LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

27/09/2022. 12:42:32

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿Sigue siendo la web una herramienta eficaz?

Licenciado en Periodismo y Derecho
Master en Dirección de Comunicación Empresarial e Institucional

Tim O’Reilly acuñó en 2004 el término web 2.0 para definir “la transición de las páginas tradicionales a las aplicaciones web orientadas a los usuarios”. Siete años después, en 2011, este mismo experto afirmó que “la web 2.0 como concepto no ha muerto, pero sí que está obsoleta”. Pues bien, a día de hoy la mayoría de los website de los despachos de abogados no sólo no han implementado las posibilidades que ofrecen las “obsoletas” webs 2.0, sino que siguen presentando las características propias de las webs 1.0, sitios estáticos que se limitan a ofrecer una información permanente, en los que el visitante es un mero receptor que no puede interactuar con la página.

Términos tecnológicos

Advertimos por tanto que la cuestión planteada en el titular no puede encontrar respuesta en una afirmación categórica como un "sí" o un "no", sino en un indefinido del tipo "depende del grado de desarrollo de la web concreta". En segundo lugar, la eficacia de una web dependerá no sólo de su adjetivación numérica (punto uno, dos, tres), sino que se verá condicionada por el nivel de aprovechamiento de sus posibilidades. En este sentido nos referiremos a su adecuado posicionamiento, a la atención que el administrador de prestar a sus aplicaciones interactivas y a enlazar la web con las redes sociales.

Diga adiós a su ‘outdated web'

En la era 2.0 los consumidores de información son prosumidores (productores de información que ellos mismos consumen), que se llevarán una impresión negativa de una firma que no permite interactuar con su web. Por tanto, podemos adelantar como primera conclusión que la web 1.0 no es a día de hoy eficaz y mucho menos eficiente. De la misma forma que usted no atiende a sus clientes en chándal ni les recibe en un trastero, su web también debe reunir unos requisitos mínimos. Es una cuestión de imagen.  Si su sitio en la Red se ha quedado obsoleto, cámbielo. Tal vez se resista porque hace equis años invirtió 12.000 euros en una web entonces puntera, pero piense que las nuevas tecnologías, al igual que los electrodomésticos, están condicionadas por la  obsolescencia programada. Aunque su web siga en el servidor, la realidad es que ya no funciona. Hoy por menos de 300 euros pude contratar a una empresa que le diseñe una web 2.0 que, aunque básica, será infinitamente más eficaz que su outdated (obsoleta) web.

Google es sinónimo de posicionamiento

Consideremos que ya ha entrado en el universo 2.0; ahora es momento de planificar cómo gestionar nuestro website. La primera clave es el posicionamiento, que tiene por finalidad que nuestra web sea localizable con facilidad por los potenciales clientes. Para visualizar la importancia de una buena estrategia de posicionamiento podemos recurrir a otro ejemplo gráfico: Si en su día otorgó gran importancia a que el despacho estuviera ubicado en un lugar lo más céntrico y localizable posible, ¿por qué permite que su web se encuentre perdida en los arrabales de Internet?

Dónde y cómo posicionar nuestro sitio. Ambas cuestiones no dejan lugar al debate; en Google y con las aplicaciones de Google. Su extraordinaria rapidez y eficacia, unidas a la sencillez de uso, son las claves del éxito de este buscador, que en España cuenta con más del 90% de la cuota de mercado. Se calcula que en nuestro país se realizan cada mes en Google alrededor de 500.000 búsquedas sobre despachos de abogados.  Por tanto, si su web no existe para el todopoderoso Google, no existe en Internet. Sin posicionamiento sólo logrará visitas de quienes quieran encontrar su web, introduciendo keywords (palabras clave) tales como despacho/ abogados/ María/ Gómez. Por el contrario, el navegante que realice una busca generalista del tipo abogado/ penalista/ Madrid, nunca llegará a su web. Y no lo hará porque se calcula que las páginas alojadas más allá del segundo nivel de Google, en los 20 primeros puestos, apenas si reciben visitas.

¿Cómo posicionar nuestra web en Google? La primera solución puede ser recurrir a las empresas especializadas, que ofrecen un amplio abanico de paquetes de servicios. Los precios pueden oscilar entre los 2 y los 50 €. Eso sí, mensuales, ya que Google, como el resto de los buscadores (Yahoo, Bing…), modifica con regularidad los criterios de clasificación de sus arañas de búsqueda, que influyen en los resultados de las páginas en su buscador. Sin trabajo de mantenimiento, una página posicionada en el quinto puesto puede verse dos meses después relegada al duodécimo.

