LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

06/07/2022. 12:41:14

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Las luces y sombras del Bizum

Economista
Larrauri & Martí Abogados.

El BIZUM, en su condición de medio de pago instantáneo y gratuito de pago, se ha vuelto tremendamente popular, siendo su uso mayoritario entre los consumidores más jóvenes para realizar comúnmente micropagos entre ellos. En suma, este sistema es una plataforma de pagos que, integrada dentro de la aplicación de nuestro banco (siempre y cuando esté adherida al sistema) que tengamos instalada en nuestro móvil, permite realizar pagos inmediatos a otros particulares y también para pagar por bienes y servicios adquiridos, siendo su principal ventaja la sencillez que supone que únicamente sea necesario que la otra parte nos facilite su número de teléfono y no un número de cuenta, al estar asociado dicho número con nuestra cuenta mediante este sistema.

Este sistema de pagos es relativamente seguro (como todas las transacciones bancarias) pero tiene importantes diferencias con respecto a las transferencias bancarias que señalamos a continuación:

  • Existe por línea general un límite mínimo de 0,5 € y un máximo 1.000 €, lo cual es consecuente con su naturaleza de que solamente se utilice para pequeñas transacciones.
  • Existe un límite de 60 operaciones mensuales que ha sido adoptado generalmente por los bancos.
  • En cuanto se hace el pago y el destinatario lo acepta, ya no hay vuelta atrás. No se puede anular el pago realizado a la otra parte, lo cual puede ser un problema si se realiza el pago a un número de teléfono erróneo, siendo esto mucho más complicado que se produzca en el caso de una transferencia bancaria.
  • Existe BIZUM para particulares y para empresarios o profesionales que se integra junto con el TPV, siendo de pago para estos últimos a diferencia de la gratuidad para particulares.

En lo que respecta a la fiscalidad de los pagos y cobros realizados por BIZUM, no existe ninguna diferencia en la calificación tributaria con respecto a la que existiría si esos pagos se hubiesen realizado por transferencia bancaria o en efectivo, por lo que dichos pagos y cobros tendrán la consideración de ingresos o gastos a efectos de la actividad económica desarrollada, debiendo, lógicamente, tenerse en cuenta los mismos a efectos de IVA, retenciones y pagos fraccionados del IRPF e Impuesto sobre Sociedades.

A este respecto, era habitual que muchos empresarios individuales o profesionales usaran un BIZUM de particulares para evitar el coste del BIZUM profesional pero ello ha quedado extremadamente dificultado tanto por la actual restricción a 60 pagos mensuales como por el hecho de que no es una buena idea mezclar en un misma cuenta los pagos y cobros personales y profesionales a efectos de su adecuada contabilización y control de cara a una futura comprobación por parte de la Agencia Tributaria.

Como todo, este sistema ha traído también problemas entre los que podemos destacar el uso fraudulento que han hecho ciberdelincuentes del mismo para estafar a sus usuarios solicitándoles, por ejemplo, el reembolso de pagos erróneos que se hayan producido, suplantando la identidad de un contacto o administración para que les realicen un pago o vaciándoles las cuentas mediante la realización de múltiples pagos realizados a numerosos destinatarios una vez que han hackeado su teléfono. A este respecto, fue llamativo el año pasado el caso de una señora a la cual le robaron 240.000 € de su cuenta en 240 pagos de 999 € realizados en un lapso de tiempo muy corto, sin que, a diferencia de lo que ocurre con las transferencias, esta operativa fraudulenta fuera detectada y paralizada por el banco. En todos los casos, los delincuentes se aprovechan de la inmediatez de los pagos recibidos así como de la imposibilidad de retrotraer estos.

Asimismo, aunque todos estos pagos quedan reflejados y son una fuente de información valiosa para la Agencia Tributaria a fin de evitar el fraude fiscal, la ingente cantidad de movimientos dificulta su control efectivo y pueden amparar pagos tanto por operaciones no declaradas a hacienda como transacciones ilegales por actividades directamente ilícitas y/o de blanqueamiento de capitales.

En definitiva, aunque BIZUM tiene unas indudables ventajas operativas, debe utilizarse de forma responsable si uno no se quiere encontrar con problemas con estafadores o con la Agencia Tributaria, ya que, en última instancia, solamente constituye un medio de pago alternativo al resto.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.