de marketing es que se trata de una técnica con un coste muy reducido: la base sobre la que se sustenta es el contenido que el despacho genera por sí mismo y más allá del tiempo y del esfuerzo que es necesario dedicarle – y que no es menor – no requiere un desembolso inicial. Además, es Internet y fundamentalmente, los usuarios, los que transmiten y comparten los contenidos generados por nosotros mismos, por lo que es una estrategia fácil de llevar a cabo, y sin coste significativo.

Ahora bien, como cualquier estrategia de marketing, el asesoramiento de un profesional experto en este ámbito es imprescindible si se quiere extraer todo el potencial de esta técnica, por lo que deberá integrarse dentro de nuestra estrategia de marketing general. Y es que de nada sirve apostar por esta técnica si atraemos visitas hacia la página web del despacho pero ésta no está adaptada para convertir los visitantes en clientes o si, por el contrario, nuestro blog no está bien estructurado y resulta difícil de visualizar. Es necesario recordar que el marketing es un todo, y sólo de mano de profesiones y expertos en esta materia pueden lograrse los resultados esperados.

Un segundo gran beneficio es el por qué se realiza esta estrategia: da reconocimiento a tu marca, mejora y amplia tu reputación y nos consolida en el mercado. Éstos son los principales objetivos que persigue la viralización de nuestros contenidos. Con otra consecuencia asociada además y es que se aumenta el tráfico hacia nuestra marca y por tanto, se accede a un mayor número de clientes potenciales y futuros consumidores. Todo un lujo en los actuales tiempos de crisis del sector legal.

No obstante, es evidente que esta práctica tiene también una serie de aspectos negativos asociados. A los problemas para medir los resultados reales que esta técnica puede generar para los bufetes, se suma un factor determinante: la viralidad puede hacer aumentar el tráfico hacia nosotros, pero también de forma negativa. El contenido virtual puede no sólo proporcionarnos nuevos clientes, sino detractores y por tanto, podemos llegar a perjudicar nuestra marca por lo que es muy importante controlar el mensaje, el canal y los destinatarios. Y sobre todo, ser capaces de reaccionar ante posibles "crisis", que nos permitan tiempos de reacción óptimos y sobre todo, seguros para el despacho.

Pero lo que es evidente es que el saldo entre aspectos positivos y negativos arroja un resultado favorable para el primero. Y es que el marketing viral es hoy ya una fuente de ingresos para los despachos de abogados y una técnica muy extendida en otros sectores (por ejemplo, todos podemos recordar los videos de publicidad de grandes compañías que por cada Navidad se hacen famosos, o varios videos de Youtube que han alcanzado millones de visitas).

No obstante, su implementación requiere de planificación y de seguir el siguiente código de conducta para que sea un éxito para tu despacho.

5 pasos en tu código de conducta

    1. Crea valor: éste es el dogma fundamental. Sólo si a través del contenido que generas – post, tweeds, comentarios, etc.- eres capaz de generar valor atraerás y te diferenciarás de tus competidos y crearás una imagen de experto que, por supuesto, derivará en mayores compras de tus servicios. De otro forma, por mucho que generes contenido, lo compartas, o incluso, lo viralices,  éste llegará a ojos del cliente como vacío y no producirá los resultados esperados ni el retorno de la inversión.

    Como indica Lucía Sicre, según un estudio realizado por la revista The New York Times sobre las principales motivaciones que llevan a las personas a consumir contenido (leer, compartir, retwittear o recomendar), se encontró que el 94 por ciento considera en primera instancia si la información que va a compartir es de valor y utilidad para los demás.

