LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

24/02/2024. 11:21:30

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Javier López Antón, socio director de DLA Piper

“El principal reto de los despachos será afrontar la globalización de los mercados”

Legal Today

"Nuestra principal virtud es tratar de ser abogados de clientes y no únicamente abogados de operaciones" "En el futuro las firmas de menor tamaño probablemente se vean abocadas a una especialización que justifique su subsistencia"

Javier López Antón inició su carrera en el despacho Castro, Sueiro & Varela en 1990. Un año después fichó por Deutsche Bank, donde permaneció durante casi cuatro años a cargo del departamento de Corporate Banking. En 1995 se incorporó al departamento de Derecho bancario de Clifford Chance, para finalmente en 2006 pasar a formar parte de DLA Piper.

Javier López Antón

¿Cómo cree que se desarrollará el ejercicio de la abogacía en las próximas décadas? ¿Qué cambios considera que se van a efectuar?

Dejando al margen la aparición de nuevos sectores especializados en la práctica del derecho, considero que el principal reto de los despachos de abogados en los próximos años será afrontar la globalización de los mercados, compatibilizándola con el carácter marcadamente local de los ordenamientos jurídicos.

¿El futuro de las firmas jurídicas está en la especialización o en el ofrecimiento de un servicio integral?

Depende del modelo de negocio de la firma en cuestión. Dadas las exigencias del mercado, las firmas de menor tamaño probablemente se vean abocadas a una especialización que justifique su subsistencia, mientras que las firmas mayores (incluyendo, por supuesto, las internacionales) no tendrán otra opción que ofrecer a sus clientes globales el servicio integral que estos exigen.

¿Considera que las universidades españolas preparan a los estudiantes de Derecho para ingresar al mercado profesional?

Aunque en los últimos años nuestras universidades se han acercado paulatinamente a la realidad del mercado profesional de los abogados (en gran  medida debido al cada vez mayor número de profesores que simultanean dicha actividad con el desarrollo de la abogacía), todavía queda un largo camino que avanzar en ese terreno, especialmente en la vertiente práctica de la formación académica.

¿De qué forma la firma se contacta con los futuros profesionales?

Como cualquier otra de nuestras características, por medio de distintas vías: contacto directo con el mundo universitario a través de nuestros abogados que desarrollan actividades docentes y de acuerdos con las principales universidades españolas, ferias y foros de empleo especializados y contactos a través de nuestra página web.

¿Cuáles considera que son los retos más importantes del socio director del siglo XXI?

Probablemente ser capaz de compatibilizar sus funciones directivas con la llevanza activa de asuntos para clientes. Sólo de esta forma un socio director puede ser capaz de comprender y atender las necesidades y exigencias de los abogados y clientes de su despacho.

¿Por qué cree que sus clientes acuden a su firma cuando requieren un servicio legal?

Obviamente los clientes buscan solucionar sus problemas y necesidades, y exigen por tanto un óptimo nivel técnico en los abogados que los asisten pero también una dedicación y atención en el servicio que se extienda más allá de la conclusión de una operación concreta. Posiblemente, esa sea nuestra principal virtud, tratar de ser abogados de clientes y no únicamente abogados de operaciones.

¿Cómo se aplica el concepto de Responsabilidad Social Corporativa en la firma?

Con el mayor rigor y atención. Nuestro carácter internacional y el hecho de estar presentes en multitud de jurisdicciones con reglas en la materia más estrictas incluso que las existentes en España hace que la firma con carácter global aplique esas reglas reforzadas en el conjunto de sus oficinas.

¿Es posible lograr la internacionalización de los despachos españoles? ¿De qué depende ello?

Por supuesto es posible, aunque no será un objetivo alcanzable en corto plazo, dadas las necesidades de inversión que supone y la competencia de despachos internacionales (fundamentalmente británicos y estadounidenses) que llevan décadas de ventaja. En todo caso, la creciente internacionalización de las empresas españolas no puede resultar ajena a la evolución de sus asesores, y por tanto éstos (incluyendo sus abogados) deberán actuar en consecuencia.

¿Qué reflexión le merece la expansión de las firmas españolas hacia el mercado de Europa del Este y Asia?

Como he apuntado anteriormente, no es sino una consecuencia del movimiento hacia dichos mercados de un número creciente de empresas españolas y, por tanto, de la perspectiva por parte de sus despachos españoles tradicionales de obtener rentabilidades adicionales que justifiquen la inversión.

En mayo de 2007 salió a bolsa la firma jurídica australiana Slater&Gordon, primer despacho en el mundo que lo hace. ¿Qué opinión le merece esta acción? ¿Qué consecuencias puede tener este hecho?

No cabe duda que uno de los objetivos de cualquier despacho de abogados, en su faceta puramente empresarial, es obtener rentabilidades adecuadas para sus socios y, en ese sentido, no debería suponer variación alguna en el modo de proceder de las firmas de abogados, siempre que la entrada en el capital de socios ajenos al desarrollo de la abogacía no implique modificaciones en la gestión del despacho (que, evidentemente, debe permanecer en manos de los profesionales) ni disminuya en forma alguna la independencia que debe presidir la toma de decisiones y la actividad diaria de un despacho de abogados.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.