LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

27/06/2022. 07:15:10

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Ópera y Derecho 23

Ha nacido en Israel un niño judío llamado Jesús

Presidente de la Asociación Europea de Abogados

Ha nacido en Israel un niño judío llamado Jesús

Jesús de Nazaret, conocido como Jesucristo, nació en  Israel en la ciudad de Nazaret  el año A.C. y murió entre los años 30 y 33 en Jerusalén, capital de Israel. En ese momento Israel era, al igual que España, una provincia del Imperio Romano.

Jesús nació en el seno de una familia judía.  Fue siempre judío. No pretendió crear una religión nueva. Es un hecho histórico indiscutible que Jesús era judío y era nacional de Israel. Pese a la evidencia muchos cristianos rechazan que Jesús fuera un judío israelita.

La tradición indica que Jesús nació en Belén pero es un hecho falso. Jesús nació en Nazaret. Belén está a diez kilómetros de Jerusalén. En la actualidad está en Palestina justo después de cruzar el muro divisorio entre Israel y Palestina. De los cuatro evangelios “legalizados” dos (Marcos y Juan) indican que Jesús nació en Nazaret. Los otros dos (Mateos y Lucas) se inventan que Jesús nació en Belén para satisfacer a sus lectores judíos.

También se alteró  la fecha de nacimiento de Jesús para adaptarla a los romanos. Jesús no nació el 25 de Diciembre como cree casi todo el mundo. Esa fecha es la de una fiesta romana pagana, el Nacimiento del Sol invicto, antes solsticio de invierno. Para “vender” más la religión entre los romanos los cristianos hicieron coincidir la fiesta pagana. El cristianismo todavía hoy en la celebración de la navidad mezcla en las suculentas comidas familiares elementos paganos y cristianos. En el Evangelio de San Lucas dice que el día del nacimiento de Jesús un grupo de pastores durmieron al raso lo que choca con el invierno de Belén que es muy frío y con nieve. Se eligió esa fecha para cristianizar una fiesta pagana.

La mayor falsedad histórica de todas es atribuir a los judíos la muerte de Jesús. A Jesús le mataron los romanos en un juicio romano presidido por Poncio Pilato el gobernador de Roma en Israel, que en ese momento histórico pertenecía al Imperio Romano. La crucifixión era una especialidad de los romanos usada con los rebeldes políticos. Por otro lado, en tiempos de Jesús, las autoridades judías habían perdido la potestad de condenar a muerte. No les convenía a los cristianos  presentar a los romanos como asesinos de Jesús si querían expandir el cristianismo entre ellos. Cuando Roma abrazó el cristianismo como religión oficial del Imperio era aún más evidente que los romanos no  podían ser los que habían matado a Cristo. Por eso quedó el pueblo judío como deicida con las consecuencias terribles para los judíos que alcanzaron su nivel máximo en el holocausto.

 Es curioso que Jesús no tuvo ni tiene éxito en Israel. El porcentaje de cristianos en Israel es del 1%, casi todos ellos árabes. El 80% de la población es de religión judía y el 20 % musulmanes. El mayor profeta del mundo no fue profeta en su tierra y sigue sin serlo.

Tras la muerte de Jesús hubo dos facciones, la de su sucesor nombrado, Pedro y la de Pablo. Pedro pretendía que el cristianismo siguiera integrado en el judaísmo. Pablo, que era romano, quería crear una religión nueva que eliminara los aspectos más difíciles de “vender” del judaísmo como la circuncisión obligatoria y la alimentación Kosher. Ganó Paul. Roma se hizo cristiana. Y España siguió siendo cristiana al disolverse el Imperio Romano. Roma podía perfectamente haber abrazado la religión de su antiguo enemigo; Israel y hoy en España seríamos todos judíos.

La música inspirada en Jesús nos dado varias obras maestras…

En el siglo XVIII tenemos las Pasiones de Bach. Se conservan las de San Mateo y San Lucas. También tenemos el maravilloso “Oratorio de Navidad” y varias cantatas. Haendel nos dejó el oratorio “El Mesías” cantado en inglés. Mozart, al final de su vida,  lo adapto en una versión alemana que sorprendentemente se toca muy poco.

En el siglo XIX las obras cristianas más relevantes son la ópera “La Infancia de Cristo” de Berlioz, y los oratorios “Cristo en el Monte de los Olivos” de Beethoven y “Christus” de Liszt.

Uno de los más grandes compositores del siglo XX fue el francés Oliver Messiaen, un devoto católico. Entre sus varias piezas cristianas destacamos “Veinte Miradas sobre el niño Jesús” y “La Transfiguración de nuestro señor Jesucristo”. Una obra esencial es la “Pasión según San Lucas” del polaco  Penderecky. También merece destacarse la ópera “La Pasión Griega” del checo  Martinu.

En nuestro siglo, uno de los mejores compositores vivos del momento, el estadounidense John Adams, nos ha regalado dos piezas imprescindibles, la ópera-oratorio “El Niño” estrenada en el año 2000 en Paris y “El evangelio de acuerdo con la otra María” estrenado en 2013 en Los Angeles. Esta última es una obra maestra profundamente emocional. Aquí Adams pasa de minimalista a maximalista. .El libreto de Peter Sellars está basado en el evangelio apócrifo gnóstico  de María Magdalena. El gnosticismo es una corriente sincrética que se mimetizo con el cristianismo en el siglo III.

En relación con el derecho el aspecto más relevante es el juicio a Jesús. El abogado israelí Louis Garb en su novela “Retrial”” examina la veracidad de los relatos bíblicos usando un juicio civil en un tribunal de Londres actual.

En la imagen “El Evangelio de acuerdo con la otra María” en una reciente producción de la English National Opera.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.