    2. Contenido: la primera pregunta está claro, ¿de qué escribir o qué contenido generar para crear valor? Esa es una de las preguntas fundamentales a los que se enfrentan los abogados cuando se enfrentan al folio (o tweet) en blanco. La respuesta es fácil: sólo se ha de hablar de aquello que seamos especialistas, de aquellos que nos pueda diferenciar de nuestros competidores y nos conecte de forma directa con futuros clientes. ¿Nos dedicamos a los divorcios? Pues hablemos de los problemas legales más frecuentes que se plantean en estas situaciones; ¿eres especialista en penal?, habla de los que los pasos que deben seguir las familias en caso de acusaciones de esta índole, y así un largo etcétera del que puedes extraer grandes temas que ayudarán a la viralización de los mismos y te acercará a tu público objetivo.

    Un truco pasa por unir tus conocimientos a la actualidad: como señalan desde Sicre Comunicación, el mundo del Derecho es técnico por necesidad y quizás menos atractivo a simple vista por lo que es importante "que liguemos nuestros contenidos con la actualidad, que nos convirtamos en fuente experta a base de comentar una sentencia reciente,  una nueva ley o un proyecto en debate". En segundo lugar, conviene que nuestros post sean los más generalistas posible y en general, aprovechar la viralidad de otros asuntos para aportar nuestro granito de arena. Con ello, llegaremos a un público mayor y atraeremos su atención.

    Y por supuesto – y esto para el sector legal es fundamental – cuida el lenguaje: nada de hablar en término estrictamente jurídicos, porque entonces el comentario no se entenderá y no se compartirá. Habla para tu público y acércate a él. El marketing viral no es más que una nueva posibilidad de mantener una conversación abierto con los clientes así que aprovéchala y no la desperdicies.

    3. Frecuencia suficiente, pero no agobiante. La frecuencia es también una de las preocupaciones de los abogados: lograr el equilibro entre no caer en el olvido de Internet pero tampoco aburrir a nuestros clientes con las permanentes actualizaciones. Ni hay que publicar todos los días ni por qué marcar un calendario en sentido estricto pero sí hay que planificar. De nada sirve si conseguimos que un post sea muy difundido si estamos desaparecidos los siguientes meses. Cualquier acción de marketing -el marketing viral incluido- requiere del medio-largo plazo y de constancia.

    4. Usa trucos. Existen pequeños trucos que pueden facilitar que un contenido que generes sea compartido más veces y con más éxito. Un primer truco consiste en la introducción dentro del texto de ciertas palabras clave que logren que el contenido esté bien posicionado dentro de los buscadores (ya sabes que los consumidores no suelen pasar de la segunda página de los resultados del buscador).

    Otra segunda recomendación pasa por crear enlaces entre tus propios artículos, que te permitirán una mayor difusión de los contenidos y mayores enlaces a la página web del despacho. Por último, crea sinergias, en el sentido de aunar fuerzas: si en un artículo consultas con diferentes expertos, con fuentes variadas, nómbralas y consigue así que ellos mismos compartan el contenido, ampliarás tu radio de acción y llegarás a un público más amplio.

    Por último, implica a los miembros del despacho: que colaboren en los contenidos, los difundan y usen las redes sociales para ello, incluidos los perfiles profesionales o personales.

    5. original. La originalidad se premia en el universo online, así que atrévete con nuevas herramientas, como los videos o las presentaciones, usando imágenes llamativas o infografías trabajadas. Aportarás valor, llamarás la atención y te diferenciarás del resto. 

En definitiva, el marketing viral es hoy una de las muchas estrategias que existen para diferenciarse y especializarse, y sobre todo, darse a conocer. Los despachos de abogados, aunque tarden, han encontrado en las redes sociales y las múltiples herramientas de Internet -entre las que está el marketing viral-  una nueva ventana hacia el mundo, en el que pueden mostrarse, pueden hablar y sobre todo, pueden compartir conocimiento con clientes potenciales. Nuevas ventanas y horizontes que, de aprovecharse, pueden ser un diálogo más que satisfactorio.

Si quieres disponer de toda la información y la opinión jurídica para estar al día, suscríbete a
Actualidad Jurídica Aranzadi

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.