LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

25/07/2024. 06:06:37

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Ópera y Derecho 5

Una ópera que se burla de los juicios

Pedro Beltrán

Presidente de la Asociación Europea de Abogados

La ópera más jurídica es “Juicio por Jurado” del compositor inglés Arthur Sullivan (1842-1900) con texto de William Gilbert (1836-1911). Toda la ópera se desarrolla en una sala de juicios y es una parodia de un proceso legal.

William Gilbert ejerció como abogado varios años en Londres con despacho propio. Tuvo poco éxito en la profesión por la falta de clientes. No ganaba apenas dinero para mantenerse. Se relata el incidente que tuvo con una mujer a la que defendió en un juicio que descontenta con su trabajo le arrojo sus zapatos de tacón en la cabeza a  la salida de la sala. Lo que le decidió finalmente a dejar de ser abogado fue asistir a una ejecución de un condenado a muerte.

Gilbert cerro su despacho y abandono la profesión centrándose en la escritura de obras teatrales. En 1868 empezó a trabajar con Sullivan. La colaboración entre ambos fue tan intensa que las 14 óperas que escribieron juntos se conocen como óperas de Gilbert and Sullivan un caso insólito en la historia de la música en el que el libretista se coloca al mismo nivel que el compositor.

Sullivan es un compositor de segundo nivel que se dedicó preferentemente a la ópera cómica. Sus obras fueron extraordinariamente populares durante su vida y gran parte del siglo XX. Su ópera más famosa es “The Mikado”, la ópera que más éxito ha tenido en su estreno. Se representó durante dos años seguidos todos los días en el mismo teatro de la premiere. El mismo año del estreno llego a ser interpretada simultáneamente en 150 teatros de Estados Unidos y Reino Unido. Como curiosidad destacamos que el  abuelo de Sullivan lucho contra las tropas napoleónicas en la guerra de la Independencia española y formo parte del pequeño grupo de militares que custodio a Napoleón durante su exilio forzoso en Santa Elena.

Sobre la relación entre Gilbert y Sullivan y el estreno de “The Mikado” hay una excelente película de Mike Leigh llamada “Topsy-Turvy” que recibió en 1999 dos óscar. Está disponible en YouTube.

La ópera “Juicio por Jurado” fue estrenada en 1875 con enorme éxito y 131 representaciones consecutivas. El ex abogado Gilbert lleva al escenario todo su desprecio por los jueces. Los protagonistas son el juez, la demandante, el demandado, el abogado de la demandante, el portavoz del jurado y el oficial del juzgado.

Toda la ópera se desarrolla en la sala de vistas. El juez explica que se trata de un caso de ruptura de promesa de matrimonio pero que antes de iniciar las declaraciones va a explicar cómo se convirtió en juez. Relata que fue abogado pero que le iba muy mal, ganaba muy poco dinero y se hartó de viajar en tercera clase en los trenes y en comidas con sólo pan y agua. Por ello decidió casarse con la hija de un abogado muy rico aunque la mujer era vieja y fea. Gracias a las influencias de su suegro consiguió ser juez y cuando ya era rico se deshizo de su vieja y fea esposa. Afirma que es un chapucero que no sabe nada de derecho pero que es un buen juez.

Empieza el juicio. El juez se queda entusiasmado por la belleza de la demandante y le entrega a través del oficial una nota afectuosa. El juez se dirige a todos diciendo que es la cara más bonita que ha visto nunca. El abogado de la demandante expone el caso y explica que el demandado ha engañado y traicionado a su cliente rompiendo una promesa de matrimonio. El coro del jurado canta “Eres un monstruo, espera nuestra furia, ahí está el juez y nosotros somos el jurado. Tendrás que pagar una elevada indemnización”.

Declara el demandado que acude sin abogado. “Sólo obedezco las leyes de la naturaleza que cambia constantemente. Un día amo a una joven y otro día a otra”. Ofrece como solución casarse con la demandante y con su nuevo amor.

El abogado del demandante interviene y exhibe un libro legal. “Es un crimen de robo  casarse con dos mujeres a la vez” de acuerdo con la ley”. Habla de robo “burglary” y no de bigamia “bigamy” Todos cantan alabando la sabiduría del abogado. La demandante declara diciendo que está enamorada y que reclama una indemnización.

El juez afirma que está harto de que el juicio se alargue tanto,  que no puede estar sentado todo el día en la sala porque tiene muchas cosas que hacer y que ha encontrado la solución al caso. El mismo se casara con la demandante. “I will marry her myself”.  La demandante se muestra encantada porque va a ser rica.

La ópera termina con el juez indicando que es muy buen juez. “Yes. I am a judge. A very good judge”.  Y todos cantan: “Yes he is a good judge”.

Estamos ante una obra de música ligera pero escrita con gran encanto. Es agradable de escuchar y muy popular en Reino Unido, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. Hay doce versiones en YouTube.

Es curioso señalar que la relación entre Gilbert y Sullivan se rompió precisamente por un juicio, el llamado juicio de la alfombra. Gilbert estaba muy disgustado porque le habían descontado de sus honorarios por una ópera una parte del coste de una alfombra para el Teatro donde se ofrecían sus óperas. Gilbert llevo el asunto al juzgado.  Sullivan se posicionó a favor de la compañía. La sentencia estimo la demanda de Gilbert.

 

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.