LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

27/06/2022. 07:27:41

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿La mediación, una oportunidad para los abogados?

Mediador empresarial corporativo

Según la Oficina de Asuntos del Consumidor de la Casa Blanca, en promedio, los clientes leales valen hasta 10 veces más que su primera operación. Algunas investigaciones dicen que cuesta 6 a 7 veces más caro conseguir un nuevo cliente que mantener a uno cliente actual.

Si nos situamos en que el cliente es el núcleo central de la actividad del abogado y un valor principal a cuidar, y que su objetivo ese velar por el cliente, el abogado actuará desde el punto de vista objetivo, ofreciendo lo mejor para su patrocinado, siempre sobre la base de que la relación entre abogado y cliente es una relación de especial confianza.

Muchos abogados expertos en litigios comprenden que los problemas legales no han sido las únicas cuestiones importantes en una controversia, han entendido que las cuestiones comerciales, emocionales y de comunicación que normalmente rodean disputas de negocios, son la clave para resolver las disputas legales. No solo se trata de que las partes intercambien números y, si son viables, se llegue a un acuerdo y, si no, a juicio.

La defensa de los clientes contempla enfoques orientados a sus intereses y necesidades. La colaboración de los abogados con los mediadores en los procesos de mediación permite que estos últimos, como expertos en la gestión de conflictos, aporten sus habilidades en herramientas como la escucha activa, la comunicación, la búsqueda de soluciones basadas en la prevención, la exploración de un terreno común y el establecimiento de la confianza, que pueden permitir ofrecer a los clientes una solución más satisfactoria, que la simple vía judicial.

El asesor jurídico conoce a fondo el conflicto de intereses que vive su cliente, analiza, estudia, capta la esencia del conflicto, reflexiona, revisa estrategias, evalúa alternativas, leyes, jurisprudencia y doctrina aplicables, ha captado su real dimensión y conoce las facetas psicológicas del caso. Tiene elementos suficientes para proponer la mejor estrategia de abordaje del conflicto, según cada caso y cada cliente. ¿Qué oportunidades ofrece la mediación a los abogados?

Además de ofrecer a su cliente un procedimiento que resulta más económico y además ahorra tiempo, me gustaría destacar tres aspectos fundamentales de la mediación que suponen una clara oportunidad de mejora respecto a la vía de los tribunales:

  1. Ofrece a su cliente la posibilidad de tener el control sobre el resultado. Las partes van a fijar los términos del acuerdo final en contra de lo que sucede en los procedimientos judiciales, donde el juez o magistrado impone la solución final. La solución será fruto de la negociación, donde las soluciones pueden ser más imaginativas y, sin duda, más acordes con lo que necesitan las partes; dicho en otras palabras, la mediación permite abrir un abanico de soluciones, donde lo importante es que son las que las partes quieren y en las que están de acuerdo. Esto trae como consecuencia que se solucione el verdadero problema que interesa a los protagonistas, la cuestión principal que preocupa a las partes, al contrario de lo que a veces ocurre en el proceso judicial, que no se consigue atajar el problema principal, y sólo se produce la derivación de este.
  2. Las soluciones alcanzadas en mediación se demuestran eficaces, ya que las medidas han sido consensuadas por las partes y son capaces de entender el razonamiento que ha llevado a la adopción de estas.  Hay un mayor grado de efectividad en la ejecución de los acuerdos.
  3. La confidencialidad aparte de ser un principio informador de la mediación, consagrado en el artículo 9 de la Ley 5/2012, se configura como una de las principales ventajas que ofrece la mediación. Ello se debe a que normalmente, en una batalla judicial, salen a la luz una serie de circunstancias que, ya sean reales o presuntas, pueden afectar de manera más o menos grave a la reputación personal y/o profesional de las partes que se ven involucradas. La confidencialidad se ofrece, por tanto, como una garantía-compromiso de las partes y del propio mediador, de que la información y documentación que se facilite en las sesiones de mediación queda salvaguardada y no podrá ser desvelada, por lo que incluso si fracasa, no nos conllevará perjuicios.
    Al contrario de los procesos judiciales, que como sabemos son públicos, la confidencialidad que aporta la mediación permite a las empresas defender su competitividad «gracias a la salvaguarda que supone que no llegue a trascender un problema, por ejemplo, de liquidez o reclamaciones de un proveedor o cliente”, evitando problemas de imagen y reputación.

Gestionar los conflictos en el ámbito empresarial de forma eficiente se ha convertido en una preocupación universal, ya que, en muchas ocasiones, son mucho más complejos que antes. La dinámica de la gestión de conflictos en las grandes sociedades cotizadas norteamericanas (la mayoría del Fortune 1000) nos confirma que no solo están abiertas a la resolución de conflictos usando la mediación, sino que la prefieren a la litigación. El uso de la mediación por los abogados significa mayor satisfacción del proceso; acuerdos más satisfactorios; acuerdos más duraderos; evitar precedentes legales; y protección de la relación de las partes, gracias a sus características de –privacidad, informalidad, flexibilidad y, sobre todo, control–. La mediación para los abogados es una oportunidad que ofrecer a sus clientes, de resolver el conflicto satisfactoriamente evitando acudir a los tribunales.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.