LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

29/05/2024. 23:00:58

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Blog de Snacks Tech & Lex

Internet, la cuna del capicomunismo

Socio fundador de Avezalia, firma especializada en el asesoramiento jurídico integral TIC

Siglas HTTP

Siempre he tenido clarísimo dos principios en mi vida: que los extremos se atraen y que, precisamente, por ello, en el punto medio han de encontrase. Verdades como puños que siempre hemos tenido presentes y que podrían haberse aplicado en la historia de la humanidad a fin de evitarnos muchos problemas y disputas. No obstante, seguimos cayendo en los mismos errores, y así seguiremos “per saecula saecolurom, amén…”

Aplicación práctica a la política y a la economía.

Partiendo de ello, podemos sostener, sin riego a equivocarnos, que hasta la fecha los sistemas políticos y económicos se han polarizado, básicamente, en sendos bloques: capitalismo y comunismo.

Tanto ha sido así que la humanidad ha estado a puntito de sufrir guerras y conflictos catastróficos por defender las ideas en que se basan cada uno de ellos.

Pues bien, tanto uno como otro sistema en estado puro, son rotundamente falsos. Es más, siempre han tendido a aproximarse al atraerse mutuamente hasta llegar al punto medio.

Los niños, al igual que los borrachos, siempre dicen la verdad.

¿Y quién me ha enseñado esto? Pues ningún analista económico, ya que soy tan torpe con los números que decidí, con buen criterio, estudiar en el insti latín y griego, antes que mates y física.

No, esta realidad me la enseñado mi hija y sus amiguetes, que me han dado una auténtica lección con dos años que tienen (ya veis para que nos sirve la titulitis…).

Y cuál es la lección: que somos ultra-capitalistas y defensores de la propiedad privada para nuestras cosas, pero comunistas confesos cuando se trata de las cosas de los demás.

Es decir, somos capicomunistas. Los extremos se han atraído tanto que han llegado a un punto medio. Así de simple y así de claro.

El capicomunismo en internet y la sociedad de la información.

Pues bien, es precisamente este capicomunismo el que hoy día prima en la actualidad en internet y, de forma más general, en el seno de la sociedad de la información.

Y si no echemos un vistazo a lo que sucede con el tema de la propiedad intelectual en la red.

Cuando se trata de obras sujetas a derechos de autor consideramos que son de todos por varios argumentos:

  • Las obras son el resultado del conocimiento y de la cultura de la que se han nutrido los autores…
  • Total, si son millonarios muchos de ellos, qué egoístas, qué más les dará, con todo lo que ganan…
  • Además, si es por su bien, porque con lo que gano yo, si tengo que ir a comprar el disco menos van a conseguir…
  • Paso de pagar y que se lo lleven las entidades de gestión que después se quedan la mayoría de la pasta…

Estos y otros simples planteamientos nos sirven para establecer una coartada y legitimar lo que hacemos, porque nos conviene y no hay más que hablar. Por ello, canciones, pelis y software a discreción "pa´la buchaca".

Eso sí, ¡¡¡que lo nuestro no lo toquen por dios!!!

¿Os fijáis que los pekes hacen lo mismo en el parque con sus juguetes y los de sus amiguitos?

El remedio: simple respeto y empatía.

Evidentemente, hay muchos puntos medios en este y otros temas, pero todos se pueden solucionar siendo respetuosos con los demás y teniendo un poco de empatía. Dicho de otro modo, debemos respetar el trabajo y las decisiones de los demás y ponernos en su situación.

Si una persona decide que su creación quede íntegramente bajo la normativa de propiedad intelectual respetémoslo, del mismo modo que si decide que su obra quede bajo licencias copyleft o creative commons o que quede bajo dominio público.

Sólo respetando a los demás podremos llegar a una solución correcta. ¿O acaso no se basa en esto las sociedades democráticas?

Todo lo demás, serán soluciones interesadas y, por lo general, poco honestas.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.