LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

22/05/2024. 12:56:50

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Clientes extranjeros

Abogada especializada en Derecho de Extranjería

Isabel López Ramos

¿Cómo son los ciudadanos de otros países que solicitan hoy en día nuestros servicios profesionales en la materia que más les afecta?

Viendo las estadísticas, parece que el éxodo de extranjeros de España es más que evidente.

En las asistencias letradas del turno de oficio en 2014, el 66% lo fueron para el turno penal, y sólo el 7% para extranjería.

Al menos las cifras dicen lo que muchos pensábamos: que extranjero y criminal no son conceptos que vayan tan de la mano como se pretendía hacer creer.

Las designaciones para abogados del turno de oficio en materia de extranjería han decrecido un 93% en los últimos cuatro años, y en las guardias de extranjería se ha asistido a 28.000 personas foráneas en el año 2010, y solamente a 9.600 2014.

Con los datos en la mano, pues, está claro que la "tarta" de los clientes de otras nacionalidades se ha reducido a "pastel".

Sin embargo, a los profesionales que llevamos  años dedicándonos a la extranjería estos datos no nos asustan. Durante un tiempo, los extranjeros buscaban asesoramiento y solución a sus problemas en las redes a su alcance. Los problemas eran relativamente sencillos: tramitar, regularizar, recurrir…Es cierto que muchos se han marchado, por tan diversos motivos que sería imposible recogerlos todos aquí, pero con un denominador común: la tarta que había en nuestro país también se ha convertido en un pastel. Con una escalofriante situación de desempleo y crisis económica, unida a los recortes, los ciudadanos se van, nacionales y extranjeros; Y cuantas menos posibilidades y derechos, en mayor número.

Los clientes de extranjería, los que aún están, los que han llegado, los que quieren llegar, buscan en estos tiempos un apoyo legal especializado. Muy especializado. Ya conocen el funcionamiento de las Administraciones, saben de la burocracia y han padecido todas sus trabas, que en esta materia siguen apareciendo en forma de cambios atropellados, interesados y políticamente manejados tanto en España como en los países de origen, instituciones europeas…Es decir,  conocen la dificultad. Y saben que sólo un buen asesoramiento les puede sacar del problema. Así que lo buscan de una forma más consciente, haciendo sacrificios económicos si es necesario para lograr el éxito en su caso.

En definitiva, los clientes extranjeros tienen los mismos problemas que los que no lo son, pero multiplicados por cien.

Por ejemplo, las sanciones se duplican para un mismo hecho, las consecuencias atañen a varias parcelas de su vida, los tiempos de resolución se alargan extraordinariamente,  la profusión de normativa y organismos implicados en cada trámite lo convierten en una yincana legal en la que el tiempo y los problemas hacen que sólo puedan enfrentarse a ellos auténticos superhéroes.

Las personas de otras nacionalidades que viven en España, tienen negocios aquí o quieren venir saben ya, por las noticias, la experiencia de otras personas y la propia, que muchas veces la coherencia de lo solicitado no existe en cuanto se pone en marcha el mecanismo legal especializado en inmigración. Y necesitan profesionales que estén al cabo de la calle, que conozcan al detalle cada solución, que se preocupen de seguir formados, que les consideren clientes de primera categoría.

Los que se quedaron cuando hace unos años vieron regresar a sus compatriotas, más rápido y en mayor número que los que habían ido llegando, apostaron por arraigar su vida en España. Los datos siguen ahí. Las solicitudes iniciales de autorizaciones de residencia son ridículas si las comparamos con las de nacionalidad española.

Los que están ya conocen el sistema.

Por todo esto, cada vez más llevo asuntos muy difíciles. Situaciones muy enconadas y problemas de todos los colores. Los encargos profesionales que llegan son de ciudadanos extranjeros que necesitan una solución legal, que jamás de los jamases será rápida, y casi nunca un camino de rosas.

Desconozco cuáles son las particularidades de los demás clientes, conozco las de los míos, y puedo decir que han sido tratados de forma muy injusta a causa de muchos intereses.

Una de las grandes ventajas con las que contamos en comparación con años anteriores es la jurisprudencia. Los tribunales españoles y europeos evolucionan, modulan y rectifican auténticas aberraciones.

Así, gracias a la actitud de muchos juzgados, la extranjería ha pasado a ser una materia en la que se aplican con mayor rigor los derechos constitucionales, sobre todo  salud (artículo 43 de la Constitución) y educación (artículo 44); y fundamentalmente determinan el control de los actos administrativos cuando la discrecionalidad de los mismos, tan necesaria, choca con los derechos e intereses de los ciudadanos extranjeros.

El control judicial de la Administración en esta materia concreta es fundamental para aplicar, por ejemplo, artículos como el 9.3 y el 103.1 de la CE y que en los expedientes administrativos se acrediten los motivos fundados de las decisiones y los actos discrecionales.

Ya no es extraño encontrar un mayor número de resoluciones judiciales de los Tribunales Contencioso Administrativo, Superior de Justicia, Supremo, Audiencia Nacional, Constitucional o Europeo referentes a esta materia; y eso hace que a los ciudadanos extranjeros se les puedan garantizar sus derechos en las mismas condiciones que a los nacionales.

«Si no quedan extranjeros», es una frase que oigo a menudo. Si la extranjería sigue siendo el mismo reducto del derecho, como escuché durante toda mi carrera profesional, los siguientes datos me llaman la atención:

En las jornadas, ponencias, cursos o foros de extranjería, las caras ya son conocidas y la coincidencia con otros compañeros a lo largo de los años es continua.

En el último Congreso de la Abogacía de Málaga, extranjería fue una de las secciones de mayor interés. La presencia de personalidades de China y Rusia contó con el mayor número de asistentes a su ponencia; en ella se contemplaron las trabas burocráticas que existen a la hora de obtener la residencia en España y que preocupan, por ejemplo, a la comunidad rusa a la hora de invertir.

 Por otro lado, hace unos días, en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid había lleno en la inauguración de la Sección de Extranjería, con cóctel a su término, algo que solía estar reservado a los actos de mejor acogida mediática.

Los clientes se merecen todo el esfuerzo y buen hacer por parte de las personas que tenemos la responsabilidad de ayudarles a solucionar sus conflictos. Y quieren soluciones que les permitan seguir desarrollando su vida dentro de nuestras fronteras.

Tenemos muchos medios para conseguirlas, pero son más exigentes, en la misma medida que en el caso de los clientes no extranjeros. Pero ellos han pasado muchas pruebas, y ahora saben que protestar, recurrir, pelear, es mejor que retornar o cumplir instrucciones impuestas sin todas las garantías legales.

A mí siguen pareciéndome unos valientes. Ahora, además, los siento más decididos a pelear. Y eso es parte del cambio a mejor que vamos haciendo los que estamos en este mundo, que poco a poco y de forma legal estamos quitándole el envoltorio de submundo con el que otros, desde la ignorancia, siguen considerándolo.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.