LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

01/12/2022. 17:52:07

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿Hombre contra máquina frente a hombre con máquina?

Director y Fundador de Leer-e. www.leer-e.es

Las nuevas tecnologías en el trabajo, ¿cuanto más actual y a la última mejor? Quizás deberíamos hacer un pequeño máster o curso acelerado de «nuevas tecnologías» y su manejo, dada la proliferación de dispositivos de los últimos tiempos… ¿o no?

Un muñeco mirando a 3 ruedas de maquinaria

La necesidad que tenemos en nuestra actividad diaria de manejo y gestión de información nos hace acudir a diferentes fuentes de información, y cada una de ellas nos la entrega de una forma, a la que nos tenemos que adaptar. Esta variedad de formatos nos va a obligar, cada vez más, a optimizar tanto la forma de acceso, como, especialmente, la forma de interactuar con la propia información, y va a ser clave para el éxito de la gestión del tiempo de todo el proceso. Con tal variedad de información y de medios de acceso, ¿sabremos elegir la mejor en cada momento? ¿Existe una solución total? ¿Me va a dar la tecnología la solución? Estas son la preguntas a las que hay que dar respuesta de la mejor forma posible si queremos ser efectivos en el trabajo y, en consecuencia, competitivos.

Los nuevos soportes digitales y la resistencia de los «antiguos» a desaparecer es algo a lo que nos enfrentamos diariamente. Más ahora, que parece que quien no tenga un tableta, un Smartphone o cualquier dispositivo electrónico de última generación está fuera de juego. Pero ¿es realmente el momento de volcarnos totalmente en los dispositivos tecnológicos?

Hay varias reflexiones que deberíamos hacer antes de lanzarnos como kamikazes a adoptar todas las maravillas tecnológicas que nos presenta el mercado:

  • ¿Está la tecnología suficientemente preparada para que «yo» haga lo que necesito hacer?
  • ¿Está la información que yo necesito disponible en la herramienta que quiero utilizar?
  • ¿Me basta con esa herramienta o quizás tengo que optar por múltiples herramientas en función del uso que voy hacer de ellas, ya que ahora utilizo varias y me parece natural?

Teniendo en cuenta que nosotros no solo buscamos información, también la almacenamos, la ordenamos, la modificamos, la transportamos y la compartimos, seguramente, como hacemos actualmente, utilizaremos diferentes tecnologías para seguir realizando estas acciones de la forma más efectiva posible.

Si ahora utilizamos el ordenador, internet, el portátil, el papel y la impresora, tendremos que llegar a sustituir estos elementos por los equivalentes en funciones, es decir, portátiles de nueva generación, 3G, tablets o lectores de libros electrónicos, o teléfonos inteligentes, o cualquier otra tecnología que estemos valorando para incorporar a nuestros sistemas de trabajo, pero que nos permita mantener la efectividad aumentando las posibilidades y las prestaciones de lo anterior, y seguramente de una forma progresiva y lógica.

Ante este escenario, donde podemos asistir en los próximos años a un remplazo de las tecnologías que utilizamos a diario por otras más potentes y efectivas, hay una cuestión que no cambiará, y somos nosotros mismos y el control que hagamos sobre la tecnología.

¿Los soportes al servicio de la persona o la persona al servicio de los soportes? Esa es la cuestión más importante cuando afrontemos cualquier cambio en nuestro entorno de trabajo.

A este respecto, creo interesante compartir esta experiencia:

¿Tú de qué tipo eres?

Hace unos días, asistiendo aun encuentro internacional entre profesionales del mundo editorial especializados en el mundo digital, y en una de las múltiples charlas organizadas, surgió esta simple pregunta de uno de los ponentes y que, lanzada en medio de una conferencia, no parecía sino una frase mas.

 Evidentemente hubo respuestas en los grupos de trabajo de todo tipo.

  • «Yo de papel, lo de toda la vida y lo mejor…»
  • «Yo muy lector… pero mucho»
  • «Yo solo leo en el trabajo… no tengo más tiempo»
  • Etc.

Lógicamente, el ponente que había lanzado la pregunta conocía ya todas estas respuestas y muchas más, pero a cada uno de nosotros nos vino, o al menos a mí lo hizo, una vez en nuestros respectivos hoteles la duda razonable del sentido de la pregunta.

¿Realmente «somos» de un tipo?

Es evidente que anteponemos una situación a las demás a la hora de encasillarnos a nosotros mismos en una categoría, y esto puede que sea justo, pero no es realista. Más en este caso, en el que estábamos hablando de lectura y lectores, con la complejidad que esto representa.

Existen tantos tipos de lecturas y lectores como entornos y situaciones tenemos a lo largo del día, y cada uno de nosotros pasamos de un tipo a otro de lectura y de lector sin darnos cuenta.

  • Lectura profesional.
  • Lectura de ocio.
  • Lectura de estudio.
  • Lectura informativa.

Sin entrar en demasiados detalles, y simplemente en un entorno profesional, también podemos ver que los tipos de lectura son variados y que unos necesitas de un soporte y otros de otro. En algunos casos necesito interactuar y modificar textos, en otros, necesitaré una lectura reposada, profunda, de concentración y de lectura más pausada, que requerirá, sin duda, de un entorno quizás mas cómodo que una pantalla de ordenador, y con el papel (ya sea tradicional o electrónico) como soporte. O bien necesitaré una lectura rápida, de ojeo, de refresco de conceptos y de matices, por lo que cualquier pantalla interactiva y conectada a internet, bien sea fija o móvil, me ayudará en esa situación.

En resumen, quizás no existe una sola respuesta a la pregunta inicial, sino que todas son ideales, cada una en su momento; el secreto es elegir la adecuada para cada trabajo que se realice.

Si le ha interesado este texto, puede leerlo, junto con otros en

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.