LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

25/09/2022. 07:53:29

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Financiación alternativa: crowdfunding

Abogado Junior
Experto en derecho mercantil/concursal y en derecho de las nuevas tecnologías

Una start up se define como una empresa emergente, generalmente con un alto componente tecnológico, cuya actividad tiene enormes posibilidades de crecimiento, en relación con la empresa tradicional, y que, además, apuesta por una idea innovadora que trata de “romper el mercado”.

Este tipo de empresas han sido bien recibidas por el público general porque ofrecen soluciones que se presentan por medio de las TIC, Tecnologías de la Información y la Comunicación. Por tanto, se trata de proyectos relacionados con el emprendimiento en un contexto de mercado moderno y dinámico.

En consecuencia, las start ups suelen afrontar grandes obstáculos durante las fases iniciales de desarrollo e implementación en el mercado. Por ello, es importante hacer una mención especial a los medios de financiación utilizados por los emprendedores para conseguir iniciar su proyecto en la mejor condición financiera posible puesto que las barreras de entrada a los mercados son el principal escollo para escalar una start up.

Por tanto, la pregunta fundamental que debe hacerse cualquier emprendedor, sobre todo si se trata de crear una start up, es: ¿Cómo reducir las barreras de entrada al mercado, y cómo mejorar mi capacidad financiera para vencer los retos que impone el mercado?

En este sentido, el sistema de financiación alternativo denominado micromecenazgo, más conocido por su término anglosajón crowdfunding, se ha convertido en una opción muy a tener en cuenta para el apoyo inicial de nuevos proyectos. Este método de financiación permite, mediante servicios de banca por internet, obtener recursos económicos en tiempo real para iniciativas innovadores. A diferencia de los medios tradicionales, con este sistema alternativo se acerca a los consumidores a las iniciativas y se potencia la creación de un vínculo constante entre emprendedores y posibles inversores.

No obstante, al igual que ocurre con los medios tradicionales de financiación, este método de búsqueda de fondos tiene ciertos requisitos para obtener un buen resultado y evitar responsabilidades. Algunos emprendedores creen que el crowdfunding es simplemente un medio “sencillo” de conseguir dinero, y que no requiere de un proceso de planificación, de un análisis cuidadoso de los diferentes elementos que hacen parte de la plataforma de recaudación, y que no exige de un compromiso total con la iniciativa.

Plantear el crowdfunding como un simple medio de exposición de ideas a través del cual se puede obtener dinero para llevarlas a término, supone pasar por alto los riesgos asociados, desventajas y problemáticas que con una buena planificación se pueden evitar. De forma que la presentación del proyecto esté acompañada por potentes estrategias de mercado efectivas que permitan conocer previamente el conjunto de expectativas y necesidades de los consumidores sobre los que se quiera impactar.

En definitiva, es un método de financiación que permite obtener fondos sin recurrir a los recursos tradicionales, lo que no significa que pueda llevarse a cabo su uso sin una adecuada planificación y asesoramiento. Su correcta implementación en una start up es un asunto que requiere de estudios de mercado y asesoramiento legal previo para evitar que sea un fracaso e incluso, más importante, que acabe generando mala reputación al proyecto y deje de ser atractivo para los inversores.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.