LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

14/04/2024. 15:43:41

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¡Dios bendiga al TJUE!

Profesor de Investigación del CSIC

A. J. Vázquez Vaamonde

Una vez más el TJUE sanciona a la más alta magistratura y reconoce que la justicia es el sentido común escrito. Si algo es nulo produce efectos ex tunc como diáfanamente dice el art.1303 CC: Declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato, con sus frutos, y el precio con los intereses, salvo lo que se dispone en los artículos siguientes, que exceptúan lo dicho si la víctima tiene algo de culpa, lo cual no ocurre en este caso.

No creo que ningún profesor aprobara a un alumno que desconociera los efectos ex tunc de la nulidad o que aplicara la excepción de irretroactividad que en este caso tampoco existe, pero que son los fundamentos de la sentencia del TS de 9.05.2013 (SP/SENT/714489).

Tampoco aprobaría quien, salvando el principio de cosa juzgada, incumpliera el principio General de Derecho que establece que donde la ley no distingue no se puede distinguir para permitir a los tribunales atenuar la rotunda nulidad ex tunc que exige el art. 1303 CC.

Las presuntas doctrinas "ad hoc" progubernamentales – "affaire" Parot – debilitan nuestra fe en la no politización de la justicia, de nuevo  en cuestión por la resistencia a aceptar que como la mujer del César hay que ser honrados y parecerlo. El respeto  la justicia exige creer lo que no vemos: la Justicia. La fe se pierde con la injusticia pero también con las apariencias de injusticia. Y el ciudadano analiza racionalmente lo que ve que son las apariencias. No olvidemos la recomendación "si la sal pierde su sabor ¿quién la salará? Sólo servirá para ser pateada en el patio"

Es inexcusable eliminar toda duda para que el ciudadano no pierda su fe. Las XII tablas pretendían frenar la "ley ad hoc" del poderoso. Cuanto más reducido sea su ámbito mayor es su abuso. El TJUE nos está librado de muchos. No se entiende que nadie quiera crear estados pequeños ¿o sólo se buscan cacicazgos?

Reconforta que en humildes juzgados humildes jueces razonen de modo próximo al ciudadano justiciable y logren así que el sentido común escrito, i. e. la justicia, resurja del art. 1303 CC.

Sin minusvalorar lo intolerable de una no increíble actuación del gobierno es mayor la no increíble actuación de la magistratura malentendiendo un diáfano art. 1303 CC. Junto a ellas se alzan las de distintos y cualificados blogs jurídicos.

La prensa se hace eco en el perjuicio que significaría para los bancos tener que devolver 20.000milones de euros. No parece que le preocupara tanto en su momento que a los ciudadanos indefensos se les robaran 20.000 millones de euros.

En un Estado democrático tiene que ser tarea cotidiana de sus poderes, el legislativo, el ejecutivo y el judicial, sin olvidarnos del cuarto poder de los medios de comunicación social que son la piedra de toque de las libertades ciudadanas la defensa de los ciudadanos más desfavorecidos.

La realidad española nos demuestra la realidad no democrática: la exepcionalidad de esas defensa del más necesitado. El ciudadano se siente, y no sin razón, como una oveja para que la esquilen los "pastores" en ninguno de los cuales es "bueno" y en cambio son muchos en los que ve que lo expolian, "permiten" que lo expolien o "no ven "que lo están expoliando. Y eso que el art. 1.2 CE78 dice: "la soberanía reside en el pueblo de donde emanan todos los poderes del Estado.

Claro que todo el mundo sabe que eso es mentira, la soberanía reside en otra parte. Por lo tanto termino como empiezo. ¡Dios bendiga al TJUE!

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.