LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

21/06/2024. 20:28:34

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Preparación, persuasión y fluidez: una ponencia de nivel

estudiante de 5º curso de Derecho + Comunicación en la Universidad de Deusto

Óscar Fernández León
  • Alumnos de cuarto y quinto de dobles grados de Derecho de la Universidad de Deusto reciben una clase magistral de Óscar Fernández León.

Durante los años en la facultad, se adquiere el conocimiento teórico básico para adentrarse en el mundo profesional. El conocimiento de las leyes y la jurisprudencia no siempre son suficientes y es por ello que el desarrollo de habilidades profesionales marca la diferencia. Con el propósito de convertirnos en futuros grandes juristas, el pasado mes de febrero, la Universidad de Deusto nos brindó la oportunidad de aprender de un gran profesional como Óscar Fernández León.

Pese a que el COVID-19 impidió poder realizarlo de forma presencial, el seminario fue muy dinámico y cercano. El objetivo era aprender técnicas de litigación y, en concreto, de interrogatorio. Fluidez, preparación y ejecución, claves para realizar un buen interrogatorio y que también estuvieron muy presentes en la sesión.

Nos adentramos en el mundo de los litigios y del interrogatorio de la mano de Charles Laughton como abogado defensor en la película Testigo de cargo (1957). Mediante el análisis de las intervenciones de ambas partes en el juicio, Óscar nos dejó claro que el interrogatorio es pura estrategia. También, resaltó aquellas cuestiones que debemos tener en cuenta: nunca preguntes sin conocer la respuesta y finaliza la intervención cuando hayas conseguido el objetivo.

En función de la meta podríamos dividir los interrogatorios en directo e indirecto. Si el sujeto a quien van dirigidas las preguntas es al testigo que hemos propuesto, estaremos ante el primero. En cambio, si el interrogado es el testigo propuesto de adverso, realizaremos un contrainterrogatorio. En ambos, es fundamental establecer el objetivo que se persigue, así como conocer al detalle el asunto y el testigo.

La preparación es una de las partes esenciales. De esta forma, para planificar la batería de preguntas de manera correcta es necesario conocer los tipos que se utilizan para construir el interrogatorio: abiertas y cerradas. Las primeras, buscan respuestas con detalles, libres y sin limitaciones; mientras que las segundas, pretenden conseguir un “sí” o un “no”. El manejo de ambas, según el objetivo perseguido, es clave. No obstante, no se ha de olvidar en ningún caso los límites legales enunciados en el art. 368 LEC.

Por un lado, en un interrogatorio abierto la finalidad será favorecer la credibilidad tanto del testigo como del testimonio. La clave se encuentra en acercarse de forma amigable y honesta y en establecer un orden cronológico acompañado de un ritmo tranquilo que favorezcan el seguimiento de las preguntas. Además, el lenguaje no verbal como las miradas, silencios o los movimientos ayudan a persuadir al interrogado y a transmitirle serenidad.

Por otro lado, en el contrainterrogatorio se persigue el objetivo contrario: realizar el test de veracidad. Para ello, se intenta desacreditar, bien al testigo (razones personales, antecedentes, perjuicios, entre otros), bien el testimonio (improbabilidad, errores de observación o de memoria…). El orden de la batería de preguntas se puede establecer por temas. Además, un ritmo acelerado permite hacerse con el control sin que el interrogado pueda premeditar la contestación. Asimismo, se pueden mezclar el uso de preguntas cerradas y abiertas, pero estas últimas únicamente cuando estemos seguros de las respuestas. No obstante, en ningún caso debemos caer en la agresividad, lo único que conseguiremos es restar credibilidad a nuestro interrogatorio.

A través de una serie de ejercicios basados en la película Anatomía de un asesinato (1959), pudimos poner en práctica los conocimientos adquiridos. De esta forma, la actividad nos permitía ser conscientes de la importancia de un buen interrogatorio. “¿Qué ocurre si nuestro testigo no responde como se había preparado?” “¿Cómo realizamos las transiciones entre una y otra pregunta de manera correcta?” Fueron algunas de las cuestiones que nos suscitaron.

Sinceramente, fue todo un placer contar con un ponente tan sobresaliente y agradable como Óscar. Sin duda, el seminario recogió todos los ingredientes de un buen interrogatorio: preparación, orden, fluidez y persuasión. Estoy segura de que, dentro de no mucho tiempo, nos acordaremos de estos valiosos consejos y los pondremos en práctica para ejercer la profesión más bonita: la abogacía.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

Blog DEUSTO

Te recomiendo

En este espacio estudiantes de último curso de Derecho y Comunicación de la Universidad de Deusto abordan desde una perspectiva interdisciplinar los retos a los que los profesionales del Derecho deben hacer frente en nuestro entorno digital. Entorno en el cual ya es innegable que estamos completamente inmersos, por lo que la elección es nuestra: o bien nos vemos superados y arrastrados por la ola de las nuevas tecnologías, o hacemos de las sinergias entre las dos áreas de especialización de estos estudiantes nuestro mejor aliado".