LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

30/05/2024. 18:43:02

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Ópera y Derecho 37

No me seduzcas para jugar con mis sentimientos

Presidente de la Asociación Europea de Abogados

Parsifal es la última ópera de Wagner, quizás la más significativa de la historia de la música. Es una ópera religiosa budista con simbología cristiana. Como siempre en Wagner la temática es la redención a través del Amor. Sólo podemos salvar nuestra alma y ser intensamente felices en una relación de Amor plena y verdadera. Los protagonistas de la trama amorosa son Parsifal y Kundry, una mujer muy seductora, que es una delincuente en serie que debería estar en prisión.

Kundry aparece al principio del acto primero como una mujer bellísima  trastornada. Su personalidad refleja claramente una esquizofrenia. Se ríe de forma demoníaca. Parsifal también aparece en el acto inicial.  Es un joven completamente ignorante que vive en la naturaleza. Al final del acto asiste a una misa aparentemente cristiana pero que es en realidad una misa negra en Monsalvat al Norte de España. En los dominios del Grial el tiempo se transforma en espacio y el espacio en tiempo. Parsifal no entiende nada de lo que ha visto de forma consciente pero en su inconsciente, en su mundo interior y profundo, empieza a transformarse como persona.

En el acto segundo se encuentran Kundry y Parsifal. Kundry seduce a Parsifal con su mirada penetrante, su sensualidad y  su belleza. Se besan. A mitad del beso Parsifal la rechaza. Comprueba que Kundry lo único que quiere es seducirle, convirtiéndole en un juguete de sus caprichos, jugando con sus sentimientos. Aléjate de mí seductora le dice. Pero se da cuenta de mucho más. En aquella misa negra había visto al Jefe del Grial Amfortas gravemente herido sufriendo terriblemente. Entiende que fue Kundry quien causó esa herida que en realidad es más psicológica que física producto de un amor tóxico.  Anfortas fue totalmente seducido por Kundry  Pero Kundry no solo ha seducido a Anfortas, también ha seducido a muchos caballeros al servicio del Grial destrozando sus vidas.

El problema es que Parsifal se ha enamorado. Pero ahora es una persona muy fuerte y rechaza la seducción de Kundry. En la soberbia puesta en escena de Tcherniakov para la Staastoper de Berlín con dirección musical del israelí Daniel Barenboim los protagonistas han tenido relaciones sexuales plenas. Wagner es más poético con el beso que puede ser más sensual que la copulación.

Parsifal rechaza la seducción y le dice a Kundry: “Así no”. El resumen es claro. Yo también te quiero pero no estoy dispuesto a que juegues conmigo y con mis sentimientos. Si quieres que estemos juntos tiene que ser con una relación verdadera y profunda en un plano de igualdad. Te voy a querer, te voy a hacer feliz pero las condiciones y los tiempos no los puedes imponer tú.

Kundry está asombrada, totalmente desconcertada. Ella también se ha enamorado de Parsifal pero no sabe cómo manejar la situación. Se ha salido de su zona de confort. Parsifal es raro, extraño, diferente. No es de su mundo. No ha conocido a nadie igual. Está completamente fascinada con él. A la vez tiene medio. Se siente atemorizada ante un sentimiento nuevo intenso que no puede controlar. Presume, intuye que Parsifal es el hombre de su vida, que la va a hacer completamente feliz, y le va a salvar de todos sus demonios internos. Parsifal le está diciendo que le ofrece el amor, la salvación y  la felicidad pero ella tiene que olvidarse de la seducción y entablar una relación de verdad. Es eso o nada.

Kundry duda. No sabe qué hacer. ¿Debe escoger el camino nuevo que se abre o seguir en su mundo? La actitud firme de Parsifal la interpreta como un rechazo y pide el auxilio de Klingsor para que mate a Parsifal. Pero ante su enorme sorpresa es Parsifal quien derrota a Klingsor. El mundo de Kundry se ha derrumbado. Ha pasado en su enamoramiento de lo que Alberoni llama en “Enamoramiento y Amor” el punto de no retorno.

Ya no hay vuelta atrás posible.  La aparición de Parsifal la ha transformado. Ella ya no es la misma mujer. El acto se cierra con la frase de Parsifal marchándose “ya sabes donde puedes encontrarme”. Le está diciendo que quiere estar con ella pero que se va hasta que Kundry aclare sus dudas y se entregue completamente.

En el acto final Kundry y Parsifal se reencuentran. Ahora Kundry es una mujer serena sin problemas  psicológicos y completamente enamorada. Kundry ha pasado de ser instrumento de tentación (Eva), de maldición (Herodías) y de perdición (Dalila) a portadora de amor.  Parsifal también es otro. En la imprescindible película de Syberberg incluso cambia el actor tras el beso. El nuevo Parsifal es una persona segura de sí misma que sabe claramente lo que quiere. Se ha convertido en el salvador de Kundry y del mundo del Grial. Ella es ahora María Magdalena. De seducirle pasa a lavarle los pies. Dos mundos completamente diferentes se han unido. Locura de amor. Pleonasmo. El amor en si es locura.

Desde el punto de vista del derecho Kundry es una criminal en  serie. Ha seducido a Anfortas  para que Klingsor le hiriera gravemente y le robara la lanza sagrada. Ha seducido a numerosos caballeros del Grial que han  desaparecido. Su arrepentimiento  no impediría que  tuviera que ser juzgada e ingresar en prisión por sus crímenes.

En la imagen Kundry (Elena Pankratova) intenta seducir a Parsifal (Andreas Schlager) en la producción de Bayreuth de 2018.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.