LegalToday

Por y para abogados

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

03/08/2020. 20:57:57

LegalToday

Por y para abogados

La fórmula…

Profesor Universitario
Especialista en técnicas de litigación oral

La fórmula es una estructura corta que permite organizar y presentar datos en diversas ciencias. Existen las fórmulas químicas, moleculares, electrónicas, estadísticas, desarrolladas, estructurales, etc.

Utilizar fórmulas es muy común en las ciencias naturales, formales y sociales; así las cosas, es frecuente ubicarlas en la matemática, la física y la química; igualmente es recurrente ubicarlas en la informática, geometría, psicología, economía, sociología; en fin, en muchas áreas del conocimiento.

Donde no es muy común, donde nos es muy normal y donde no es muy habitual, es encontrarlas en el derecho. Sin embargo, me voy a permitir compartirles una fórmula de seis pasos, la cual no hay duda brinda excelentes resultados y con la que siempre tendrás una amplia posibilidad de salir airoso en juicio oral. Dicha fórmula es: ATPECI+PBTC+IDIAA+/-5M+ISPA+CSPS+IDCA+/-5M

El primer símbolo es «ATPECI» y significa «Arma Tú Propio Expediente o Carpeta de Investigación»

La ventaja de armar tu propio expediente es que tendrás en tu oficina todo aquello que se encuentre en la Fiscalía. Lo ideal es tenerlo en copias certificadas, esto por si acaso se llega a extraviar alguna entrevista, alguna experticia o alguna decisión, del expediente que se encuentra en poder del Ministerio Público. Frente a ello, tú podrás probar que eso que se perdió, estuvo allí pues te dieron una copia certificada, y eso deberá ser reconocido tanto por la propia fiscalía como por el juez de la causa.

Otra de las bondades que proporciona es que podrás sacar copias simples de lo que tienes y trabajar con ellas. Así entonces, podrás rayarla, marcarla, etiquetarla, realizar acotaciones, es decir, hacer lo que quieras para poder conocer mejor la causa y en ese sentido estudiarla a profundidad. Podrás ocuparte del caso en la oficina o en la comodidad de tu hogar a la hora que sea, el día que quieras.

La recomendación es pasar semanal o quincenalmente por la Fiscalía, revisar que hay, y si existe algún documento nuevo, solicitar copia de una vez para agregarlo a lo que ya tienes. El hacer esto y estar trabajando con las copias, te dará un conocimiento profundo del caso e incluso podrás ubicar cualquier declaración, decisión, experticia o dictamen pericial con suma facilidad.

Ahora bien, siguiendo con el significado de los símbolos que componen la fórmula, vamos a definir el «PBTC» el cual significa: «Prepara una Buena Teoría del Caso».

Se dice que nunca hay viento favorable para aquél que no sabe a dónde va, y así pudiera pasarte en juicio, si tú no tienes definido que es lo que deseas demostrar. Según sea tu posición, (acusación o defensa), es necesario que establezcas una historia simple, lógica y persuasiva de lo que realmente ocurrió. Todo ello, soportado, fundamentado y cimentado en los hechos y que a su vez, esta historia sea racional, verosímil, verificable, constatable; pero además (y esto es lo más importante) que la puedas probar.

La teoría del caso está compuesta por tres elementos fáctico (hechos), jurídico (derecho) y probatorio (pruebas). Todo aquello que pretendas alegar, debe estar armonizado con esta trilogía, hechos-derecho-prueba. Si tienes unos hechos que son interesantes, los cuales incluso puedes subsumir en el derecho; pero, si esos hechos no tienes como probarlos entonces solo tendrás una historia, un cuento y eso no proporcionaría nunca una sentencia a tu favor.

Prepara una teoría del caso, que sea única, sencilla, creíble, autosuficiente, coherente, breve, simple, clara, y coloca todo tu mayor esfuerzo en poder probarla. Con esto tendrás definido a dónde quieres ir, y además le mostrará al juez de una manera cómoda todo aquello cuánto deseas probar. Debes proveer al tribunal de un punto de vista convincente para que este falle a tu favor.

El significado del tercer símbolo «IDIAA+/-5» es «Interpreta un Discurso Inicial o Alegato de Apertura, más o menos en 5 minutos»

Cuando en un juicio una de las partes lee, o pasa mucho tiempo hablando, los jueces oyen, pero no escuchan, pues estos discursos caen en la monotonía, en la invariabilidad, en la repetición, y por ello son inexpresivos, faltos de calor, de sentimiento, de vivencia, de cuerpo, de humanidad.

Lo recomendable, es hacer un discurso breve, conciso y preciso; en el cual se haga uso de las técnicas de la oratoria para crear expectativas sobre lo que vendrá a continuación. Es imprescindible hacer uso de los tonos alto, medio y bajo al estar alegando, así como de las velocidades alta, media y baja al ejecutar lo propio. A la par deberás satanizar al acusado si eres fiscal o humanizarlo si eres defensor. Esto mantendrá expectante a los jueces y prestarán mucha atención a como dramatizas, vives y sientes lo que estás diciendo. Utilizar mínimo tres veces una frase, será estrictamente necesario. Trata de no pasar nunca de los 5 minutos, y para ello debes tener capacidad de síntesis, de concreción, de precisión.

