LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

22/05/2024. 06:33:40

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Blog Manual Interno de Gestión

¡Quiero que sea usted el abogado que lleve mi asunto!

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog
Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla

Los servicios profesionales están revestidos de un carácter personal, estrechamente vinculado al profesional que presta el servicio, no sólo porque a éste le corresponde desplegar la experiencia y capacidades necesarias para desarrollar el mismo, sino porque constituye el elemento esencial para obtener y mantener la confianza del cliente, máxime cuando la prestación del servicio jurídico requiere una colaboración estrecha entre ambos, de modo que aspectos como el conocimiento del asunto y de sus pormenores, establecer la estrategia y, finalmente, prestar el servicio, son elementos en los que el cliente se encuentra plenamente implicado con su abogado.

Apretón de manos

Por ello, al constituir la inseparabilidad del abogado y del servicio que presta un elemento clave de la relación profesional, el cliente tiende a exigir la personalización del servicio, de modo que cuando se dirige a un despacho en busca de un determinado profesional, será éste y no otro, quien, a sus ojos, deberá llevar el asunto.

Sin embargo, este escenario, que se ha perpetuado durante siglos, lleva años en proceso de cambio.

Ello es así debido a que el desarrollo de la especialización en los despachos hace que, por mucha reputación que tenga el abogado "ansiado" por el cliente, la única forma de satisfacción del mismo radica en que su asunto se lo lleve el profesional que domina la materia, máxime cuando el principal activo de los despachos son los profesionales que lo integran, es decir, quienes disponen de la especialización y experiencia imprescindibles para cumplir con el encargo adecuadamente.

Esto es obvio, pero en ocasiones el cliente o no lo entiende o no quiere entenderlo, y nos encontramos con la cerrazón del mismo que solo confía en aquel cuya reputación lo ha llevado a pedir consejo legal a determinado despacho.

Ante estas situaciones, no queda otra que "educar" al cliente en esta cuestión de tanta importancia.

Personalmente, yo he vivido esta situación de forma paralela a la transformación de mi despacho, de unipersonal al compuesto por varios profesionales, y no ha sido fácil. De hecho, mis clientes habituales han sido muy reticentes a este cambio de abogado y más de un cliente se ha marchado ante un mal resultado del abogado designado (¡si lo hubiera llevado usted, otro gallo cantaría!) No obstante, con el paso del tiempo, se han ido acostumbrando y hoy día son conscientes de que nuestro despacho funciona por áreas de conocimiento y que el servicio necesariamente tiene que ser prestado por quien domine la misma.

Pero con independencia de la forma en la que transmitamos al cliente esta circunstancia, la clave para superar esta demanda, por lo demás legítima del cliente, estará basada en la decisión estrategia de fortalecer una marca atractiva creando un valor en el que el despacho esté por encima de sus individualidades. Para ello tendrá que desarrollar procedimientos de creación de valor que no requieren la implicación específica de profesionales concretos, o lo que es lo mismo, lograr que la relación del cliente sea con el despacho y no con el abogado. Para ello, el despacho debe de disponer de un proyecto común fomentado por los propios socios, en el que prime la experiencia del cliente con el despacho más que la relación con el propio abogado. Cierto es que algún cliente tratará más con determinado profesional, pero qué duda cabe que si el cliente tiene constantemente presente que hay una organización que le está brindando estos servicios, la fidelidad lo será hacía del despacho.

Prueba del éxito de esta orientación, al menos en nuestro despacho,  reside en que el cliente, cuando comprueba que para cada materia dispone de un abogado, acaba sintiéndose  protegido por la firma, sin perjuicio de mantener con el abogado que le lleve el asunto una relación de confianza fruto de la personalización de la relación. Sin embargo, y ello es prueba de la eficacia de esta medida, esto no obsta a que en los momentos en los que paso a saludar a mi cliente cuando nos visita, siga manteniendo conmigo una excelente relación a la vez que percibe que sigo de cerca su asunto, lo que lo que fortalece su tranquilidad y seguridad.

En definitiva, en los despachos colectivos, apostar por la unidad en lugar de la individualidad frente al cliente, es un signo evidente de progreso, pues progresar lleva inherente la satisfacción del cliente.

Encuentra este y otros artículos del autor en su página web y conoce sus obras en la página e-autor.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

Logo Manual Interno

Te recomiendo

Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ofrecer a todos los profesionales del derecho una visión práctica de los aspectos esenciales de la dirección, gestión y organización de los despachos profesionales, con base en la experiencia profesional adquirida a través de nuestra firma.

Acorde con la denominación que hemos escogido para el blog, "Manual Interno", a través de este diario pretendemos difundir, como si del Manual Interno de nuestra firma se tratara,  las prácticas más habituales en la gestión, que conforman y dan homogeneidad a la identidad de los despachos profesionales, convirtiéndolos así en una entidad diferenciada de los profesionales que lo dirigen.

Comenzamos esta etapa con el deseo de que con vuestros comentarios y sugerencias nos ayuden a encontrar nuevas perspectivas e iniciativas a implementar en un sector en proceso de evolución continúa.