LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

03/03/2024. 00:38:17

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Blog Revista Aranzadi Doctrinal

¿Diecisiete años sin reactivar el proceso ejecutivo y ahora me reclamas?

Carlos González González
Magistrado

STS (Sala 1ª) 872/2011, de 12 diciembre 2011 (RJ 2012, 32) Retraso desleal; Abuso de derecho; Daños y perjuicios.

Retraso desleal en el ejercicio del derecho y obligación de indemnizar los daños.

Una casa encima de monedas
  • Supuesto de hecho

    Ante el impago de un préstamo hipotecario promueve una entidad bancaria un proceso de ejecución en 1985, llegando a pactarse la entrega por los deudores de la casa hipotecada en dación en pago de parte de la deuda. Después de diecisiete años, se reactiva el proceso de ejecución y se embarga el sueldo y la vivienda familiar del deudor. El deudor alega la prescripción y el Juzgado dicta auto en el que archiva la ejecución al estimar la excepción. El deudor, a continuación, demanda a la entidad bancaria, solicitando la indemnización de los daños y perjuicios causados por actuar con un retraso desleal y con abuso del derecho al proceso, reclamando 8.216 euros por daños materiales por gastos de abogado y procurador, y 250.000 euros en concepto de daños morales. Tras ser desestimada la demanda en las dos instancias, el TS estima en parte el recurso de casación, y reconoce el derecho a una indemnización por importe de 7.308 euros

  • Criterio o ratio decidendi

    El TS recuerda el concepto y los requisitos del retraso desleal en el ejercicio del derecho y la doctrina jurisprudencial sobre el abuso del derecho al proceso. Señala que un derecho subjetivo o una pretensión no pueden ejercitarse cuando el titular no se ha preocupado durante mucho tiempo de hacerlos valer y ha dado lugar, con su actitud omisiva, a que el adversario de la pretensión pueda esperar objetivamente que ya no se ejercerá el derecho. Declara que los requisitos del retraso desleal son: a) el transcurso de un periodo de tiempo sin ejercitar el derecho; b) la omisión del ejercicio; c) creación de una confianza legítima en la otra parte de que no se ejercerá. Añade que es indiferente que la conducta desleal sea o no realizada para buscar el daño del perjudicado; simplemente se requiere que se haya actuado en contra de las reglas objetivas de la buena fe, de acuerdo con las normas del tráfico y con lo que el perjudicado puede esperar de la propia conducta de quien ha producido la confianza.

    Para el TS en la actuación de la entidad bancaria concurren esos requisitos al haber dejado reactivado el procedimiento de ejecución al cabo de diecisiete años del acuerdo de dación en pago de parte de la deuda, omitiendo cualquier reclamación y creando la confianza legítima de que su derecho ya no se iba a ejercitar. Finalmente, declara la obligación de indemnizar en el importe de 7308 euros que los actores tuvieron que pagar a abogado y procurador de que se valió para conseguir el archivo del proceso de ejecución. En cambio, desestima la reclamación de la indemnización por daños morales por falta de prueba, razonando que la simple incomodidad de defenderse ante una acción injustificada entra dentro de lo que se denomina «riesgos generales de la vida», que no deben ser objeto de resarcimiento, excepto en el caso de concurrencia de circunstancias excepcionales.

  • Documentos relacionados

      Aplica norma

    • CCiv, arts. 7.1 y 2, y 1902.
    • Confrontar

    • STS (Sala 1ª) 423/2011, de 20 junio 2011 (RJ 2011, 4644).
    • STS (Sala 1ª), de 12 enero 2012 (RJ 2012, 3648).

¿Quiere leer otros post de ?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

Blog RAD

Te recomiendo

«Yo sólo sé que no sé nada», dijo Sócrates.

Cada vez me ronda más esta idea. ¿No nos  ocurre que cuanto más estudiamos y más al día intentamos estar, mayor es la inseguridad sobre nuestros  propios conocimientos jurídicos?

La relación es directamente proporcional, cuando lo lógico es que fuera inversa.

En un intento de mitigar esta desazón, surge el blog Revista Aranzadi Doctrinal. De manera concisa, divertida y con gran rigor jurídico, casi diariamente ofreceremos pequeñas dosis de la más relevante y novedosa doctrina de los distintos tribunales  de los diversos órdenes jurisdiccionales. Se enriquece  con información sobre su grado de seguimiento en la propia plaza o en otras sedes.

Este blog es hijo de la revista mensual de la que toma su nombre: Revista Aranzadi Doctrinal.

La ágil pluma de nuestra decena de colaboradores, donde conviven experimentados analistas de jurisprudencia,  abogados en ejercicio, magistrados y en definitiva, profesionales del derecho en sus más diversas vertientes, habrá cumplido su objetivo si logramos que queden grabadas en la retina y en la mente ideas claves y claras sobre la tendencia de la práctica judicial.

Por supuesto, será muy bienvenida toda colaboración u opinión. Pretendemos ser un foro de comunicación y sano debate jurídico.

El equipo del Blog Revista Aranzadi Doctrinal está compuesto por:

  • Raquel Jiménez (coordinación)
  • Yolanda Ansó Munárriz
  • Carlos Polite Fanjul
  • Juan Iribarren Oscáriz
  • Germán Elizalde Redín
  • Carlos González González
  • Asun Sola Pascual
  • Vanessa Ferrer Silva
  • Inmaculada César Sarasola
  • Pilar Ollo Luri
  • Patricia E. Durá Purroy
  • Isabel Burusco Elizondo
  • Emilia Zozaya Miguéliz