LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

18/08/2022. 00:01:44

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Derecho de la música. Festivales de música. El puzzle jurídico

DOMINGO MONFORTE Abogados Asociados.

He elegido este título porque, ciertamente, organizar un festival de verano de música en vivo de uno o varios días o fin de semana, requiere de una labor interna jurídica no visual pero tan sustancial y relevante como el sonido. Y es un puzzle formar el festival combinando y ensamblando jurídicamente todas las piezas para que al final pueda celebrarse con todas las garantías y seguridad que el evento reclama.

La primera pieza es la contractual: revisión de los contratos, previsión de disputas por derechos de imagen… Un festival implica firmar múltiples contratos para conformar el cartel. Macrofestivales como Arenal Sound o el Medusa de Valencia, que marcan la fecha en el calendario de los seguidores de la música electrónica cada año, cierran alrededor de 1.500 contratos al año además de lo coyuntural que los complementa: acuerdos comerciales, patrocinadores, empresas de servicios, influencers, o food trucks.  Todo debe ligarse manejando dos conceptos jurídicos muy presentes en la responsabilidad civil y el derecho contractualista: previsibilidad y evitabilidad con la que se dan respuesta contractual jurídica y administrativa a comportamientos que pueden tener una correcta solución prevista y pautada contractualmente, evitando el aumento o incremento del riesgo.

Fan Fan Fest (Madrid) se canceló dos días antes de celebrarse por desacuerdos entre la organización y el recinto; Primavera Sound tuvo problemas de masificación y largas colas en las barras de bebida; mientras que Capital Fest (Talavera de la Reina) está recibiendo denuncias de los asistentes por no contar con suministros suficientes en plena ola de calor. Otras citas recién llegadas como el Boombastic Festival cambiaron de localización una semana antes de celebrarse, trasladándose de la Caja Mágica de Madrid al municipio vecino de Rivas; mientras que en el festival O Son do Camiño se cayó un escenario en pleno montaje, dejando seis heridos.

La figura del promotor es clave. Sobre él recaen todas las facultades de decisión pero también la responsabilidad universal del evento, de forma que será quien elija localización, habilitación de licencias, contratación y aseguramiento de la mano de juristas expertos que luego comenzarán la revisión y desarrollo de los contratos con los artistas. Y ello entre una dispersión de normas con cierta asimetría según las distintas comunidades autónomas y municipios, dado que se adolece, en materia de organización de espectáculos, de una regulación de ámbito nacional: exigencias de seguridad en el montaje y estabilización del escenario que cumpliendo la normativa luego deben acomodarse a las exigencias contractuales resueltas con los artistas que puede comprender aparataje y medios instrumentales, unido a la formación del cartel, tipografía posición y relieve que deben ocupar los artistas, que es la gestión de egos con una mediación psicológica que escapa en ocasiones a la comprensión jurídica.  Siendo determinante la cesión de imagen que se traslada con la perfección del contrato, no pudiendo con los meros tratos preliminares de negociación, lanzar la propuesta artística, utilizando la imagen del grupo o cantante.

Se ha generado en torno a la promoción de conciertos estructuras jurídicas que conforman sociedades llamadas holding. El anglicismo proviene del verbo inglés to hold que, según el diccionario de la Universidad de Oxford, significa, entre otras cosas, poseer. Así, la empresa principal posee el control de las subordinadas, que tienen personalidad jurídica propia pero no de decisión. En lenguaje cervantino, nos remitiremos al artículo 42 de nuestro Código de Comercio, donde encontramos la definición y algunas obligaciones de la empresa dominante.  La forma en la que la sociedad dominante, a la que se llama sociedad holding, ejerce el control de la gestión de las sociedades dominadas es a través de la participación directa y de manera mayoritaria en sus capitales. Esto facilita la dirección unitaria de todo el grupo, con sus consecuentes ventajas en la planificación, que será global, así como en la coordinación intraempresarial de actividades, como es el caso a nivel internacional de Live Nation que, al margen de ser una promotora, es la propietaria de Ticketmaster.com que, según su web, es líder global de venta de entradas para eventos. Como promotora, Live Nation produce más de 20.000 espectáculos al año por todo el mundo. Esto implica el trabajo de más de 2.000 artistas internacionales. Planet Events es una promotora española que surgió en 1999 y de la cual tienen participaciones tanto Live Nation como el Grupo PRISA.

La industria de los macro festivales tiene un impacto estimado en la economía española de 5.000 millones de euros al año. Fenómeno social del verano, tras dos años de suspensión obligatoria, se reinicia  una tendencia que ya venía en alza hasta que la pandemia la colapsó. La industria de la música en directo aspira este verano a romper su propio techo y revolucionar el ocio al aire libre.  La plataforma Fan Music Fest, que contabiliza y promociona este tipo de eventos en España y Portugal, tiene registrados 628 festivales a lo largo del año 2022, independientemente de su duración.

Lo que hace realidad que la fama alcanza el aplauso del que vive mucha gente.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.