LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

08/12/2022. 03:29:53

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Olimpiadas y Derechos Humanos

es catedrático y abogado

Ante el comienzo de las Olimpiadas, el autor critica la violación de los derechos humanos en China

Rafael Domingo

La sangrienta represión en el Tíbet y la retahíla de violaciones a los derechos humanos que condecoran al régimen de Hu Jintao no ha sido un óbice para que los pueblos del mundo, unidos, acudan prestos a la cita olímpica que hoy se inaugura en Pekín. Sólo nos falta cantar al unísono la internacional. Sin adentrarse en las consideraciones jurídicas -esto es, al margen de la muerte civil de millones de chinos que berrean en la soledad su animadversión hacia la dictadura- la política, una vez más, ha hecho de las suyas.

¿Convenía a Occidente entregarse de esta manera abyecta a la parafernalia olímpica del Partido Comunista? Lo cierto es que, dadas las circunstancias, las infracciones a los derechos humanos, pese a las buenas intenciones aperturistas de los líderes del mundo libre, tardarán en desaparecer. La ascensión pacífica del gobierno chino ha sido sancionada por ley, como la reforma positiva de su sistema jurídico. Sin embargo, esta ingeniería normativa tiene como objetivo adecuar las instituciones chinas a la globalización del capital. Nada más.

El derecho de las personas queda relegado e incluso es considerado como peligroso. Mientras se sanciona la propiedad privada con lastres y peros, y se crean zonas especiales de comercio y construcción, los derechos humanos se encierran en los cuarteles del olvido. El Tíbet y la represión a la secta de Falun Gong, la posición de China en el Sudán y la asfixiante politización de unas olimpiadas pretenciosas ponen en tela de juicio cualquier intento modernizador e institucional del buró político chino.

Se vogliamo che tutto remanga como è, bisogna che tutto cambi. El gatopardismo de la elite dirigente china se regodea en la dimensión legal. La revolución normativa del sistema jurídico chino no ha de ser parcial, segmentada, incompleta. No basta con preparar jurídicamente a un país para recibir inversiones, capital y turismo. Si un Estado procede de esta forma, tarde o temprano, pese al maquillaje olímpico, terminará liberando a unas masas cansadas que no resisten más opresión.

El determinismo económico que pretende crear un derecho aséptico, hipnotizado ante la pretensión totalitaria y radiante ante el capital, terminará en una implosión que ha de liberar masas y reivindicaciones. La ley puede encorsetar, pero no por mucho tiempo. La libertad y el derecho, siempre, siempre, terminan venciendo la Olimpiada de la paz. 

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.