LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

06/12/2022. 22:12:45

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Carnicer, el Pacificador

Rafael Domingo
colaborador de Legal Today

El autor sostiene que, ante la crisis desatada por la huelga de los funcionarios de justicia, es preciso lograr que las partes en conflicto lleguen a un acuerdo de renuncias mutuas, de realismo y sentido común.

Carlos Carnicer, Presidente del Consejo General de la Abogacía Española, no es un hombre de queja fácil. Por el contrario, allí donde ha encontrado un problema, no ha dudado en tomar el toro por los cuernos. Precisamente por ello, Carnicer se ha propuesto, con gran tacto y visión de gobierno, facilitar una solución viable a la huelga que desde hace meses eclipsa nuestro horizonte judicial. Y puede lograrlo.

En un orbe jurídico en el que es fácil, muy fácil, perder la perspectiva por el objetivo del mes o el caso concreto, los grandes consensos que precisa una administración de justicia de un país del primer mundo corren el riesgo de ser banalizados e incluso liquidados en pro de móviles políticos o económicos. Cuando ello sucede y el tráfago de nuestras peripecias diarias nos impide reaccionar, es bueno confiar en un puñado de instituciones que se mantienen en guardia, vigilando que las aguas vuelvan a su curso y que la calidad de nuestra justicia no descienda a niveles infrahumanos. El CGAE, en este sentido, está cumpliendo con su deber.

Es la profesión entera la que tiene que reaccionar ante la evidente politización de la justicia española. Y el CGAE, de la mano de su presidente, nos da un gran ejemplo. No podemos ser los convidados de piedra de un conflicto sin fin, en el que dimes y diretes amenazan convertirse en una guerra de guerrillas, en una especie de talibanización jurídica de baja intensidad. Basta de acusaciones mutuas. Hay que sentarse a dialogar. Y cerrar los pestillos y tirar las llaves, como sugiere Carnicer, con todo el sentido común del mundo. Sólo así lograremos un acuerdo realista, de renuncias mutuas, en el que los grandes favorecidos sean los hoy perjudicados: los usuarios de la justicia, los abogados, los ciudadanos.

Carnicer tiene razón: hay instituciones que tienen una función social, que no pueden quedarse con los brazos cruzados y que en tiempos de tormenta han de mediar. Provocar el diálogo, incluso forzarlo. Sólo así se resuelven los entuertos. De lo contrario, seguiremos persiguiendo fantasmas en el desierto de la incomunicación. ¡Nada más contrario al Derecho con mayúsculas!

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.