LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

29/05/2024. 14:06:10

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Crónica Político-institucional

Prof. Titular de Relaciones Internacionales de la UPV/EHU y Cátedra Jean Monnet

Tras prácticamente seis años de parálisis institucional y crisis reiterada en el seno de la Unión Europea, iniciamos el año 2010 con un espíritu de renovado europeismo tras la entrada en vigor el primero de diciembre del pasado año del Tratado de Lisboa que debe proporcionar los instrumentos necesarios para afrontar los desafíos de la Europa del siglo XXI.

Pluma de escribir sobre un papel

El voto favorable de Irlanda en el segundo referéndum ratificatorio del nuevo Tratado celebrado el 2 de octubre de 2009, inició el desbloqueo del proceso de integración. A partir de entonces, con renovada vitalidad, se fueron sucediendo las iniciativas institucionales paralizadas en la espera de la puesta en funcionamiento del nuevo Tratado. Así, en la Cumbre del Consejo Europeo del 20 de noviembre se procedió a la elección del Presidente del Consejo Europeo y de la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad previstos en el nuevo Tratado de la Unión Europea (artículos 15 y 18, respectivamente).  Los nombramientos recayeron en el cristianodemócrata belga Herman Van Rompuy, hasta entonces Primer Ministro de Bélgica y que ocupará el cargo presidencial europeo durante 2,5 años prorrogables para un periodo semejante y la laborista británica Catherine Ashton hasta ahora Comisaria Europea de Comercio y que sustituirá en el cargo, ahora reforzado como Vicepresidenta de la Comisión, al socialista español Javier Solana, que venía desempeñándolo desde el 1999.

Por otra parte, el 27 de noviembre se llevó a cabo la presentación por parte del Presidente José Manuel Durao Barroso, del reparto de carteras al nuevo colegio de Comisarios que iniciará sus funciones este mes de enero, alumbrando un mandato que concluirá el 31 de octubre de 2014. La nueva Comisión contará con 9 mujeres. De los 27 miembros del Colegio, 14, incluido el Presidente, han sido ya miembros de la Comisión saliente. Se ha anunciado la creación de varias nuevas carteras: Acción a favor del clima; Asuntos de interior; Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía. Otras carteras han sido reconfiguradas: Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud; Política de Sanidad y Protección de los Consumidores; Industria y empresa; Investigación e Innovación; Cooperación internacional, ayuda humanitaria y respuesta a la crisis. Por otra parte, se le dará un nuevo acento a la integración en el marco de la cartera Empleo, Asuntos Sociales e Integración; la Agenda Digital, en manos de la antigua Comisaria de Competencia Neelie Kroes,  recibirá una atención renovada.

Catherine Ashton será la 1ª Vicepresidenta; sin embargo, teniendo en cuenta sus funciones específicas (presidirá además el Consejo de Asuntos Exteriores) así como su naturaleza singular (es nombrada por el Consejo Europeo con la aprobación del Presidente de la Comisión; mientras que el resto de Comisarios son nombrados por éste y con la aprobación del Consejo "de ministros" ), el reemplazo del Presidente en su ausencia será asegurado por los otros 6 vicepresidentes, según orden de precedencia fijado por el Presidente: Viviane Reding, Joaquín Almunia, Siim Kallas, Neelie Kroes, Antonio Tajani y Maros Sefcovic. La siempre muy relevante cartera de Competencia recaerá en manos del socialista español Joaquín Almunia, hasta ahora Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios.

La nueva Comisión propuesta aún deberá obtener la aprobación del Parlamento Europeo antes de iniciar formalmente sus funciones. Los Comisarios designados habrán de someterse a una audición individual ante las Comisiones correspondientes de la Cámara de Estrasburgo entre los días 11 y 19 de enero. El voto conjunto de la Eurocámara aprobando la nueva Comisión está previsto para el 26 de enero; sobre la base de este voto de aprobación, la Comisión habrá de ser nombrada formalmente por el Consejo Europeo y posteriormente podrá comenzar a desarrollar sus trabajos.

Presidencia semestral española

El 1 de enero de 2010 España asume por cuarta vez la Presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea durante los seis próximos meses (las tres presidencias españolas anteriores se llevaron a cabo en 1989, 1995 y 2002 respectivamente). La oportunidad de la Presidencia de turno no se volverá a producir hasta, por lo menos, dentro de 14 años; aunque probablemente serán algunos años más, dadas las previsibles nuevas ampliaciones que para entonces se habrán producido. Y para esa ocasión, indudablemente la Presidencia de turno habrá de ser muy diferente a la actual.

Tradicionalmente las presidencias semestrales han brindado la ocasión, al país que las desempeñaba, de contribuir a la dinamización del proceso de integración. En esta ocasión, esta oportunidad se acentúa teniendo en cuenta que será durante el próximo semestre cuando habrá de iniciarse el despliegue de la puesta en marcha y desarrollo del Tratado de Lisboa; sin embargo, esta Presidencia habrá de ser también distinta a todas las anteriores, y desde luego mucho menos visible, por cuanto que coexistirá con la nueva Presidencia estable del Consejo Europeo y será este Presidente permanente (popularizado ya en los medios de comunicación como "Presidente europeo")  el que, a partir de ahora, protagonizará la representación europea en las Cumbres internacionales (y habrá unas cuantas durante el semestre "español") y proporcionará visibilidad a la Unión. La Presidencia semestral española, al ser la primera desde la nominación del Presidente permanente, tendrá entre sus cometidos, precisamente, organizar la cohabitación con el Presidente del Consejo Europeo a quien deberá ceder protagonismo evitando solapamientos de funciones institucionales y representativas. Todo ello no implica, sin embargo, que la presidencia de turno carezca de importancia ni que deje de ser una oportunidad para imprimir a la agenda comunitaria una huella propia.

