LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

01/03/2024. 14:39:29

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

ÓPERA Y DERECHO 87

La bruja loreley enamora a su juez

Presidente de la Asociación Europea de Abogados

La Sinfonía n.º 14 de Shostakovich es la penúltima de su genial ciclo. Es una de las sinfonías más emotivas y originales de la historia. Fue escrita como respuesta a la invasión soviética de Checoslovaquia en 1968. Se estrenó en Moscú en 1969. La tercera parte utiliza el poema Loreley sobre una bella mujer que lleva a los hombres a la muerte. El juez se enamora de ella en el juicio y dicta sentencia parcialmente absolutoria.

El poema Loreley lo escribió originalmente el alemán Clemens Brentano en 1801. Mahler utilizó también poemas de Brentano en Des knaben wunderhorn. Es una leyenda germánica que fue perpetuada por Heinrich Heine en su poema escrito en 1823. La versión que utiliza Shostakovich es de Apollinaire (1880‐1918).

El poema trata de una hermosa mujer que lleva a los hombres a la muerte durante su navegación por el Rin. La roca de Loreley se encuentra cerca de Sankt Goarshausen, a unos ciento veinte metros de altura sobre el curso del río, entre Fingen y Coblenza. Es un sector peligroso para la navegación por sus salientes rocosos en aguas poco profundas, donde han perdido la vida muchos marineros desprevenidos. Estos hechos provocaron en las mentes populares la aparición de la leyenda.

El poema escrito por Apollinaire nos cuenta como los hombres son hechizados por una hermosa bruja. La muchacha es apresada, acusada de brujería. Después de ser azotada, es llevada frente al tribunal. Su cabellera rubia cae suelta hasta su cintura, sus ojos verdes lanzan seductores destellos. El juez que la juzga, impresionado por la preciosa criatura, le pregunta de dónde proviene su brujería, pero ella le responde que la deje morir, porque cuando sus ojos se posan sobre los hombres los arrastra a la muerte.

La hermosa muchacha debe ser quemada viva en la estaca. Pero el juez no puede condenarla, pues la belleza de la joven rubia lo tiene enloquecido. Ella continúa pidiendo que la sacrifiquen por ser una bruja. Incapaz de condenar a la hoguera a la fascinante muchacha, el juez ordena a tres caballeros que la aten y la lleven a un convento. Allí podrá arrepentirse y buscar la paz mediante la oración.

Mientras la conducen hacia el santo lugar, la muchacha les implora que la dejen subir a lo alto de la roca para ver una vez más su castillo, reflejarse en el río. Con sus ojos verdes suplicantes los cautiva y la sueltan. En lo alto de la roca su larga cabellera dorada es movida por el viento. Los caballeros la llaman: «¡Loreley, vuelve!». Entonces ve un barco navegando por el Rin, donde se encuentra su amado, que le hace señales para que venga. Loreley se lanza al río, donde se refleja su belleza, sus ojos color del Rin, sus cabellos color del sol. Loreley muere.

Los primeros versos cantados por la soprano dicen: «Había una bruja rubia que dejaba morir de amor a todos los hombres de su entorno. Delante de su tribunal la hace conducir el obispo. Antes de juzgarla ya la absuelve a causa de su belleza. Oh bella Loreley de ojos brillantes como piedras preciosas. ¿De qué mago proviene tu brujería?».

El poema Loreley es una de las partes de esta sinfonía dedicada al tema de la muerte. Aunque Shostakovich, tras muchas dudas, le dio el título de sinfonía, estamos ante un ciclo de canciones. El tema central es la muerte en diferentes situaciones. La primera y la segunda parte son dos poemas de García Lorca cantados en traducción rusa.

Shostakovich decide escribir la sinfonía tras la invasión de Checoslovaquia. La noche del 20 al 21 de agosto de 1968, ciento setenta mil soldados y cuatro mil tanques del Pacto de Varsovia —procedentes de la URSS, Bulgaria, Polonia, Alemania Oriental y Hungría— invadieron Checoslovaquia para poner fin a la llamada Primavera de Praga.

Shostakovich mantuvo siempre una actitud ambivalente frente al régimen comunista, con críticas en privado, pero sin mostrar una posición pública contraria. Fue durante varios años diputado del Soviet Supremo de la URSS. La forma de reaccionar de Shostakovich frente a la invasión fue escribir unas canciones sinfónicas sobre la muerte.

El siguiente motivo de inspiración fue el hecho de que Shostakovich estuvo hospitalizado gravemente durante un mes. Mantuvo la lucidez mental y se dedicó intensamente a leer. Entre sus lecturas de ese periodo, estuvieron García Lorca, Apollinaire y Rilke, los poetas cuyos textos tomó para la sinfonía.

La sinfonía fue estrenada en 1969 en Moscú con la dirección de su amigo judío Rudolph Barshai. Tras la muerte de Shostakovich en 1976, Barshai emigró a Israel, donde fue director de la Orquesta de Cámara de Israel. Britten dirigió en 1970 el estreno europeo. La sinfonía está dedicada por Shostakovich al propio Britten.

En el estreno moscovita estuvo presente Pavel Apóstolos, feroz crítico de la obra de Shostakovich. Tuvo un infarto durante el concierto y falleció. Curiosa muerte durante la ejecución de una sinfonía sobre la muerte.

El compositor dio gran importancia a la sinfonía comentando: «Todo lo que he escrito hasta ahora durante estos largos años ha sido una preparación para esta obra».

El link es la Sinfonía número 14 de Shostakovich https://www.youtube.com/watch?v=Yfqoz2Ys4CU

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.