LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

06/07/2022. 11:57:28

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

BLOG FISCALIDAD INTERNACIONAL

BREXIT: It is time to say goodbye

International Tax Lawyer

Tras aproximadamente 4 años y medio de arduas negociaciones, el pasado 31 de diciembre de 2020, se consumó el Brexit definitivo.

Durante mucho tiempo, el Brexit fue una de las principales preocupaciones de muchas empresas con negocios en Reino Unido. Personalmente, recuerdo estar en reuniones donde sintonizábamos las noticias para ver en directo las últimas decisiones de los dirigentes.

Sin embargo, la pandemia llegó y muchas de las prioridades que en su momento reinaban nuestro día a día pasaron a un segundo plano.

Es por ello, que en el post de hoy me gustaría hacer un breve balance de aquellos cambios que me han llamado más la atención de esta locura:

  1. Materia Fiscal – Aranceles:

Una de las principales preocupaciones que existía con el Brexit era la aparición de nuevas fronteras y aranceles al comercio. Con la retirada del Reino Unido de la Unión Europea, el país anglosajón pasaría a ser considerado un país tercero y, por ende, cualquier transacción comercial con éste debería suponer la imposición de aranceles.

No obstante, gracias al acuerdo de libre comercio alcanzado entre la Unión Europea y el Reino Unido, se ha decidido que el Brexit no supondrá la imposición de aranceles sobre aquellos bienes que cruzan dichas fronteras.

Si bien esto representa una pequeña victoria para los europeístas que veremos cómo nuestros negocios no serán perjudicados económicamente por la retirada del Reino Unido. No nos libraremos del endurecimiento y complicación de trámites burocráticos que de lo más seguro va a complejizar el comercio entre Reino Unido y Europa.

  • Ciudadanía y trabajadores:

Con la culminación del Brexit, se acaba la libre circulación de las personas entre Reino Unido y el resto de los países de la Unión Europea.

A partir del 1 de enero de 2021, la situación cambiará radicalmente y los ciudadanos deberán adaptarse al futuro sistema migratorio británico. Ello implicará entre otras cosas: (i) que los trabajadores y estudiantes deban obtener los correspondientes visados para poder trabajar o estudiar en el Reino Unido; y (ii) que aquellos que quieran residir en el país deberán solicitar un permiso de entrada basado en un sistema por puntos.

Como trabajadora expatriada observo con mucha pena las nuevas restricciones. Bajo mi punto de vista, el país dejará de ser un destino tentador para muchos futuros profesionales y estudiantes dispuestos a dejar su país, y como consecuencia, el Reino Unido perderá mucho talento europeo por el camino.

  • Turistas y viajeros:

En cuanto a los turistas europeos que quieran viajar al Reino Unido, vemos que las implicaciones del Brexit en un principio no serán muy contundentes. No se prevé que tengamos que solicitar visado de turista.

Eso sí, apasionados de las aventuras, no olvidéis poner el pasaporte en la lista de cosas a llevar en la maleta.

  • Becas ERASMUS:

Con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, se cancela inevitablemente una de las becas más famosas entre los estudiantes, las Becas Erasmus. Se especula que esta beca será sustituida por un programa propio de intercambio llamado Turing. Del cual, sin embargo, no sabemos mucho. Ni tan sólo como será o si realmente existirá.

En este caso debo decir que como universitaria que tuvo el privilegio de estudiar en Londres gracias a una de estas becas, me entristece mucho ver cómo será más difícil para muchos futuros alumnos poder aprender de un sistema educativo tan bueno como el británico (entre nosotros, a mi entender, mucho mejor que el español).

  • Irlanda del Norte – el eterno dilema:

Según muchos, Irlanda del Norte, ha resultado ser el principal ganador del Brexit. Pues a pesar de que esta región forma parte del Reino Unido – y, por ende, debería ver como muchas de las limitaciones mencionadas anteriormente le aplican -, Irlanda del Norte ha conseguido obtener un trato ventajoso y quedarse con lo bueno de ambos bandos.

