17 de octubre de 2017 | 06:59
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Administración Pública

20 de Julio de 2017

Sergio Jiménez

Analista web especialista en Administraciones Públicas

La brecha digital en los procesos selectivos de personal. Cuando las oposiciones entierran la tecnología

Después de unos años de sequía, la Oferta de Empleo Público de la Administración General del Estado ha vuelto a nuestras vidas. Prácticamente desde 2010 nos hemos encontrado en una travesía en el desierto que, a fin de cuentas, supondrá una enorme brecha generacional. El hueco entre la gente que tenía unos 25 ó 30 años en 2010 y los que estarán en esa edad en 2017 será similar al que hubiera supuesto una guerra, una epidemia, o una hambruna. Habrá muy poca gente que trabaje en la Administración nacida entre 1985 y 1992 (aproximadamente). A la vez, los recortes en los sueldos de los empleados públicos, las consecuentes protestas, y el debate constante acerca de su estabilidad laboral ha vuelto a meter en la agenda la cuestión de los procesos de selección. Artículos de prensa en medios tradicionales o digitales han hablado de si es justo, bueno, adecuado o moderno. Yo no me voy a meter en un tema tan complejo y amplio, pero si querría hablar del papel que deberían jugar las tecnologías en los procesos selectivos.


Desde hace años, (ya décadas), la informática y las tecnologías digitales son parte muy importante de la realidad cotidiana. El caso de las Administraciones públicas no es una excepción. La gran mayoría de los empleados públicos tienen que usarlas en tareas cotidianas: tanto que es incluso complicado aislar su manejo de todo lo demás. No sólo hablamos de un instrumento cotidiano, sino que los medios, oportunidades y exigencias del mundo digital se ha convertido en parte muy relevante del contexto de dicha acción. En resumidas cuentas: la tecnología influye de manera directa a la gestión de las organizaciones públicas en proporciones similares a las del derecho o la economía.

Esto hace que la tecnología haya tenido un papel creciente en los procesos selectivos de la Administración Públicas. Sin embargo, esto no siempre se ha hecho de la manera más oportuna, al menos en los cuerpos generales. Por un lado, en las escalas más operativas solemos centrarnos en aspectos muy próximos a la ofimática y, generalmente a uno o dos productos. En el caso de las escalas ejecutivas y cuerpos superiores, nos encontramos con elementos, en mi opinión muy genérica y amplia en la que se vislumbran con dificultad un conocimiento efectivo del mundo digital. Es decir, tenemos administrativos que saben hacer auténticas maravillas con sus suites ofimáticas pero que, posiblemente, tendrán un problema importante para adaptarse a nuevas mecánicas (todavía recuerdo el salto que supuso Office 2010 frente a 2007 y el coste de aprendizaje para muchas personas). Por otro lado, tenemos funcionarios superiores que saben a la perfección los condicionantes socioeconómicos de la Sociedad de la información pero que tienen serias limitaciones para diferenciar el http del https o el Software como Servicio frente a las carpetas compartidas en un servidor.

¿Cuál es la causa de todo esto? En mi opinión se debe a dos dinámicas. Por un lado, el modelo selectivo, tan complejo y extensivo genera la búsqueda de mecanismos eficientes. En este sentido siempre será más fácil pedir a los candidatos que hagan párrafos con textos en subíndices y tablas de referencias que preguntar, por ejemplo, como se aplican los estilos en los documentos ofimáticos. Entendemos que, con saber la operativa en su punto más detallado entendemos la mecánica que lo sustenta. Cualquiera que sepa conducir, puede decir que esto no es cierto. Es más rápido preguntar cosas concretas y operativas y es más fácil aprender dónde está el botón de cambiar el estilo, pero esto no es lo mejor para un mundo tan cambiante.

Por otro lado, en los cuerpos superiores, la visión en aspectos genéricos afecta a la complejidad de integrar la tecnología con el funcionamiento. Una parte importante de las tareas en los proyectos digitales es ayudar a un entendimiento entre la dirección y los equipos técnicos, lo que tampoco tendría que ser así si hubiera un conocimiento técnico, no ya avanzado, sino suficiente. Nos encontramos, muy fácilmente con responsables de Administraciones que se saben a la perfección la normativa relacionada con Administración electrónica, pero que no conocen el funcionamiento mínimo de elementos como las bases de datos. Podríamos pensar que no es necesario, pero si vemos las implicaciones que tienen estas, por poner un ejemplo en cuanto a Protección de Datos. No necesitan saber lo que es SQL, pero si saber qué es una base de datos para poder estar al tanto de dónde puede haber problemas y asignar responsables (estos sí, informáticos) del mismo.

Todo esto se resume en un concepto que casa regular con los procesos selectivos actuales. El aprendizaje tecnológico no trata de qué sino de cómo. Es decir, no debemos centrarnos en aspectos concretos sobre el hoy, sino en las normas que pueden condicionar el mañana. Esto es aún más crítico cuando el personal que estamos seleccionando en la actualidad es el que perfilará la organización del futuro.

El riesgo de no hacer esto es grande. En términos generales, si no se normaliza este aprendizaje, la comprensión y la visión de la tecnología dependerá en gran medida del entendimiento y comprensión de cada una de las personas de la organización. De hecho, quizá el salto generacional hacia los posiblemente primeros funcionarios millenial reduzca el riesgo de tener empleados públicos "quasi-luditas". Sin embargo, me temo, que, la velocidad de los cambios tecnológicos hace que lo que hace unos años era un pequeño retraso se convierta en una carencia de difícil recuperación. Replantear la selección y formación de todos los empleados públicos con un mayor peso de la tecnología no solo prepara el futuro, sino que permitirá integrar las lógicas entre técnicos y responsables organizativos para modelar la Administración Pública.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
88 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Fusión Instituciones

    Aranzadi Fusión Instituciones

    Es un concepto innovador de escritorio jurídico que permite al letrado una transformación digital de los procesos de trabajo diarios ofreciéndole en una misma herramienta todos los recursos que necesita

Blog


Datos personales

El objetivo de este blog es crear un foro de debate sobre los temas de actualidad de la Administración Pública, dando valor ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar