LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

07/02/2023. 09:16:15

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Blog Revista Aranzadi Doctrinal

Y si no me muero… ¿quién es el beneficiario del seguro?

Germán Elizalde Redín
Abogado

SAP Soria (Sección 1ª), núm. 145/2010, de 5 noviembre (AC 2010, 2089) Seguro. Nulidad, separación o divorcio.

No existe error o incumplimiento contractual cuando la aseguradora al sobrevivir el asegurado y habiéndose dejado en blanco los beneficiarios en caso de vida, paga en la única cuenta corriente designada, titularidad exclusiva de la esposa.

Unos recién casados.

Supuesto de hecho

Póliza en la que se deja en blanco los beneficiarios en caso de vida, y se designa a la en aquel entonces esposa del asegurado en caso de fallecimiento. Pago efectuado por la aseguradora al sobrevivir el asegurado, en la única cuenta corriente designada para ambos supuestos que era de titularidad exclusiva de la esposa. Inexistencia de error o incumplimiento contractual

Criterio o ratio decidendi 

La entidad codemandada cumplió escrupulosamente con lo exigido a la misma en virtud de contrato. Comprobada la supervivencia del actor, procedió a pagar la cantidad que procedía legalmente en la cuenta corriente designada a tal efecto por el actor -asegurado-. Sin que tuviera constancia, y no tendría porqué tenerla que dicha cuenta corriente era de una persona distinta a la del tomador. O en caso de haber tenido conocimiento de dicha circunstancia, no tenía porqué saber cuál era la realidad de las relaciones afectivas entre ambos en dicho momento. Y que, por ende, había una voluntad contraria del asegurado -no exteriorizada durante el tiempo de vigencia del contrato- en orden a que el pago hubiera de ser realizado en cuenta distinta. La compañía codemandada procedió a actuar de conformidad con los términos literales del contrato. No apreciándose incumplimiento contractual alguno por su parte.
Para invocar el error es necesario que el actor hubiera instado la anulabilidad del contrato, o cuanto menos, hubiera invocado en cualquier momento de vigencia del mismo la presencia de dicho error. Requiriendo a la entidad codemandada en orden a su rectificación, y en caso de negarse ésta a ello, acudiendo a la vía judicial para anular el contrato y sus posibles efectos. El contrato suscrito por el mismo designaba como cuenta corriente exclusiva del pago, una única, correspondiente a la mujer. Y sí así lo hizo, fue porque su voluntad clara era la de favorecer a la misma, y que el pago definitivo de la cantidad, una vez vencido dicho contrato fuera a parar a favor de la misma.
En el contrato existió un contenido claro, en donde se especificaba la cuenta corriente única en la que habría de procederse al pago de la cantidad, una vez vencida la póliza del europlazo. Firmándose dicho contrato por la parte actora, y teniendo copia del mismo desde que se firmó hasta la fecha del vencimiento, un año después. Tuvo a su disposición dicho contrato y lo firmó, por lo tanto, el error, en el caso de haber existido, sería de todo punto inexcusable. Difícilmente puede entenderse una actitud dolosa o maliciosa en el banco, por cuanto, necesariamente, si se incluyó dicha cuenta corriente es precisamente porque el actor la facilitó.

¿Quiere leer otros post de ?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

Blog RAD

Te recomiendo

«Yo sólo sé que no sé nada», dijo Sócrates.

Cada vez me ronda más esta idea. ¿No nos  ocurre que cuanto más estudiamos y más al día intentamos estar, mayor es la inseguridad sobre nuestros  propios conocimientos jurídicos?

La relación es directamente proporcional, cuando lo lógico es que fuera inversa.

En un intento de mitigar esta desazón, surge el blog Revista Aranzadi Doctrinal. De manera concisa, divertida y con gran rigor jurídico, casi diariamente ofreceremos pequeñas dosis de la más relevante y novedosa doctrina de los distintos tribunales  de los diversos órdenes jurisdiccionales. Se enriquece  con información sobre su grado de seguimiento en la propia plaza o en otras sedes.

Este blog es hijo de la revista mensual de la que toma su nombre: Revista Aranzadi Doctrinal.

La ágil pluma de nuestra decena de colaboradores, donde conviven experimentados analistas de jurisprudencia,  abogados en ejercicio, magistrados y en definitiva, profesionales del derecho en sus más diversas vertientes, habrá cumplido su objetivo si logramos que queden grabadas en la retina y en la mente ideas claves y claras sobre la tendencia de la práctica judicial.

Por supuesto, será muy bienvenida toda colaboración u opinión. Pretendemos ser un foro de comunicación y sano debate jurídico.

El equipo del Blog Revista Aranzadi Doctrinal está compuesto por:

  • Raquel Jiménez (coordinación)
  • Yolanda Ansó Munárriz
  • Carlos Polite Fanjul
  • Juan Iribarren Oscáriz
  • Germán Elizalde Redín
  • Carlos González González
  • Asun Sola Pascual
  • Vanessa Ferrer Silva
  • Inmaculada César Sarasola
  • Pilar Ollo Luri
  • Patricia E. Durá Purroy
  • Isabel Burusco Elizondo
  • Emilia Zozaya Miguéliz