Veamos sólo algunos ejemplos peculiares:

  • Los ciudadanos nacidos en Irlanda: (i) como nacionales irlandeses podrán seguir disfrutando de la libertad de movimiento por la Unión Europea; y a su vez, (ii) como nacionales británicos, no tendrán ninguna limitación para vivir o trabajar en el Reino Unido.
  • Los estudiantes de las Universidades de Irlanda del Norte podrán seguir participando en el programa Erasmus (aún y formar parte del Reino Unido) gracias a los fondos y asistencia del gobierno irlandés.
  • Irlanda del Norte, seguirá formando parte del mercado único europeo de bienes con el objetivo de evitar la frontera dura con la República de Irlanda. Por lo tanto, dicha región evitará el nuevo sistema de barreras comerciales no arancelarias (i.e. evitará el papeleo, las certificaciones y los controles aduaneros extras – quizás convenga tener más negocio allí…).

¿Trato de favor? No lo creo. Ahora bien, si antaño ser de Irlanda del Norte había supuesto algún que otro dolor de cabeza, ahora, seguro que muchos se sentirán con suerte de haber nacido en dicha región.

  • Imágenes:

Por último, y no por ello menos importante, el Brexit también ha dejado escenas para la posteridad. Dos de las más impactantes para mí: (i) hace un año, cuando todos los eurodiputados cogidos de las manos cantaban y lloraban despidiéndose del Reino Unido; y (ii) hace unos días, cuando en el edificio del Consejo Europeo, se retiraba de forma definitiva la bandera británica.

Si tenéis oportunidad, echar un vistazo a las mismas. Creo que más que nunca es cierto aquello que vulgarmente se dice, “una imagen vale más que mil palabras”.

Finalmente cabe decir, que si bien hemos llegado al final del proceso. Sólo hemos visto la punta del Iceberg.

En este sentido, como fiscalista y ciudadana de Europa, creo que esta vez no tengo otra mejor recomendación para los negocios, que seguir sintonizando el canal del ¨Brexit¨ para estar atentos a todos los cambios que aún están por llegar.

Opinión de la autora:

Personalmente definiría el Brexit como un proceso lleno de discusiones, sermones e incertezas en el que todo ha sido negociado demasiado in extremis.

A mi modo de entender, la culminación de semejante proceso nos ha mostrado dos lados opuestos de la misma moneda. Por una parte, el Brexit ha supuesto la debilitación de la Unión Europea que ha perdido el núcleo financiero europeo por excelencia. Pero, por otra parte, ha mostrado una Unión de 26 estados cohesionados que cuando actúa conjuntamente es capaz de conseguir hitos y acuerdos increíbles.

Para mí ha sido un proceso triste, porque me cuesta entender que, en un mundo en plena globalización, aún haya países que buscan el separatismo. Pero a su vez, entiendo que, para otros, es algo bueno ya que ven como recuperan aquella parte de soberanía que en su día cedieron a la Unión Europea.

En este sentido, si bien doy la bienvenida a la nueva Europa de los 26 y me despido con tristeza de la antigua Unión de los 27, también os quiero decir, que CRUZO LOS DEDOS CON FUERZA PARA QUE SEMEJANTE LOCURA DEL BREXIT NO SE CONTAGIE A OTROS PAÍSES.

Nota al lector: la opinión expresada en este post es exclusiva de su autora, y en modo alguno puede imputarse o atribuirse a ninguna persona o entidad de su entorno profesional.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

Blog Fiscalidad Internacional

Te recomiendo

Actualmente, los estados son cada vez menos soberanos para implementar medidas fiscales de calado internacional. Los sistemas fiscales son muy similares y sus novedades prácticamente uniformes. Principalmente porque necesitan contar con un consenso supranacional, la Unión Europea en el caso de España, o es necesaria una unidad de actuación y coordinación de intereses comunes como es la OCDE. Por lo tanto, todo lo que acontece fuera de nuestras fronteras, en mayor o menor medida, acabará influenciando la normativa española y su interpretación.

Por lo tanto, este blog nace con la idea de tratar desde un punto de vista práctico, crítico y ameno todas aquellas novedades fiscales que tienen lugar en el ámbito internacional que afecten o puedan acabar afectando a nuestro sistema fiscal español, y por tanto, a empresas españolas con presencia internacional o empresas extranjeras con presencia en España. Igualmente, el propósito de este blog es comentar y compartir con todos los lectores aquellos trabajos, estudios o artículos preparados por universidades y periódicos extranjeros especializados en fiscalidad internacional que aporten un punto de vista adicional y diferente a las fuentes tradicionales.