El pasado mes de octubre de 2009, el Gobierno español hizo públicas las prioridades de su Presidencia, las cuales se estructuran en tres ámbitos prioritarios, además obviamente de lo que se refiere a la puesta en marcha de las disposiciones que incluye el Tratado de Lisboa:

  1. lucha contra la crisis económica: lo que implicará entre otras cuestiones afianzar la coordinación interna frente a este desafío; contribuir a reforzar la gobernanza financiera; desarrollar medidas en el ámbito del mercado único de servicios financieros así como en las Políticas de Empleo, educación y medio ambiente.
  2. Desarrollo de la Europa social y de los ciudadanos: lo que implica trabajar a favor de una nueva agenda social europea -durante este semestre se ha de proceder a la revisión de la fracasada Estrategia de Lisboa y su sustitución por la denominada Estrategia de la UE  2020 para el crecimiento, la competitividad, el desarrollo sostenible y el empleo- así como la lucha contra la pobreza -el 2010 ha sido considerado como el año europeo contra la pobreza- y la exclusión social; sin descuidar acciones a favor de la igualdad de género y lucha contra la violencia doméstica. La presidencia semestral prevé también elaborar un plan de acción para la ejecución del "Programa de Estocolmo 2010-2014" que permitirá un mayor desarrollo del espacio de libertad, seguridad y justicia en la UE y que deberá presentar en el mes de junio.
  3. El reforzamiento de la UE como actor global en el escenario internacional, lo que implica mayor visibilidad de la acción exterior de la Unión a través, entre otras medidas, de la puesta en marcha del Servicio Europeo de Acción Exterior previsto en el Tratado de Lisboa y cuya organización y estructura, el Gobierno de España desearía ver finalizada aproximadamente para abril de 2010. Se ha de proporcionar un impulso a la Política Europea de Vecindad y especialmente a la Unión por el Mediterráneo que celebrará en este periodo su cumbre bienal previsiblemente en Barcelona durante el mes de junio. Igualmente se llevará a cabo la organización de numerosas Cumbres internacionales en este periodo semestral: UE-Estados Unidos y UE-América Latina y el Caribe, ambas a celebrar en el mes de mayo; además de sendas Cumbres con Rusia, Canadá, Marruecos, México y con Japón.

Le corresponderá a la Presidencia española también hacer avanzar los procesos de integración de los países que aspiran a la adhesión; concretamente en lo que se refiere a Croacia, cuyas negociaciones pudieran culminar durante el próximo semestre. Además deberá impulsar la negociación con Turquía, cuya adhesión es vista con simpatía por el Gobierno español y que ha de enfrentar a partir de ahora la discusión de los dossieres más importantes y problemáticos; desencallar el escollo de la Antigua República Yugoslavia de Macedonia, cuya apertura de negociaciones -¿inminente?- bloquea Grecia por la cuestión de la denominación (bloqueo que parece difícil pueda ser levantado por el país heleno antes de las elecciones presidenciales griegas cuya celebración está prevista se lleve a cabo el próximo mes de marzo); así como ofrecer respuesta a las demandas realizadas por Islandia, Montenegro y Albania que, aunque respondiendo a realidades muy diferentes, los tres han solicitado la adhesión. Por último, Serbia y Bosnia-Herzegovina, los únicos países de los Balcanes Occidentales que no han solicitado formalmente la adhesión, podrían hacerlo durante el semestre de Presidencia española (Kosovo que declaró unilateralmente su independencia en febrero de 2008, constituye un caso aparte, ya que todavía no ha sido reconocido por la totalidad de los países de la UE).

Por otra parte no podemos olvidar que desde la presidencia alemana de 2007, se puso en marcha un nuevo sistema de colaboración "tripresidencial" que abarcando las tres presidencias consecutivas afrontara una agenda común con programa de trabajo para 18 meses (así, hasta la fecha se han desarrollado dos tríos presidenciales: Alemania-Portugal-Eslovenia durante todo el año 2007 y el primer semestre de 2008; Francia-República Checa-Suecia durante el segundo semestre de 2008 y todo el 2009). La presidencia española iniciará el tercer periodo tripresidencial que se extenderá hasta el primer semestre de 2011 implicando las presidencias de turno de España-Bélgica-Hungría (entre otros se afrontarán en este periodo, aunque no en el semestre "español", la Cumbre UE-África, el desarrollo del Plan de Acción Energético 2010-2011 y comenzarán a implementarse los resultados de la Conferencia de Copenhague del pasado diciembre).

Vemos por lo tanto que tenemos por delante un apasionante inicio de año 2010 desde el punto de vista de la integración europea.

Esta colaboración se incluye en la Revista Unión Europea Aranzadi de los meses de enero de 2010 (8-9).

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.