18 de Febrero de 2020 | 07:35
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Exonomía: nuevos tiempos, nuevos conceptos

18 de Julio de 2008
Juan José Goñi Zabala,
Departamento de Innovación en Valor Fatronik-Tecnalia. www.fatronik.com

El autor sostiene que los supuestos que dan lugar a la creación de la economía, tal y como los conocemos hoy, son difícilmente aplicables a los intercambios de intangibles, de lo digital y de las cosas que no son escasas. ¿Habrá llegado la hora de que el conocimiento, las ideas y el Know How cuenten con una ciencia que estudie las reglas y pautas que permitan su mejor aprovechamiento? ¿Habrá llegado la hora de la Exonomía?

Juan José Goñi en una conferencia reciente.

La explicación a la crisis económica que se está avecinando es objeto de sesudos análisis desde la economía, la macroeconomía y las predicciones de tendencias de lo que llamamos "los mercados". Para los no expertos, que somos todos menos unos pocos, muy pocos, esto suena a la historia interminable: ahora los alimentos, ahora el petróleo, y luego la avaricia de los mercados, en definitiva, no hay forma de saber lo que ha pasado, y mucho menos intentar acertar o anticipar lo que va a pasar. El periódico y la tele nos ponen al día siempre de las malas noticias, como si la economía no tuviera tratamientos preventivos, parece que sólo se sabe actuar cuando hay que aplicar las medidas económicas de urgencia para reparar algo. Nos preguntamos muchas veces si tendrá que ser así o si hay que resignarse una vez más y dejar en manos de los expertos económicos de los gobiernos nuestras decisiones.

Cuando algo falla de forma repetitiva, como una escopeta de feria, lo que sí sabemos es que hay un defecto básico permanente que lo explica. En una escopeta, que es una cosa sencilla, lo encontraríamos diciendo que la mira está desviada, o que el grosor del tubo es más ancho que el balín o cosas de este estilo. Aunque la economía es mucho más compleja que la escopeta de feria, así como lo son las costosas consecuencias de sus vaivenes donde nos jugamos mucho, nos podemos quizás preguntar si nos puede estar pasando algo parecido. Les sugiero ir a buscar en los fundamentos históricos de los principios que definen esta ciencia social que es la economía. Definiciones hay muchas pero vamos a poner una para situarnos. La economía, palabra de origen griego que significa 'administración de una casa o familia', es una ciencia social que estudia los procesos de producción, intercambio, distribución y consumo de bienes y servicios. Según otra de las definiciones más aceptadas, propia de las corrientes marginalistas o subjetivas, la ciencia económica analiza el comportamiento humano como una relación entre fines dados y medios escasos que tienen usos alternativos. Esta definición se extiende agregando explicaciones que dicen que la ciencia económica está justificada por el deseo humano de satisfacer sus propios fines. Hay hasta 15 escuelas económicas que formulan aspectos diferenciados de este enfoque. Los recursos al alcance del ser humano para satisfacer sus necesidades son escasos y la economía sólo se ocupa de aquellos que lo son y, como tales, existe la necesidad de seleccionarlos para satisfacer fines alternativos. Si un recurso no es escaso o tiene un único fin, no está justificado su tratamiento desde el punto de vista económico, a menos que pretenda asignársele otra utilidad.

Y de aquí es importante extraer la idea de que si un recurso no es escaso no es objeto de la economía, o sea que la economía no tiene reglas o pautas para su mejor uso. Parece que esto nos encaja bien con lo que ocurre: mientras el agua, los suelos sin contaminar o los recursos familiares para el cuidado de los mayores son recursos abundantes, la economía no se ocupa y por tanto, la preocupación nos llega cuando ya no los tenemos o empiezan a ser escasos. O sea que sólo actúa cuando hay que poner precio a las cosas.

Y la definición de economía nos aporta otro mensaje, y es que estamos hablando de la administración de lo de mi casa, del patrimonio propio y no de lo colectivo y compartido, ni de lo que puede ser muy valioso para otros pero no tanto para mí. Por otra parte, Friedrich Engels nos señala que "La economía es la ciencia que estudia las leyes que rigen la producción, la distribución, la circulación y el consumo de los bienes materiales que satisfacen necesidades humanas.". Kart Marx, a su vez, señala que la economía es "la ciencia que estudia las relaciones sociales de producción". Aquí aparece otro elemento que nos llama la atención y es que la economía se ocupa de los bienes materiales, de las cosas que se producen, pero ¿no decimos que estamos en la sociedad del conocimiento? ¿Y la economía no se diseñó para las cosas? Por eso oímos también hablar de la discusión entre expertos de que el conocimiento no se puede gestionar porque es intangible y por eso sólo lo poseen y distribuyen las personas. Tampoco tiene sentido hablar de gestión del talento porque esto sí que es inmaterial. Sólo se podría hablar con propiedad de la gestión de los capitales o de las líneas de transporte. ¿No será que este lío que tenemos continuamente es que la economía nace y se postula en unas circunstancias y teorías propias de una situación de hace varios siglos (la etapa del inicio de la producción industrial) y que tales principios no son tan aplicables o por lo menos de forma universal en nuestros días? Vayamos con un ejemplo: cuando con las tecnologías de la comunicación hacemos abundante, digital y sin coste el acceso a la música, ante lo limitado de los "vinilos" que se fabricaban y vendían como productos físicos, la economía reacciona creando condiciones para que el recurso infinito sea limitado y se materialice en algo, el pago por cada CD, o lo que sea para llevarlo a sus reglas de lo físico y limitado. También le cuesta entender la apertura a entregar lo que haces y tiene valor a otros miembros de una comunidad porque le desencaja el software libre, el copy left y cosas parecidas. A la economía no le van bien los intercambios de intangibles porque no son objetos materiales y porque de su uso no se deduce su eliminación del mercado, no son escasos por naturaleza. Esto pasa con el conocimiento y es que no por mucho explicar el profesor se queda sin saber, sino todo lo contrario. La propiedad intelectual, los derechos de explotación de contenidos intangibles y no escasos -o reproducibles sin coste- los queremos tratar desde las reglas que se construyeron para manejar la oferta y la demanda de productos limitados en un mercado de escasez, como por ejemplo, lo que ocurre en un mercado de frutas y verduras.

¿Qué es la exonomía? Algo que nos ayuda a resituar este conflicto cotidiano. Es algo que se parece a la palabra economía pero que no existe ni en wikipedia. ¡Que raro! Siguiendo con la raíz griega, sería la administración de lo de fuera, de lo que no es mi casa, de lo externo que es inmenso e intangible, de lo que no es escaso todavía. Sólo una referencia de un blog dice: "se entiende por economía equitativa, aquélla que idealmente hablando tiene una distribución igualitaria de las riquezas. También se puede entender como el dar a cada quien lo que merece, moderación en el precio de las cosas y en las condiciones de los contratos que se firmen".

Si intentamos dar sentido a la economía de lo externo, a lo que no es limitado y que es inmaterial, podríamos estar hablando de la exonomía, disciplina en la que entrarían muchos de los temas hoy mal abordados por la economía. Se repite en este caso la realidad de que uno de los males endémicos de nuestro tiempo es intentar resolver con herramientas viejas los problemas nuevos. Las herramientas son casi siempre antiguas, son las únicas que se enseñan y los problemas son de otra naturaleza y cada día más. Exonomía no es la economía del exterior del planeta, es la administración inteligente de los intangibles, de lo digital, de las cosas que no son escasas y la que se ocupa de generar valor a los distintos en miembros de un grupo. Un adecuado equilibrio de economía y exonomía no estaría mal. La cocina de lo social debe incorporar nuevos ingredientes para nuevas y mejores recetas. La exonomía contiene un poco de sociología, un poco de tecnología digital, un poco de ética y bastante del nuevo concepto del valor de las cosas intangibles y no materiales. ¿Qué tal suena? ¿Y dónde se enseña exonomía? Pues todavía nada, aún está por inventar sus principios y crear el departamento universitario. Habrá que esperar a que un experto internacional nos enseñe a desarrollar esto, un intangible que él lo manejará hábilmente con un producto económico por el que pagaremos mucho y del que estaremos orgullosos de aprender porque es muy innovador. Lo hermoso de nuestros tiempos es que a la vez que inventamos nuevos materiales y aparatos, estamos necesitados de inventar nuevos conceptos, para reamueblar -hay que dejarse- nuestra cabeza y así dar sentido y valor a lo nuevo.

NOTA: el editor ortográfico no me deja escribir exonomía, lo convierte siempre en economía; habrá que enseñarle. Pero nos tenemos que dar cuenta con más frecuencia de esto para no ser conceptocolonizados por quienes dominan las bazas de la economía de las cosas tangibles. Si nos hacemos fuertes en exonomía- todavía ellos no han empezado-, eso lo dice google y se lo enseñamos para que aprendan, igual nos hacemos innovadores de verdad. ¿De eso se trata? O sea, que ánimo, y a aprender y aplicar de EXONOMIA, un poco cada día. (Otra vez el corrector, es incansable, pero aquí estoy yo para corregirlo).

* ALDAIZEA. Ingeniería de Ideas

  • Comparte esta noticia en linkedin

Búsqueda en noticias
 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar