LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

03/07/2022. 02:11:06

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

El litigante debe ser como las vocales…

Profesor Universitario
Especialista en técnicas de litigación oral

Las vocales son las primeras letras que se aprenden en la escuela, estas son esenciales para aprender a leer y posteriormente a escribir. Los maestros deben buscar la forma más lúdica para que los niños las aprendan mientras juegan. Se dice que fueron los griegos a quienes se les debe la existencia de las conocidas a, e, i, o, u. Para pronunciar las vocales se debe tener la boca abierta y no existir obstrucción de la lengua, los dientes o los labios. Hay las llamadas vocales abiertas o fuertes (a,e,o) y las cerradas o débiles (i, u).

Ahora bien, ¿qué tienen que ver las primeras letras que toda persona conoce con un abogado litigante?

En lo que respecta a la “a” el abogado debe aceptar que aun cuando tenga muchos años de experiencia, posea incontables estudios y suficiente cultura jurídica; no tiene el poder absoluto de la verdad, y en consecuencia no posee un conocimiento infinito sobre todo aquello que guarde relación directa o indirecta con el derecho.

Al aceptar todo ello, sabrá que debe tener la humildad de preguntar, consultar e informarse, con aquellas personas que tienen el conocimiento que le hace falta para adelantar la defensa de la causa que le ha sido encomendad. El letrado que está posicionado como un gran profesional del derecho, sabe que hay temas que no domina, ciencias que no son su fuerte y acepta este desconocimiento con el mayor de los gustos, y por ello convierte esta debilidad en una fortaleza, pues cada vez que tiene un tema que no domina, acepta su desconocimiento en el tema y no duda en ubicar a quien si es un gran conocedor del punto.  

La “e” le exige al abogado estudiar, entrenarse, educarse, capacitarse, instruirse, o formarse; todo ello para estar mejor preparado académicamente sobre un tema. Contenido este, que será el que deberá defender en los estrados judiciales. En este sentido, el litigante buscará atesorar en su mente toda la mayor información que pueda, esto para volverse un experto en el lema y así estar a la altura de las exigencias al momento en que tenga una audiencia. Ilustrarse sobre la mayor cantidad de particularidades del caso o de las particularidades del tema a debatir, permitirán que el abogado acuda a las salas de audiencias con un vasto conocimiento de aquello que debe defender.

La vocal “i” significa que el litigante debe y tiene que investigar por su propia cuenta, y no quedarse atado o amarrado a lo que señale su contraparte. Investigar es un derecho que las normas procesales de todo el mundo les reconocen a las partes en un proceso de carácter judicial. Así el abogado litigante, debe indagar, seguir la pista o averiguar, cuáles son los supuestos de hecho qué ocurrieron, cómo demostrar o contrariar los mismos. Debe buscar la mayor cantidad de información que le permita demostrar aquello que desee probar ante un tribunal, y la clave para tener mejores y más sólidos argumentos, es investigar por su propia cuenta todo aquello que desee conocer.

La “o” demanda al abogado el tener que organizar toda la información que hubiere obtenido, bien por estudiar o por investigar una vez que hubiese estado convencido que era lo mejor que podía realizar para tener la oportunidad de ejercer una defensa técnica de su caso antes los jueces. Organizar toda la información acopiada en razón de las respuestas a las preguntas que realizó, a todo cuanto estudió, copió o apuntó. El litigante tiene que organizar todo aquello investigó para priorizar sobre lo que en definitiva usará ante el juez, y que tendrá para usar en caso de que sea estrictamente necesario.

En lo atinente a la “u”,dicha vocal le exige al litigante que su planteamiento, alegato o discurso, sea unívoco, es decir, que tenga un solo significado. Que dicho abogado esté sumamente ubicado con la información que previamente recopiló, estudió, y organizó para presentar de la manera más sustentada posible al juez su causa. El planteamiento que el abogado efectúe al juez debe ser claro, y no usar términos confusos, ambiguos, dudosos, inciertos, oscuros o confusos. Que se entienda perfectamente que es todo aquello que está alegando frente al juez, sin ninguna otra fuente de información que no sean las propias palabras del abogado litigante.

Así las cosas, si el litigante desea destacarse de sus iguales y además anhela que el juez le preste atención a su discurso; lo primero que debe saber un abogado es que el litigante debe ser como las vocales…     

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.