Ahora bien, nos toca definir qué significado tiene el símbolo «ISPA» y esto no es más que «en el Interrogatorio, Solo realizarás Preguntas Abiertas».

El interrogatorio es el momento de acreditar ante el juez, tu teoría del caso; pero, usando las palabras de los testigos. La mejor forma de hacerlo es preguntando ¿Qué pasó? (Hechos); ¿Cómo? (Modo); ¿Cuando? (Tiempo); ¿Dónde? (Lugar); ¿Quién? (Sujeto activo); ¿A quién? (Sujeto pasivo); ¿Con qué? (Medio de comisión); ¿Por qué? (Móvil). Estás preguntas permitirán al testigo abundar en detalles, expresar de manera narrativa y descriptiva el conocimiento que tiene de los hechos que percibió a través de los sentidos. Estás preguntas son las recomendables utilizar en el interrogatorio ya que el testigo tiene posibilidad de detallar todo aquello de lo cual ha tenido conocimiento. Pregunta, pregunta; pero eso sí, pregunta de manera que le permita al testigo narrar y explicar los hechos con sus propias palabras.

Luego del interrogatorio, viene el contrainterrogatorio (si has decidido ejecutarlo), y por ello me permito referir el significado del símbolo «CSPS» y este es «en el Contrainterrogatorio Solo realizarás Preguntas Sugestivas».

El contrainterrogatorio es el momento procesal de controlar la declaración del testigo de tu contraparte; es también la oportunidad para refutar todo o parte de dicha declaración; incluso, a la par, es la ocasión para atacar la credibilidad del testigo o la credibilidad de su declaración.

Al levantarte a preguntar debes saber que no harás ni una sola pregunta que le permita al testigo explicar, razonar o fundamentar, es decir, jamás deberás pregúntale ¿Por qué? Todas y cada una de las preguntas que formularás deberán llevar dentro de su estructura, explícitamente la respuesta. Ejemplo: ¿Usted acaba de declarar que vio todo claro, verdad que sí? Si, ¿Y qué eran las 3:00 de la mañana, cierto? Así es, ¿Y que usted antes de ver por la ventana dormía, cierto? Cierto, ¿Qué lo despertaron los gritos, verdad que sí? Sí, ¿Y antes de escuchar los gritos no estaba despierto, verdad que no? No, ¿Estaba dormido, verdad que si? Si, ¿No estaba viendo el televisor, verdad que no? No, ¿No estaba leyendo, verdad que no? No, ¿No estaba haciendo otra cosa que no fuera dormir, verdad que no? No, ¿Solo dormía verdad que sí? Sí, ¿Y dijo usted, que al levantarse fue directo a la ventana cierto? Cierto, ¿No fue a otro lado antes verdad que no? No, ¿No hizo otra cosa antes de ver por la ventana, verdad que no? No, ¿Y vio bien todo lo que sucedía en la calle cierto? Cierto, ¿Usted usa lentes verdad que sí? Sí, ¿Usted usa los lentes de manera permanente cierto? Si, ¿Pero no los usa para dormir, verdad que no? No, ¿Y al levantarse no se los colocó, verdad que no? No, ¿Y una vez levantado, fue directo de la cama a la ventana verdad que sí? Si… Jamás se te ocurra preguntarle al testigo el por qué no se colocó los lentes luego de levantarse y antes de ver por la ventana. Al dejar evidenciado que se levantó y no se colocó los lentes, debes decir «No más preguntas».

El ultimo símbolo es «IDFACA+/-5M» y esto significa «Interpreta un Discurso Final o un Alegato de Clausura Argumentando más o menos en 5 Minutos». En el juicio, ha llegado la hora de finiquitar todo cuanto hubieres hecho, es el momento de hacer todo cuanto esté a tu alcance para resumir lo que aconteció en el debate oral. Este es el único instante de todo el juicio, en donde puedes argumentar. Aquí vas a decir la conclusión a la que arribas pues ya declararon todos los testigos, aquí expresarás las razones por las que deben decidir a tu favor, aquí señalarás cuál fue el móvil del hecho. Termina entonces interpretando un gran discurso de cierre, pero eso sí, trata de que no supere los 5 minutos para que todo ello quede en la mente del juez.

Esta fórmula perfectamente aplicable en el campo del derecho, sin duda alguna te acercará a obtener una sentencia favorable.

Post de presentación de ‘El blog del abogado litigante’

Decía el abogado Roland Boyd en una preciosa carta dirigida a su hijo: «Un abogado que nunca pisa los...

Verano de calor y asfixia tributaria. La subida de impuestos que viene

Con la llegada del verano, vuelven noches de sofocante calor apenas aplacadas por ventiladores, aires acondicionados a pleno rendimiento y toda clase...

Mediación: Una institución flexible para tiempos inciertos

“Una persona inteligente resuelve un problema.  Una sabia lo evita” A. Einstein Desde el comienzo de...

El tiempo de escucha, tiempo del otro. Siempre en mediación

“Sobrecoge experimentar cuantas cosas puede decir uno sobre si mismo. Cuánto más se arriesga y se pierde, tanto más refluye después”

Sobre el deber de colaboración de la Administración (tributaria) con la Administración de Justicia

La Administración ha sido siempre bastante celosa de sus cosas. Nunca la ha resultado fácil compartir la información (su tesoro) de la...