Si decide hacerlo por su cuenta, deberá acudir en primer lugar a las herramientas para webmasters de Google (http://www.google.com/intl/es/addurl.html), donde deberá introducir la dirección de su página web para indexarla (agregarla a la base de datos del buscador para que aparezca en los resultados de búsquedas del mismo). La web quedará posicionada en el buscador con una determinada relevancia, sujeta a un conjunto de palabras de búsqueda. Estos términos (keywords) elegidos por usted, deben ser acordes con los contenidos y claros para el sistema de búsqueda que se utilice. La herramienta de sugerencias de palabras clave Adwords de Google puede sernos muy útil. A continuación debemos elegir el nombre de dominio y el título de nuestras páginas, que resultarán claves a la hora de obtener un mejor posicionamiento. Es recomendable que el dominio contenga las keywords elegidas, ya que "abogados-mercantilistas.com" siempre obtendrá mejores resultados de búsqueda que "despacho-gonzález.com". Utilice como en el ejemplo guiones medios, ya que los buscadores no tienen capacidad para separar las palabras por sí mismos.

Aproveche las aplicaciones web

Nuestra web puede disponer de múltiples aplicaciones. Sin embargo, todas ellas serán ineficaces si no explotamos la principal: aprovechar su capacidad para transmitir un mensaje (en esto no hay diferencia con respecto a la web 1.0). A menudo las web de abogados confunden mensaje con contenidos porque carecen de una  estrategia previa de marketing. De hecho, a día de hoy ya existen empresas especializadas en marketing jurídico. De qué sirve afirmar que "tenemos los mejores profesionales" cuando todo el mundo los "tiene". Lo más importante es plasmar los elementos que hacen a su despacho diferente y saber comunicar qué beneficios va a obtener el cliente si le visita o contrata.

En cuanto a las aplicaciones, lo más conveniente es optar por una web autogestionable que le permitirá como administrador realizar cambios y actualizaciones sin necesidad de conocimientos de lenguaje HTML y sin contratar ningún servicio de mantenimiento. A través de un panel de control privado podrá hacer de su portal un sitio dinámico al que podrá subir noticias, textos, imágenes… e incluso crear nuevas páginas. Una aplicación muy útil es el buzón web, destinado a recoger los comentarios, sugerencias y, sobre todo, incrementa las posibilidades de que un potencial cliente decida ponerse en contacto con usted.

Un aspecto que debe tener muy en cuenta al contratar una nueva web es que sea flexible, es decir, con capacidad para adaptarse a distintos dispositivos de lectura, como tabletas, smartphones, etc., así como a diferentes resoluciones de pantalla. Las webs no adaptables dificultan la lectura correcta por parte de los usuarios en otros dispositivos distintos al PC.  Su utilidad es manifiesta, ya que el uso de estos gadgets se está extendiendo rápidamente.

Enlazar nuestra web a las redes sociales

Hasta hace pocos años la web era la principal plataforma de comunicación en Internet. Lejos de conllevar su fin, la irrupción de las redes sociales debe ser aprovechada como una oportunidad inmejorable para las webs 2.0, por las posibilidades que ofrecen para multiplicar las visitas a nuestro portal. Donde antes sólo había una comunicación emisor-receptor, Twitter, Facebook o Google + permiten abrir un diálogo directo y participativo con infinidad de potenciales clientes. Si antes el objetivo era lograr un gran número de enlaces a nuestra web desde otros portales,  hoy se imponen los "me gusta" de Facebook, y el tráfico de tweets y seguidores en Twitter.

Enlazar los contenidos con las redes sociales requiere un feedback entre ambas herramientas. En el caso de Facebook, el primer paso consiste en conectar nuestro sitio con esta red. Existen varias formas de hacerlo, si bien la más habitual es colocar un  icono para que los visitantes puedan acceder a su muro de Facebook. A continuación debemos conectar Facebook a nuestra web, para lo que podemos utilizar herramientas como Facebook Widgets, mediante el que también podremos compartir contenidos en Facebook.

En cuanto a Twitter, esta red social ha emergido como una de las herramientas de difusión más valoradas por los usuarios. Su principal cualidad y la razón de su éxito es su sencillez, tanto de uso como de registro. Como en Facebook, conectar nuestra web con Twitter posibilitará que nuestros visitantes nos puedan seguir en esta red social, a través de la que podremos  difundir en 140 caracteres contenidos (tweets) de nuestra web. A tal fin existen varias herramientas como el plugin Webnode, que permite integrar con facilidad el botón de Twitter en la web. De igual forma, podemos compartir los contenidos de nuestra web en Twitter, para lo que tenemos a nuestra disposición herramientas como TweetMeme, que permite crear un enlace a la red social.

A modo de resumen podemos afirmar que la web sigue siendo una herramienta útil, siempre y cuando seamos capaces de aprovechar al máximo su potencialidad.

Si le ha interesado este texto, puede leerlo, junto con otros en

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

RECOMENDAMOS