LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

07/10/2022. 12:27:53

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

SPACs: ¿Estrellas fugaces en el mercado financiero norteamericano?

Abogado en Canadá, Argentina y Brasil
Profesor de ética profesional y de derecho internacional de los negocios de la Cooley Law School, Western Michigan University, Estados Unidos Phd. Universidad de Paris 2
Founder at The Latin Lawyer Law Corporation
alex@latinlawyer.ca

File photo: The seal of the U.S. Securities and Exchange Commission hangs on the wall at SEC headquarters in Washington, June 24, 2011. REUTERS/Jonathan Ernst

Las Specific Purpose Acquisition Companies fueron las estrellas corporativas del Nasdaq, New York Stock Exchange y Toronto Stock Exchange para las transacciones mas importantes del 2020. Reconocidas como uno de los mecanismos jurídicos de inversión mas prácticos por las empresas de tecnología e innovación, las SPACs se enfrentan hoy a una posible nueva regulación que jaquea su ingeniería jurídico-financiera.

La SPAC es una sociedad vehículo de inversión poco regulada. Está diseñada para recibir aportes financieros con el objeto de invertirlos en una empresa eludiendo las formalidades de una oferta publica inicial (IPO). Básicamente, si un IPO representa una empresa buscando inversiones en el mercado, la SPAC es una compañía incorporada con inversores para buscar una empresa para comprar o para fusionarse con ella. IPOs y SPACs son también estructuras complementarias. Una SPAC puede tanto presentar su IPO con miras a adquirir una empresa como fusionarse con ella para potenciar un ulterior IPO.

La SPAC es concebida por la Security Exchange Commission (SEC) de los Estados Unidos como un “cheque en blanco” por que recibe inversiones para comprar una empresa a designar y carece de una operación comercial independiente. Son también ideales para los inversores europeos que busquen adquirir una empresa en Norteamérica.

Más de 30 billones de dólares en inversiones fueron canalizados mediante SPACs en el primer cuatrimestre de 2021. Con 80 billones en el 2020, las SPACs asistieron jurídicamente a un 50% de los IPOs de las empresas de tecnología. Las SPACs conquistaron también a las empresas de energía limpia y renovable como Athena Technology Acquision Corp fusionándose con Heliogen Inc. o Peridot Acquisition Corp comprando Li-Cycle, la empresa de reciclado de baterías de litio, aprovechando las regulaciones promocionales del sector.

Las SPACs holandesas causan furor en Europa. En el primer cuatrimestre de 2021, solo 12 de ellas recibieron aportes 3.9 billones de euros. Solo Tikehau Capital-backed Pegasus Europe SPAC obtuvo 606 millones de euros en abril en la IPO de Euronext Amsterdam. No pueden cotizar en Londres todavía, porque el sistema regulatorio allí es mas restrictivo. España y el Reino Unido adaptaran sus reglas para admitir la participación de las SPACs en el mercado de capitales.

Pero la euforia jurídica de las SPACs tiene limites.  En julio, el chairman de la SEC, Gary Gensler, anunció que la SPAC Stable Road y su sponsor SRC-NI serian procesadas por su propuesta de fusión con Momentus Inc, por haber mal informado sobre la tecnología e ignorado los riesgos a la seguridad nacional causados por su CEO Mikhail Kokorich. Tras comprobar que era falso que la tecnología de propulsión al espacio de Momentus había sido testeada favorablemente y que no poseía las licencias gubernamentales exigidas, la SEC demandó al CEO e impuso una multa de 8 millones de dólares a la empresa y al CEO, mientras supervisa su adecuación regulatoria.

“Este caso ilustra los riesgos inherentes de las SPACs para aquellos que pretenden lucrar con ellas a través de una fusión que puede conducir a un inadecuado cumplimiento regulatorio engañando a los inversores” concluyó Gary Gensler.

El 9 de setiembre, el Investor Advisory Committee de la SEC aprobó por unanimidad una recomendación de que las reglas de divulgación de información financiera emergentes del Securities Exchange Act de 1934 aplicadas a las SPACs deben volverse mas exigibles y detalladas en relación con:

– Su deber de divulgación de toda la información profesional de los inversores sponsors en las SPACs, porque influyen con su experiencia, mostrando su contribución de capital y sus potenciales conflictos de interés.

– Las coordenadas de registración, estructura societaria de la SPAC y la evolución del capital social, explicando riesgos como el de dilución de aportes.

– Los tiempos y la mecánica de su procedimiento con gráficos la apreciación financiera de las acciones o títulos ofrecidos durante dos años.

– El objetivo de M&A con otra empresa, la SPAC debe declarar cuales son las empresas objetivo a ser adquiridas, describiendo claramente los limites de sus mercados de operación para poder distinguirlas de otras las empresas que serán descartadas del mismo. Asimismo, todo cambio de objetivo debe ser comunicado oportunamente a los inversores.

– La presión competitiva y los riesgos en alcanzar el objetivo de adquisición de la(s) empresa(s) designada(s), comunicando los precios de mercado y la absorción de gastos o deudas por el inversor en el caso de fracaso de la operación.

Esta recomendación sobre las SPACs despeja momentáneamente la desconfianza que se había generado meses atrás en el derecho financiero norteamericano que llevó a más de 60 estudios jurídicos a oponerse públicamente a que las SPACs fuesen tratadas estrictamente como sociedades financieras. Ciertamente, las SPACs tienen la ventaja de operar dentro y fuera de la regulación aplicable a las sociedades financieras.  Como principio jurídico, su función inicial no es invertir en títulos valores, sino adquirir una empresa con una actividad comercial.

La recomendación de la SEC impactará en el mercado tecnológico, enmendando o cancelando los IPOs en tramite, reduciendo su aplicación, pero sin eliminar las SPACs definitivamente. También impactará en todas las regulaciones europeas en estudio.

Otro cambio importante para este sector son las restricciones a las protecciones otorgadas por el “safe harbor” que le daban a las SPACs un margen de libertad para concluir sus procesos de fusión o de adquisición sin responsabilidades. No obstante, tanto estas recomendaciones como su aplicación pueden generar una regulación futura comprometiendo la plasticidad jurídica de las SPACs.

Como las empresas de tecnología pueden demorar en generar dividendos, es aconsejable acompañar la actividad regulatoria de la SEC referida a las SPACs y analizarla también en perspectiva hacia el futuro antes de implementar o de definir el procedimiento de esas estructuras corporativas.

Los ajustes que deberán implementarse en las SPACs vinculadas a la inversión financiera han golpeado también en Asia. El 17 de setiembre ultimo, el Stock Exchange de Hong Kong propuso cambios para habilitar la cotización de las SPACs. La propuesta sigue abierta a consulta todavía hasta el 31 de octubre. Como una estrella fugaz, las SPACs circulan en el espacio financiero como una brillante estructura corporativa que puede apagarse o explotar consagrándose en cualquier momento.   

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.