LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

31/01/2023. 01:14:47

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Memoria y democracia. Entre la necesidad del recuerdo y la tentación del olvido

Magistrado. Doctor en Derecho

(Sobre la Ley 20/2022, de 19 de octubre, de Memoria Democrática)

A nadie le gusta recordar los errores que ha cometido. Las personas tendemos, por nuestra propia naturaleza, a tener memoria selectiva, y no tanto por escoger entre aquellas experiencias que nos puedan resultar útiles como por no recordar aquellas situaciones que no nos resultan tan agradables de evocar.

Percepciones y sentimientos individuales que, integrados en una sociedad, nos sitúan en eso que se ha dado en llamar memoria colectiva. Y el problema es el de objetivar los pensamientos y los sentimientos subjetivos. Para eso está la historia, como “disciplina que estudia y narra cronológicamente los acontecimientos pasados” o como “conjunto de los sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, etc., de un pueblo o de una nación”, acepciones, ambas, en nuestro diccionario.

Y si asumir los errores cometidos por nosotros mismos es una labor ya de por sí difícil, qué decir de los errores cometidos por los que nos precedieron en el tiempo, en la historia de nuestra sociedad. Ahí la tentación de ignorar se convierte en un arte, el de olvidar.

Y es que, en tiempos caracterizados por falta de ideología y liderazgo, momentos en los que todo vale y nada es cierto, resulta preciso asirse a realidades conceptuales, por difusas que estas sean. Es el caso del primero de los preceptos de nuestra actual Constitución (que con sus cuarenta y cuatro años de vigencia de ha convertido en la más longeva y estable de nuestra historia) en el que se afirma que somos un Estado social y democrático de Derecho. Porque la Constitución es, y tiene que seguir siendo, nuestro punto de encuentro, como bastión de nuestra lucha permanente por la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político, principios que son, y tienen que ser, los valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico.

Porque una cosa es continuar la historia y otra repetirla (Benavente). Y porque la historia se repite, y ese es uno de los errores de la historia (Darwin).

Y si no podemos (debemos) dejar caer en el olvido los errores cometidos a lo largo de la historia menos aún los horrores. Porque solo si los asumimos (errores y horrores del pasado) como propios y los integramos en nuestras vivencias colectivas podremos evitar que se repitan.

Porque la historia la escriben los vencedores. Y eso es un problema. Lo que hace necesario capitalizar (poner en valor, que dirían los modernos) esos errores del pasado. Destruirlos, ignorarlos no es la solución, porque “el olvido no es opción para una democracia”.

La Ley que ahora se promulga, la Ley 20/2022, de 19 de octubre, de Memoria Democrática, viene a reemplazar a la anterior Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, norma más conocida como Ley de Memoria Histórica.

Término, el de la recuperación, salvaguarda y difusión de la Memoria Democrática, que el artículo 1.1 de la propia Ley entiende “como conocimiento de la reivindicación y defensa de los valores democráticos y los derechos y libertades fundamentales a lo largo de la historia contemporánea de España, con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones en torno a los principios, valores y libertades constitucionales”.

¿Quieres leer el contenido completo y el resto de publicaciones de AJA 990?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.